eldiario.es

Menú

ENTREVISTA | Purificación Causapié

"No está en nuestra previsión entrar en el Gobierno de Manuela Carmena"

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid no descarta a medio o largo plazo formar parte del Gobierno municipal aunque asegura que ahora el tema "no está en la agenda"

Dice que no cedió en su negativa a subir el IBI a las grandes empresas pero admite que avaló incrementarlo "un poco a quienes más tienen" en "coherencia con la postura del PSOE"

"Cifuentes quiere hacer una batalla al Gobierno de Manuela Carmena atacando los intereses de quienes vivimos en Madrid"

- PUBLICIDAD -
El PSOE dice que no hay "nada cerrado" en las negociaciones del Ayuntamiento de Madrid

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié EFE

Purificación Causapié (Guadalajara, 1964) recibe a eldiario.es en su despacho a las 10 de la mañana procedente del Palacio de Cibeles, donde ha mantenido una reunión con la alcaldesa, Manuela Carmena y con quien mantiene un contacto constante, según explica. La portavoz municipal del PSOE, que llegó al puesto tras la polémica destitución de Antonio Miguel Carmona, se muestra convencida de que en diciembre Pedro Sánchez logrará más votos que el 24M. Reivindica su "incidencia" en la actividad municipal y no descarta formar parte del Gobierno de Carmena, aunque asegura que no está en sus planes por el momento.

¿Cuál es su balance de estos cinco meses de Gobierno de Manuela Carmena?

Se han empezado a producir cambios que valoramos de manera importante, pero los tiene que ir notando la gente en su vida cotidiana. Madrid tiene muchas dificultades de gestión de los servicios fundamentales en este momento y aún se siguen notando: sigue estando sucia y sabemos que hay voluntad del equipo de gobierno de resolver la situación pero también sabemos que esa situación requiere ser resuelta. En general, se han empezado a hacer cambios no solo debido al nuevo equipo de gobierno sino también a que el PSOE tiene capacidad de incidencia en los plenos.

¿Y cuál es su balance de los tres meses que lleva al frente del Grupo Socialista?

Más allá de mi papel como portavoz, el grupo ha estado a la altura de su papel. Es un grupo pequeño dentro del Ayuntamiento pero tiene capacidad de incidir en asuntos importantes: ha sido capaz de llevar al pleno asuntos importantes y conseguir el apoyo de otros grupos. Tenemos capacidad de diálogo y propuesta. No hacemos oposición y confrontación porque sí, sino que es una oposición constructiva. Queremos ser útiles y, en ese sentido, trabajamos propuestas para mejorar la vida de los madrileños: desde la creación de empleo hasta propuestas para mejorar el tráfico o para reducir la contaminación.

Hace tres meses, Carmona no se tomó bien su destitución, ¿cuál es la correlación de fuerzas en el grupo? ¿Tiene alguna queja?

No existe correlación de fuerzas. El grupo está unido y trabaja de forma coordinada. Todos los concejales socialistas, tomaran la decisión que tomaran y votaran lo que votaran en su momento, están trabajando conmigo en sus áreas y distritos. Estoy muy satisfecha porque la gente del grupo ha estado muy a la altura de las circunstancias. Trabajamos juntos, como una piña.

¿La batalla del PSOE de Madrid no se ha trasladado al grupo municipal?

En el Grupo Socialista no hay ninguna batalla, hay una situación en la que estamos trabajando de manera coordinada. 

El PSOE es oposición en Madrid pero fundamental para que Carmena pueda llevar a cabo sus planes. ¿Entrará en el Gobierno?

(Se ríe). El Grupo Socialista está trabajando en hacer propuestas y aportaciones desde nuestra responsabilidad. Nos sentimos muy cómodos en este proceso en el que tenemos por primera vez una enorme capacidad de incidir en las políticas que se hacen en la ciudad. No estamos mirando más allá. Por tanto, en principio, no está en nuestra previsión entrar en el Gobierno. No estamos trabajando para eso. 

Dice que no está en su previsión pero no dice que no. 

Es que no está en mi previsión. En estas cosas siempre pienso que uno no puede hacer afirmaciones categóricas. No estamos trabajando para eso. No está en nuestra agenda, no hablamos de eso. 

Pero si se da el caso, ¿se podría entrar?

En este momento tampoco pensamos que sea necesario, las cosas están funcionando, hay un Gobierno que está gobernando con aportaciones que llegan a veces desde el PSOE, que también hace críticas. Ese es nuestro día a día y no hacemos predicciones de lo que pase en el futuro. 

¿Le parece que en cuatro años puede quedar tapada esa situación de incidencia? ¿Cree que todos los méritos se los puede llevar Ahora Madrid pese a que usted dice que muchas de las aportaciones son del PSOE?

Eso siempre nos preocupa. Puede pasar, estés en la oposición o en el Gobierno. Es un debate permanente: hacemos aportaciones y la gente no lo ve. ¿Cómo lo intentamos resolver? Trasladando y dando información de lo que está haciendo el Grupo Socialista. Ponemos en valor nuestro papel propositivo.

En cuanto a los presupuestos, el concejal de Economía del Ayuntamiento dijo que tras la negociación con el PSOE han mejorado, ¿cómo eran antes y cómo son después de esa negociación?

Hicimos una primera negociación porque pensamos que teníamos que tener un papel relevante en los futuros presupuestos. Esa primera negociación ha hecho que sean más sociales: ampliación del número de escuelas infantiles, que las familias paguen menos por ellas; medidas para que las personas mayores tengan más tiempo y mejor servicio de ayuda a domicilio o que haya personas que no tengan que pagar por la teleasistencia; medidas para la creación de empleo, la mejora de la cultura o políticas de cooperación internacional... El eje es hacer crecer la igualdad mediante la política social, la creación de empleo y el equilibrio territorial porque hay distritos muy abandonados por las políticas del PP durante años. 

Habla en primera persona. ¿El Gobierno de Ahora Madrid no había planteado políticas en ese sentido, más sociales?

El Gobierno de Ahora Madrid había planteado una serie de medidas pero la aportación del PSOE hizo que se incrementaran, por ejemplo, con el programa de escuelas infantiles, el incremento de ayuda a domicilio, el de la teleasistencia o algunos programas contra la violencia de género. 

Ha hablado de una primera negociación, ¿en qué consiste la segunda?

Estamos trabajando enmiendas porque unos presupuestos se hacen y luego se ven las mejoras que se pueden incorporar. Trabajamos en enmiendas para la creación de empleo que llevaremos al pleno y también en materia de medioambiente, de vivienda... Son mejoras. También hemos planteado una serie de inversiones en los distritos que tenemos que negociar con el Gobierno. Nuestro trabajo tiene que ver con que los presupuestos tengan el sello del PSOE, que marquen lo que queremos para la ciudad.

Y en 2016, ¿los madrileños van a notar que ya no gobierna el PP?

Espero que sí. Espero que el año que viene la gente note en su vida real que no gobierna el PP porque sea evidente que se está apostando por más medidas sociales, por más políticas de creación de empleo, en los barrios, en los distritos... Hay una cosa muy importante que es la gestión de las políticas y eso lo hace el Gobierno, el Grupo Socialista trabajará en el seguimiento de cómo se aplican esos presupuestos. 

¿Por qué cedió el PSOE en su negativa a subir el IBI a las grandes superficies?

No cedió. Este presupuesto tiene más ingresos en impuestos que el anterior. Se suben los impuestos a quienes tienen más riqueza, más ingresos y más patrimonio. En el debate sobre el IBI lo que consiguió el PSOE es hacerlo más justo porque se reducirá un 7% al 99% de los recibos e incluso se hará una bonificación a los que tienen por debajo de 20.000 euros de ingresos. El PSOE consiguió llevar a Ahora Madrid a esa posición. También consiguió que el resto de grupos lo apoyara.

Más allá de eso, es verdad que el PSOE entendió que ante la opción de subir un poco el impuesto a los grandes valores catastrales o hacer más escuelas infantiles lo tenemos claro: nuestro modelo fiscal es que paguen más quienes más tienen. No hemos cedido ante Ahora Madrid, hemos planteado que es una posición que nos vale. 

Entiendo entonces que inicialmente querían bajar el IBI a las grandes superficies y que, cuando se dieron cuenta de que los números no cuadraban porque no se iban a poder realizar medidas sociales, decidieron que se subiera a esos grandes valores catastrales.

Eso está en un proceso de negociación. Nosotros primero conseguimos bajar el IBI. En el pleno Ahora Madrid no votó a favor pero conseguimos la primera aproximación de bajárselo a todo el mundo. Pero cuando vemos que es necesario ingresar y, en coherencia con la postura del PSOE, decidimos que se puede subir un poco los impuestos a quienes tienen más recursos. Eso es lo que hemos aceptado pero no lo hemos hecho como una cesión con nadie.

Inicialmente no estaba de acuerdo con que el IBI fuera progresivo en función de la renta.

Es que el IBI no puede ser progresivo en función de la renta. Es un impuesto muy rígido regulado por el Estado, no por el Ayuntamiento. Para que paguen menos IBI quienes menos tienen se ha creado un sistema de ayudas, pero es un sistema social, no lo hemos podido meter en el propio impuesto porque grava lo que son las viviendas y los negocios.

Madrid ha vivido un momento insólito con las restricciones al tráfico por la contaminación. ¿Le parece suficiente el plan ecologista que prepara el Gobierno de Carmena?

Hemos hecho algunas propuestas en relación con el tráfico. Hay que tomar medidas importantes para fomentar el transporte público y hacer aparcamientos disuasorios. Estamos de acuerdo con que haya algunas restricciones del tráfico en el centro si bien pensamos que debe haber información suficiente, debate con los comerciantes... 

Por otra parte, está el plan de calidad del aire y un protocolo al que también hemos hecho aportaciones. Vamos a ir viendo cómo funciona. Estamos trabajando sobre lo que tiene que ver con la calidad del aire, hemos propuesto que no solo se use el transporte público sino que haya alternativas: apoyos a la renovación del taxi, coches eléctricos... Tenemos que ver también el protocolo que prepara el Ayuntamiento, que es distinto al que se ha aplicado ahora, donde planteamos aportaciones como que el taxi sea considerado transporte público y que las motos puedan funcionar en la tercera y cuarta fases.

¿La aplicación del protocolo les pareció bien?

Había que aplicarlo, decir otra cosa es irresponsable, es como decir que alguien no aplicaría una ley. Si el Ayuntamiento no lo hubiera aplicado, le habríamos exigido responsabilidades. Lo que tenemos que valorar es qué se ha hecho peor y mejorarlo. Pensamos que es mejorable la comunicación a los ciudadanos sabiendo que es difícil porque se mide por la noche. 

Cifuentes quiere hacer una batalla al Gobierno de Manuela Carmena atacando los intereses de quienes vivimos en Madrid

Cifuentes ha congelado la aportación de la Comunidad a la EMT, ¿qué le parece la maniobra?

Cifuentes tiene un problema para los ciudadanos de Madrid y es que se comporta como si no fuera la presidenta de la ciudad. Quiere hacer una batalla al Gobierno de Manuela Carmena atacando los intereses de quienes vivimos en Madrid. Es muy grave. Lo ha hecho con la EMT y lo ha hecho al no asumir ninguna responsabilidad con el tema de la contaminación.

Con la congelación del presupuesto, se está atacando a la EMT que lleva años necesitando de una mejora de la flota de autobuses y de la financiación. Hemos promovido un pleno municipal para hablar de la situación. Buscamos que el consorcio financie mejor la EMT y que el Ayuntamiento se implique. Tenemos que hacer un plan a cuatro años para que haya una mejora de la flota de autobuses así como de las frecuencias y las líneas.

¿Pero sin dinero?

Por eso tiene que mejorar el Consorcio la financiación y si es necesario el Ayuntamiento, también. Eso es lo que pedimos. 

Ahora mismo, ¿se ha reducido la aportación que el Ayuntamiento hace al Consorcio?

Se ha producido una pequeña reducción. Nosotros pensamos que hay que meter una línea de financiación al 50% entre Ayuntamiento y Comunidad para mejorar la flota de autobuses.

¿La culpa entonces no es solo de Cifuentes?

El problema es que quien decide la financiación de la EMT es el Consorcio. Lo que pasó es que la EMT aprobó un presupuesto que luego no tuvo respuesta en el Consorcio. Hubiera sido muy bueno que Ayuntamiento y Comunidad se hubieran sentado a negociar antes y no después de que aparecieran los presupuestos porque esto ha generado una gran inquietud. Hay otro problema y es cómo está configurado el Consorcio: la Comunidad entiende que su responsabilidad es el Metro y el Ayuntamiento, la EMT. Debería ser una responsabilidad colectiva. 

Se acercan las elecciones, el PSOE tuvo su peor resultado en la ciudad de Madrid en mayo. ¿Cree que va a conseguir un mayor número de votos?

No tengo ninguna duda de que mejoraremos los resultados. Hay una buena percepción del trabajo que está haciendo el PSOE y tiene una buena propuesta con el programa, el candidato y las listas. Todo eso hará que la ciudadanía lo valore positivamente.

Y si eso no sucede, ¿de quién será la responsabilidad?

Del PSOE en su conjunto, de todos. 

¿No se puede poner el foco en Pedro Sánchez tanto para lo bueno como para lo malo?

Soy más de proyectos colectivos y siempre prefiero pensar que cada uno tiene una responsabilidad en función de su nivel. Si el resultado electoral es bueno, tendrá tanta responsabilidad Pedro Sánchez como un militante cualquiera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha