eldiario.es

Menú

La capital incorporará el 'Auto de la Pasión' como acto fijo del programa de Semana Santa

Se representará el próximo lunes, a las 20:00 horas, en la iglesia de San Francisco.

- PUBLICIDAD -
Auto de la Pasión. Foto: JOSÉ AYUT.

Auto de la Pasión. Foto: JOSÉ AYUT.

La Semana Santa de Santa Cruz de La Palma incorporará la representación del Auto de la Pasión, del escritor renacentista Lucas Fernández, a su programa de actos tradicionales , se señala en una nota de prensa del Ayuntamiento. Esta función se recuperó el pasado año tras su primera representación en 1998 y ahora el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma apuesta por que tenga un lugar fijo en la programación de esta Fiesta de Interés Turístico de Canarias. 

En su edición de este año, el Auto de la Pasión, tiene lugar el próximo lunes, a las 20:00 horas, en el templo parroquial de San Francisco. La duración de la función es de 50 minutos, por lo que no interfiere con el comienzo de la procesión del Señor del Perdón, que parte a las 21:00 horas desde la parroquia Matriz de El Salvador. 

En esta nueva convocatoria, el Auto de la Pasión evoluciona desde el formato de teatro leído a representación escénica, con dirección de Alicia Fernández y la interpretación de Quique Santacruz, Sergio Hidalgo, Francisco Acosta, José Antonio Morera, Damaris Ferraz y la propia Alicia Fernández. La ambientación musical corre a cargo de Francisco Medina. 

El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, y la concejal de Patrimonio Histórico, Virginia Espinosa, valoran “una iniciativa ciudadana de personas vinculadas a las artes escénicas, que contribuyen a engrandecer el programa de actos de nuestra Semana Santa, más allá de las funciones propiamente religiosas, lo que demuestra una vez más el carácter participativo de nuestros festejos”. 

El Auto de la Pasión está considerado como la obra más importante de las seis piezas que se conservan de Lucas Fernández. Características de ella son su profundo dramatismo y fuerza realista, que la emparentan con el patetismo impresionante de los imagineros castellanos. Está concebido para ser representado en el interior de una iglesia, según se deduce de sus acotaciones. 

En la nota se apunta que "ningún suceso de la Pasión sucede ante los ojos del espectador, sino que toda ella es referida por diversos testigos, que evocan los hechos presenciados añadiéndoles comentarios o el contrapunto de su propio dolor. San Pedro, San Mateo y las Marías son narradores-testigo, mientras que San Donisio, que tiene un importante papel, formula preguntas y hace reflexiones que estimulan a los demás a proseguir; Jeremías intercala sus trenos y confirma el cumplimiento de las profecías". 

Si el Auto de la Pasión "no es una pieza propiamente dramática, porque se renuncia premeditada y conscientemente a la acción directa para acomodar la obra al nuevo propósito, resulta en cambio incuestionable la capacidad del autor para dramatizar su relato y extraer de la sola palabra sorprendentes resultados plásticos. Los hechos no se narran, sino que se pintan, se describen con tal vigor que parecen más intensos que si fueran directamente vividos, porque la palabra gráfica, tensa, apasionada, está subrayando y potenciando cada rasgo. La Pasión resulta en muchos momentos patéticamente conmovedora".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha