eldiario.es

Menú

La culpa es de Podemos

Es curioso cómo el PSOE está tratando de comunicar un relato según el cual su abstención para permitir el gobierno de un Partido Popular envuelto en numerosos escándalos de corrupción es responsabilidad de Podemos.

- PUBLICIDAD -

Ante una evidente traición a sus votantes, es curioso cómo el PSOE está tratando de comunicar un relato según el cual su abstención para permitir el gobierno de un Partido Popular envuelto en numerosos escándalos de corrupción es responsabilidad, ni más ni menos, que de Podemos.

En el Estado español cada partido había ido formándose en torno a sí mismo una identidad, independientemente de cuál fuera su praxis política, y si Coalición Canaria había pretendido para sí el monopolio de la canariedad, el Partido Socialista Obrero Español, más allá de determinados símbolos y una idea de progresismo, había formado una fuerte identidad por oposición al Partido Popular. Así, muchas personas votaban al PSOE como garantía de que así podían evitar un gobierno del PP con sus nefastas políticas para la mayoría social. Este discurso funcionaba en tanto en cuanto aún funcionaba el voto útil, y servía a su vez para arremeter contra otras fuerzas que, teóricamente, podían disputarle su espacio político pues, en la práctica (según esta concepción) estarían haciendo el juego a la derecha

Sin embargo, al permitir la investidura de Mariano Rajoy parte de ese discurso se viene abajo, pues el PSOE no puede presentarse ya como el único partido capaz de frenar un gobierno del PP, justo lo contrario, ha sido el partido político que ha permitido el gobierno de un PP debilitado. Ante esto, sólo le queda arremeter contra Podemos para culparlos de haber tomado tan drástica decisión, incluso contra la opinión de sus bases. Este relato parte de algo que sí es cierto, y es que unas terceras elecciones a quien más hubieran terminado beneficiando al PP, pero comete un tremendo error, entra en una contradicción evidente: por un lado acusa a Podemos de no haber permitido un gobierno alternativo, y por otro, a la vez, insiste en la imposibilidad de haber formado un gobierno alternativo con el apoyo de Podemos.

Podríamos aquí discutir si la línea de Podemos debiera haber centrado sus esfuerzos en entrar en un gobierno presidido por el PSOE, o si debiera haberse limitado a apoyar a Pedro Sánchez en su investidura, ambas posturas tienen sus pros y sus contras, pero ocurre que, precisamente cuando Pedro Sánchez se disponía a explorar la posibilidad de una alternativa al PP, sin entrar siquiera en la fórmula (gobierno en solitario o de coalición), se produce su defenestración. Eso no entraba en los planes, pues había que vender el relato de que la imposibilidad de formar ese gobierno alternativo era responsabilidad exclusiva de Podemos.

Ahora Pedro Sánchez quiere mostrarse como adalid del sector crítico del PSOE en el que nunca estuvo. No cuestiono que parte de sus posicionamientos sean sinceros, pero otra parte de los mismos tiene unos tintes de cierta teatralidad. Es más, al propio sector de Susana Díaz beneficia esta gira de Pedro Sánchez cuya finalidad no está relacionada únicamente con las disputas por la dirección dentro del partido, sino sobre todo con lavar la cara de un PSOE que se ha ensuciado demasiado ante la opinión pública y, sobre todo ante sus simpatizantes, por haber permitido el gobierno del PP, derribando así uno de los pilares identitarios de su organización.

A ojos de cierto sector del PSOE la culpa es de Podemos, sí, pero no por su papel en las negociaciones, sino simplemente por existir, por no ser una fuerza marginal o residual y haber trastocado todo el mapa político del Estado español, rompiendo completamente la lógica del bipartidismo. Ya nada volverá a ser lo mismo, y el PSOE lucha por volver a la situación anterior, mucho más cómoda tanto en gobierno como en oposición. Para volver a la situación anterior necesitan vender un nuevo relato responsabilizando a Podemos que repiten sin cesar, pero las personas que simpatizan con el PSOE no son tontas, y no van a creer  ese relato que intentan vender. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha