eldiario.es

Menú

Las encuestas las carga el diablo

¿Mienten los ciudadanos cuando se les pregunta? ¿Están los sondeos viciados de inicio? ¿Sirven realmente para algo si la gente desconfía de ellos?.

- PUBLICIDAD -

No deberíamos vivir con miedo, pero es lo que hay. Preparémonos para un conflicto en el que el enemigo utilizará tácticas novedosas, golpeará sin previo aviso donde más pueda sorprender. No tenemos otro remedio que aprender a convivir con el pánico, el mundo que conocemos está amenazado por terrorismos de toda especie: las corrupciones, las desidias, los independentismos, las privatizaciones también se suman a los fusiles y a las granadas y a los kamikazes que se hacen estallar en medio de las calles. La vida en cualquier calle está expuesta a serpientes venenosas en forma de metralla y bombas de los que se inmolan. Los yihadistas rememoran episodios de miedo indescriptible, en cincuenta años el planeta puede ser casi inhabitable y el cambio climático amenaza con sepultar las ciudades opulentas que se extienden a la orilla de las aguas.

Vivimos en el chantaje sutil o no disimulado. El presidente del gobierno dice que si la gente no le vota, la recuperación económica se irá al garete, la crisis nos dará dentelladas y España nunca más irá bien. Como España les roba, la mitad de los catalanes convocarán nuevas elecciones y luego pedirán un referéndum decisorio hasta que salga lo que desean, ni en Escocia ni en Quebec ganaron los independentistas pero la pelota seguirá en el tejado porque si la política es el arte de lo posible, está claro que el asunto no ha sido negociado políticamente, los independentistas eran el 25 por ciento hace cuatro años y ahora se duplican, casi la mitad del electorado. Los empresarios, más sensatos, censuran tanto el inmovilismo de Rajoy, carente de cintura, como la feria eufórica hacia ninguna parte de Artur Mas. Y eso que la burguesía catalana siempre fue pactista a rabiar, siempre amenazaba pero luego se quedaba con el 3 por ciento de las comisiones, y contribuía a la gobernación del Estado.

Cada cual amenaza a su manera, por eso también Cameron pide un referéndum para dilucidar si el Reino Unido continúa en Europa o si Europa se va al garete cuando ellos impongan condiciones inaceptables y se vayan a hacer gárgaras a otra parte. Y ahora que vienen las urnas, cada uno de los partidos dice que su verdad es la única para abandonar el purgatorio del paro, los bajos salarios, los contratos infumables, el fracaso juvenil, el índice de divorcios, etcétera. Con todo este sarao, para ambientar la fiesta que se avecina, algunas y algunos se han lanzado a bailar en programas televisivos, es más rentable ser simpático y novelero que llevar ideas propias.

Llega, pues, el momento de vender emociones primarias, este candidato es más seductor que aquel, este otro ya me aburre con su escasa capacidad oral, el de más allá nunca llegará a presidente si no se corta la coleta, para guapo Pedro Sánchez, para guapa la Inés Arrimadas aunque ahora no se presenta. Y mientras tanto generales y juezas de mucho cartel se colocan al frente de candidaturas nuevas. Todos quisieran ser simpáticos, próximos, cómplices. El envaramiento de los viejos tiempos deja paso a la participación en los programas de masas; a falta de propuestas serias la política se va convirtiendo en espectáculo televisivo, y lo que nos queda por ver en el escaso mes que resta hasta la cita electoral. Además, cada cual va haciendo sus fichajes al frente de esta o aquella candidatura. Digo yo que si los agentes de futbolistas se forran ¿hay agentes dispuestos a captar a candidatos-as de peso y cuánto se llevan de ficha?

Cada semana nos entregan encuestas que difieren bastante en sus predicciones y el ruido político se acrecienta con esos muestreos en los que, faltaría más, se advierte la labor de “cocina” del CIS, Centro de Investigaciones Sociológicas. ¿Por qué se falla tanto? ¿Mienten los ciudadanos cuando se les pregunta? ¿Están los sondeos viciados de inicio? ¿Sirven realmente para algo si la gente desconfía de ellos? Quizás el principal factor esgrimido por los profesionales para explicar estos errores es el tiempo de antelación a los comicios con que se puede publicar una encuesta. Una de las tradicionales reclamaciones de los sociólogos en este sentido es que se permita publicar sondeos sin la limitación actual, que impide difundir estos estudios desde cinco días antes de la votación, algo que ocurre de modo similar únicamente en Italia y en Grecia. Existe la teoría de que cuanto más se acerque la realización de la encuesta a la fecha de unas elecciones, mayor es la probabilidad de acierto y mejor se detectará la evolución del voto más volátil. De ahí que las encuestas más certeras sean siempre las realizadas a pie de urna el día electoral. 

Las encuestas fallan tantas veces porque las encargan y las cocinas los partidos cuando intuyen que sus intereses están en peligro pero en definitiva las carga el diablo, que es viejo y sabe mucho a la hora de engañar. Dicen los expertos que en las elecciones que se avecinan hay todavía un gran número de indecisos, pues estos superan el 20 por ciento del electorado. Recordemos que en las recientes elecciones catalanas el CIS le anticipó tanto a Ciudadanos como a Podemos unas perspectivas bastante inferiores a los votos que finalmente lograron. Y ahora tendríamos que considerar que de los 350 diputados que conforman el Congreso, más de la mitad proceden de cuatro comunidades: Andalucía, con 60; Cataluna, 47; Madrid, 36 y Valencia, 33. Las cuatro comunidades más pobladas son las que otorgarían la mitad más uno de los escaños, y en algunas de ellas el partido en el poder ha sufrido reveses. ¿Y del Senado qué podríamos decir? Aunque el partido Ciudadanos avance que se propone suprimirlo, es muy dudoso que sus señorías acepten quedarse sin poltronas, del mismo modo que tampoco el partido en el gobierno ha reducido los ayuntamientos que se dijo iba a suprimir. Al final de cada legislatura, cada cual hace lo que puede porque los resultados siempre distan de las promesas.

Blogdeleonbarreto.blogspot.com

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha