eldiario.es

Menú

Instalan en el GTC un espectrógrafo para medir la composición química de las primeras estrellas de la Vía Láctea

“Permitirá medir con precisión las abundancias químicas en estrellas, determinar la masa de agujeros negros en sistemas binarios o la composición de atmósferas de exoplanetas", afirma el científico responsable del proyecto, Carlos Allende.

La primera luz del instrumento Hors acoplado al Gran Telescopio Canarias, ubicado en las cumbres de Garafía, tuvo lugar la noche del pasado sábado y la estrella Polar y la Luna sirvieron para probar el nuevo dispositivo.

Este nuevo instrumento proporciona a GTC la capacidad de analizar la luz con “una resolución diez veces mayor que cualquiera de los otros instrumentos del telescopio”.

- PUBLICIDAD -
Ingenieros del IAC y de GTC instalan el Hors en una de las plataformas Nasmyth del GTC. Créditos: Carlos Allende (IAC).

Ingenieros del IAC y de GTC instalan el Hors en una de las plataformas Nasmyth del GTC. Créditos: Carlos Allende (IAC).

El espectrógrafo Hors del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) fue instalado “con éxito” en el Gran Telescopio Canarias (GTC o Grantecan) la semana pasada y “vio su primera luz a través de este telescopio el pasado sábado”, informa el IAC en un comunicado. Este nuevo instrumento proporciona a GTC la capacidad de analizar la luz con “una resolución diez veces mayor que cualquiera de los otros instrumentos del telescopio”. El Hors, añade, “permitirá medir con precisión las abundancias químicas en estrellas, determinar la masa de agujeros negros en sistemas binarios o la composición de atmósferas de exoplanetas", afirma el científico responsable del proyecto, Carlos Allende.

El Hors, que pesa algo más de una tonelada y media, salió del IAC el martes de la semana pasada en un camión que se embarcó hacia La Palma en el puerto de Los Cristianos, en el sur de Tenerife. El miércoles, el instrumento se trasladó por carretera al Observatorio del Roque de Los Muchachos y su montaje en GTC tuvo lugar el jueves. Después de múltiples pruebas de óptica, electrónica y software, la noche del sábado el Gran Telescopio apuntó a la estrella Polar y su luz fue analizada con el Hors. Félix Gracia, ingeniero óptico del proyecto, mostraba su “satisfacción al conseguir la primera luz del instrumento en las dos primeras horas de pruebas” en el cielo. "Aunque nos quedan todavía unos meses de trabajo, estamos muy contentos de poder observar una estrella real después de un año de experimentación con lámparas de laboratorio", indica.

El espectrógrafo Hors se basa “en espejos y lentes de un antiguo instrumento, UES, que estuvo en  operación en la década de los 90 en el Telescopio William Herschel de La Palma. Se podría decir que se trata de un instrumento ‘reciclado’, lo que ha abaratado su coste  enormemente”. El IAC ha adaptado “el diseño, haciéndolo más compacto y equipándolo con una  nueva cámara CCD que opera a 110 grados bajo cero para poder detectar las débiles señales de fuentes astronómicas”. El nuevo instrumento se acopla al Gran Telescopio Canarias utilizando “un brazo robótico con un haz de fibras ópticas. "Hors es un instrumento peculiar en muchos sentidos", afirma Juan Calvo, director técnico del proyecto, "ha pasado del papel al telescopio en un tiempo récord con un presupuesto minúsculo". José Peñate, ingeniero mecánico del Hors, confiesa "ha habido componentes que fueron diseñadas y construidas en el mismo día. Ha sido de vértigo, pero funciona."

Ingenieros del IAC y de GTC instalan el Hors en una de las plataformas Nasmyth del GTC. Créditos: Carlos Allende (IAC).

Ingenieros del IAC y de GTC instalan el Hors en una de las plataformas Nasmyth del GTC. Créditos: Carlos Allende (IAC).

Con 10,4 metros de diámetro, el GTC es en la actualidad el mayor telescopio óptico del mundo. Los telescopios captan la luz que escapó de objetos astronómicos hace mucho tiempo, años en el caso de las estrellas más cercanas, millones de años para las galaxias del grupo de la Vía Láctea y miles de millones de años para las galaxias más lejanas. "Vamos a utilizar Hors para medir las composiciones químicas de las primeras estrellas nacidas en la Vía Láctea, hace unos 13.000 millones de años, poco después del Big Bang", declara Carlos Allende. “Tras unos meses adicionales de pruebas, se espera que Hors comience su uso rutinario como Instrumento Visitante del GTC a principios de 2016, momento en el que será ofrecido para su uso a toda la comunidad científica del GTC”, se apunta en la nota.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha