eldiario.es

Menú

Cáritas censa en La Palma a 70 personas sin hogar y busca recursos para su atención

La institución humanitaria desarrolla en la Isla un proyecto pionero, la Unidad Móvil de Atención en Calle (UMAC), que pretende ofrecer un servicio de emergencia social.

- PUBLICIDAD -
Imagen de archivo de una persona pidiendo en la calle.

Imagen de archivo de una persona pidiendo en la calle. EFE

Cáritas Diocesana de Tenerife, tras realizar un diagnóstico de ámbito insular, coordinado con los servicios sociales de los ayuntamientos, ha identificado en La Palma a “un número real de 70 personas sin hogar que hasta ahora no habían sido censadas ni a nivel municipal ni insular”, según se recoge en un informe elaborado el pasado mes de diciembre. 

La entidad humanitaria desarrolla en La Palma el proyecto Unidad Móvil de Atención en Calle (UMAC) que pretende “visibilizar la problemática existente a través del diagnóstico realizado y facilitar nuevas vías de financiación pública o privada que garantice la continuidad del servicio, al ser el único existente para el colectivo en la Isla, pero a fecha actual no existe un apoyo en la financiación económica por parte de la administración pública para su continuidad”, reconocen. 

Esta iniciativa se enmarca “dentro de la línea estratégica de garantizar la seguridad de vida de las personas en situación de sin hogar de La Palma, con la creación de recursos de atención y la mejora de acceso a los recursos dirigidos a este colectivo, dotando a la Isla de un servicio de emergencia social y de trabajo de calle, con la contratación de una trabajadora social y favoreciendo a su vez la participación de personas voluntarias”, explican. 

Según los datos ofrecidos por Cáritas, y al margen de 20 casos sin confirmar, en La Palma se han censado y atendido en el proyecto UMAC a un total de 70 personas sin hogar distribuidas por los siguientes municipios: Barlovento, 1; Breña Alta, 6; Breña Baja, 2; Fuencaliente, 3; Garafía, 3; Los Llanos de Aridane, 21; El Paso, 2; San Andrés y Sauces, 1; Santa Cruz de La Palma, 17; Tazacorte, 4; Tijarafe, 5, y Villa de Mazo, 5. 

El 71% de las personas sin hogar que residen en La Palma son hombres, frente a un 29% de mujeres. En cuanto a la edad, un 18% tiene entre 18 y 35 años; un 26% entre 36 y 45 años;  del rango de edad entre 46 y 65 años representan el 50%, y solo un 6% tiene más de 65 años. 

En cuanto a nacionalidades, el 70% son españoles; el 17%, europeos comunitarios, y un 13% pertenecen a otras nacionalidades extracomunitarias (cuatro casos se encuentran en situación de irregularidad y el resto cuenta con permiso de residencia en vigor). 

En el informe se subraya que “el 94% del total de personas atendidas poseen vínculos significativos con La Palma, entendiendo que se encuentran desde hace años en la Isla y con vínculos familiares y ajenos que les hacen permanecer en ella”. Además, “ se encuentran empadronadas en algún municipio, aunque actualmente no resida en el mismo”. 

Estas personas, por la dificulta geográfica y la carencia de recursos sociales, “se han localizado habitando espacios como cuevas en zonas de costa y barrancos, vehículos estacionados de forma permanente, antiguas construcciones abandonadas y de baja seguridad habitacional (ocupación irregular, pero sin enjuiciamiento por usurpación de propiedad), zonas de costa donde residen en casetas de campaña, uso nocturno de locales comerciales o sociales, e incluso zonas pertenecientes a iglesias y mezquita”, se apunta en el referido documento. 

Con respecto a las acciones acometidas en el proyecto, Cáritas recalca que “al ser pionero en La Palma y el primero dirigido a este colectivo, los esfuerzos se han centrado, en un primer momento, no en la atención directa (aunque lo casos más severos se empezaron a atender), si no en la recopilación veraz de los datos que permitieran tener una imagen clara de esta problemática en la Isla, y en facilitar una coordinación con los recursos, entidades y administraciones del territorio, facilitando la constitución de una red que permitiera identificar, atender y visibilizar el colectivo, que hasta ese momento no era reconocido ni por los profesionales de lo social”. “Desde esta nueva visión, nuestro nuevo objetivo es la dedicación completa a la atención de las personas identificadas y el funcionamiento de la red movilizada en este proceso, además de contar con los recursos del programa de inclusión social de la Cáritas Diocesana de Tenerife”, añaden. “Desde esta diócesis se apuesta por la continuidad del proyecto con la búsqueda de recursos económicos que sostengan el mismo, acompañando a este colectivo como se ha hecho en el resto de la provincia desde hace casi 40 años”, dicen. 

A la hora de valorar qué tipo de recursos son los más adecuados para el colectivo en La Palma, Cáritas considera que “no se puede apostar por la creación de un centro alojativo, ya que la geografía de la isla y la localización de los casos obliga a entender su atención desde el acompañamiento directo en las zonas de referencia, apostando por un modelo más centrado en la metodología del Housing First donde se establece el acceso a la vivienda como un derecho irrefrenable y realizando los procesos de intervención y acompañamiento de ese marco”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha