eldiario.es

Menú

Madrid y Barcelona exigen "lealtad" al Gobierno contra la contaminación: "Le cuesta enfrentarse a la industria automovilística"

Las delegadas de Medio Ambiente de los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, Inés Sabanés y Janet Sanz, han detallado una serie de medidas que el Gobierno de Rajoy podría implementar dentro de sus competencias

Este miércoles la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha asegurado que la competencia de la calidad del aire solo recae en los ayuntamientos

El Ministerio ha convocado a Madrid y a la Generalitat a una reunión el próximo 22 de febrero tras el último ultimátum de Bruselas pero no a Barcelona

- PUBLICIDAD -
Inés Sabanés y Janet Sanz, delegadas de Medio Ambiente de Madrid y Barcelona, respectivamente.

Inés Sabanés y Janet Sanz, delegadas de Medio Ambiente de Madrid y Barcelona, respectivamente. David Arenal (Ayuntamiento de Madrid)

Los ayuntamientos de Madrid y Barcelona han contestado este miércoles a la ministra de Medio Ambiente, Agricultura, Alimentación y Pesca, Isabel García Tejerina, que culpó a estas ciudades de ser las únicas responsables de incumplir con Bruselas en materia medioambiental. Las responsables de Medio ambiente de ambas ciudades, Inés Sabanés y Janet Sanz, han exigido que el Gobierno de Mariano Rajoy comience a implementar medidas atendiendo a sus competencias para luchar contra la contaminación que causa en España 24.000 muertes prematuras al año.

"Le cuesta pactar y enfrentarse a la industria automovilística", ha espetado Sabanés contra la ministra Tejerina. Además, la edil ha recortado que "hay cuestiones que las ciudades no podemos resolver" y ha reclamado junto con su homóloga de Barcelona medidas concretas a favor de los coches menos contaminantes o más inversión al transporte público e infraestructuras en este sentido. Este mismo miércoles en la sesión de Control del Congreso de los Diputados la ministra ha cargado contra las alcaldías de Manuela Carmena y Ada Colau y les ha culpado de la mala calidad del aire de las ciudades.

"El control de calidad del aire corresponde a los ayuntamientos. Aún así, el Gobierno está aportando soluciones para reducir la contaminación de suelo, agua y aire todo lo posible, supliendo la carencia y dejadez de otras administraciones responsables", ha declarado Tejerina en la sesión de control. "Duelen las declaraciones altisonantes en estos momentos donde nos jugamos los compromisos con Europa", ha lamentado la edil de Ahora Madrid.

Las concejalas han exigido "lealtad" al Estado frente a la "oposición" que está haciendo en materia medioambiental. Como han explicado tanto Sabanés como Sanz, el Gobierno de Rajoy tiene competencias para "unirse en la lucha contra la contaminación". Entre ellas, la revisión del impuesto especial sobre carburantes eliminando las ventajas fiscales que favorezcan la compra de vehículos diésel o el incremento de la financiación del transporte público de proximidad "alcanzando como mínimo los niveles de 2010".

"La contaminación es una cuestión de Estado", ha asegurado la delegada de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona que se ha mostrado sorprendida de no estar invitada a la reunión que el Ministerio de Tejerina ha convocado para el próximo 22 de febrero y a la que sí acudirá Inés Sabanés por el Ayuntamiento de Madrid y a la que también está invitada la Generalitat de Catalunya.

Las ediles han tildado a la ministra Tejerina de "incompetente" por haber culpado a las ciudades de ser las responsables de la contaminación. "Primero rigor y luego prudencia, la que no se ha enterado de sus propias competencias es la ministra", ha espetado Sabanés. La edil de Barcelona, además, la ha acusado de no querer "sumar" y le ha emplazado a entregarle "todas las competencias" en materia medioambiental "si no quiere enfrentarse a ciertos lobbys".

Inés Sabanés ha recordado que los expedientes sancionadores de Bruselas contra España por incumplir las medias ambientales se abrieron durante el periodo de 2010-2015 y entonces en la capital gobernaba el PP. La media de todas las estaciones medidoras de España no llega al umbral máximo general de 40 microgramos de NO2 anuales, pero las de Madrid y dos de Barcelona, sí. Y empezaron a rebasar el límite nada más entrar en vigor la obligación, en 2010, con, por ejemplo, Ana Botella (PP) como alcaldesa de Madrid. Botella solicitó una prórroga y remitió un plan de choque considerado inválido por la Comisión Europea.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha