eldiario.es

Menú

IUC de Los Llanos pide responsabilidades por “no constarle” al Ayuntamiento el cobro del canon del parking subterráneo

La formación de izquierdas recuerda que el contrato obligaba a cobrar desde 2005 un canon anual al concesionario de 120,20 euros por plaza de aparcamiento construida. 

Responsabiliza a los últimos cuatro grupos de gobierno de “mirar para otro lado y de no velar por el interés general del municipio”. 

Para IUC, el grupo de Gobierno debe dar explicaciones ante el pleno de la situación administrativa en que se encuentra la concesión y evitar que siga prescribiendo el cobro de las cantidades pendientes.

- PUBLICIDAD -

Felipe Ramos en concejal de IUC en Los Llanos de Aridane.

Felipe Ramos, concejal de IUC en Los Llanos de Aridane.

El portavoz de Izquierda Unida Canaria (IUC) en el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, Felipe Ramos, preguntó en el último pleno ordinario sobre la situación en que se encuentra el cobro del canon anual que tiene que abonar el concesionario del aparcamiento subterráneo situado en la Plaza Juan Pablo II, señala IUC en una nota de prensa. Ante la repuesta del concejal de Hacienda, Mariano Hernández, de “no tener constancia” del cobro, desde IUC en Los Llanos de Aridane “pedimos explicaciones y responsabilidades políticas por esta situación que ha podido ocasionarle al Ayuntamiento la pérdida de cientos de miles de euros en los últimos 11 años”. 

Recuerda que “el contrato firmado entre el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane y la empresa adjudicataria en 2003, en la cláusula cuarta, se señalaba que ‘el canon anual ofertado, asciende a la cantidad de 120,20 euros por plaza de aparcamiento construida, que tendrá efectos desde el 1 de enero de 2005 y deberá ser satisfecho por el concesionario dentro del primer trimestre siguiente a cada vencimiento, siendo revisable desde el 1 de enero de 2006 en función del IPC (Índice de Precios de Consumo”. 

Indica que “a pesar de que en 2007 se produjo la transmisión de la concesión administrativa de una empresa a otra, el acuerdo en el cambio de titularidad aprobado por el pleno de la Corporación el 5 de octubre de 2007, en su punto segundo, señalaba que ‘el cesionario queda subrogado en todos los derechos y obligaciones que corresponden al cedente, de conformidad con el pliego aprobado y que forma parte del contrato administrativo”. 

Por otra parte, añade, “el pliego de cláusulas administrativas recogía en su artículo 33, referido a las obligaciones del concesionario, ‘abonar el canon, en la forma establecida en este Pliego’. Una situación que en caso de no producirse, como se recoge en el artículo 37, daría lugar a la correspondiente sanción. Dicho artículo señala que ‘tendrán la consideración de infracción grave los retrasos en el abono de cantidades a la Administración municipal’, cuya cuantía el propio pliego cifra en hasta 3.005 euros”.      

Además, se apunta en la nota, “no sólo han existido problemas con el cobro del canon, sino también con la licencia de apertura, como señaló en el mencionado pleno el concejal de Hacienda, por lo que hasta la fecha el Ayuntamiento no habría ingresado cantidad alguna por ese concepto. Una situación que vendría a confirmar el problema que hemos puesto de manifiesto con otras concesiones municipales, como las licencias de taxis, los puestos en el Mercado  Municipal o los quioscos, muchas de ellas caducadas, no explotadas o sin salir a concurso”.  

“Todos estos hechos nos llevan a responsabilizar a los últimos cuatro grupos de gobierno de mirar para otro lado y de no velar por el interés general del municipio. No entendemos cual es la causa última que motiva que esta situación se haya prologado durante tanto tiempo sin resolver”. Para IUC, “el grupo de Gobierno debe dar explicaciones ante el pleno del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane de la situación administrativa en que se encuentra la concesión y evitar que siga prescribiendo el cobro de las cantidades pendientes”. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha