eldiario.es

Menú

La capital agasaja a la comadrona centenaria doña Armanda Pol García

Entre los años 50 y 80 ayudó en el parto a la mayoría de las mujeres de Santa Cruz de La Palma y alrededores.

- PUBLICIDAD -
Doña Amanda Pol García con el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos.

Doña Amanda Pol García con el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma ha homenajeado este  miércoles a doña Armanda Pol García, vecina del municipio que recientemente cumplía cien años, señala en una nota de prensa. El alcalde, Sergio Matos, y la concejal de Bienestar Social e Igualdad de Oportunidades, Gazmira Rodríguez, han visitado a esta mujer nacida en la capital palmera el 21 de agosto de 1916 y le han entregado una placa y un ramo de flores, reconocimiento que el Ayuntamiento brinda a los vecinos que alcanzan el siglo de vida.  En la nota se apunta que “este acto suele coincidir con la fecha del cumpleaños del homenajeado, aunque en esta ocasión no ha sido posible llevarlo a cabo hasta el día de hoy”.

Doña Armanda estudió para comadrona impulsada por la dedicación de su padre, farmacéutico, y de su hermano, quien era practicante. En 1952 obtuvo el título de Matrona, y en 1953 de Practicante y en 1967 de Técnica Sanitaria. 

Doña Amanda Pol García, el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, y la concejal de Bienestar Social e Igualdad de Oportunidades, Gazmira Rodríguez.

Doña Amanda Pol García, el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, y la concejal de Bienestar Social e Igualdad de Oportunidades, Gazmira Rodríguez.

Durante unos 30 años de su vida ejerció de comadrona, ayudando en el parto a la mayoría de las mujeres de Santa Cruz de La Palma y alrededores entre los años 50 y 80, por lo que posiblemente ayudó a traer al mundo a una gran parte de la población de la Isla. Fue la primera comadrona de la Seguridad Social, estando una gran parte del tiempo ella sola en la Clínica Camacho de Santa Cruz de La Palma y posteriormente en el Hospital de Las Nieves y en el Hospital del Cabildo. Además, si era necesario acudía a los domicilios de cualquier parte de la Isla, llegando a trabajar todos los días, duplicar turnos, y atender hasta once partos en un mismo día.

Reconoce que “tenía una habilidad especial para sacar adelante a los bebés que no venían bien”, motivo por el cual ha sido homenajeada en distintos municipios de la Isla. Los que la conocen la definen como “una mujer trabajadora, vocacional, con iniciativa para hacer frente a cualquier situación por muy complicada que fuese, y disponible siempre a la hora que la llamasen para atender cualquier parto. Una mujer adelantada a su tiempo, que no se casó, independiente y muy unida a su familia, especialmente a sus sobrinas, y que ha sido muy feliz en su profesión y en su vida en general”.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha