eldiario.es

Menú

Reflexión sobre los incendios

Acudí hasta La Mata y pude observar lo que estaba sucediendo, cómo funcionaban los operativos y cómo todo tenía buena pinta.

- PUBLICIDAD -

Ayer cuando, sobre las 5 y 35 de la tarde, saltó la alarma del fuego en Garafía ( por arriba de La Mata, a la altura de la pista que sube por casa de Fidel y el camino de la Traviesa cerca de Las Goteras en la Verada del Barranco de Capitán ) lo primero que hice fue salir a la azotea a observar qué se veía (no se veía nada a pesar de la cercanía, lo ocultaba el denso pinar) y en un estado que se fue sucediendo como describo: nervios, impotencia, cerebral, alerta, observación de lo que estaba ocurriendo, relajación y vuelta a casa con satisfacción, reflexión, cabreo y actitud reivindicativa. Lo describo:

Nervios.- Por el sitio donde se trataba de denso pinar , la cercanía y la posibilidad de que no se controlara y sus terribles consecuencias.

Impotencia.- Porque desgraciadamente no tengo 21 años ni la salud necesaria para acudir con la inmediatez necesaria a intentar apagar el fuego.

Cerebral.- Pienso en lo que se debería estar haciendo en esos momentos para luchar contra el fuego: la inmediatez y capacidad de respuesta de los vecinos, el Ayuntamiento, los servicios contraincendios, los medios aéreos.

Reflexión. - Sobre los incendios, sobre la eficacia en la lucha contra los mismos, sobre la normativa, sobre la experiencia que me ha tocado vivir, sobre la causa y origen del mismo.

Alerta.- A la familia, a la población a través de las redes sociales. Manejaba información y veía que todo se estaba movilizando con una buena capacidad de respuesta.

Observación. - Acudí hasta La Mata y pude observar lo que estaba sucediendo, cómo funcionaban los operativos y cómo todo tenía buena pinta. Había vecinos, personal del Ayuntamiento, cuadrillas de medio ambiente, cubas, helicópteros trabajando.

Relajación. - Enseguida el humo disminuía y comenzó a circular la información de que el fuego estaba controlado. Pude intercambiar opiniones con los primeros vecinos que bajaban de apagar el fuego. Objetivo conseguido.  Regresé tranquilo a casa pensando mientras conducía.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha