eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los nervios y temores en UGT se empiezan a notar en las provincias de Castilla y León

Comienzan los movimientos para buscar claridad y limpieza en el sindicato, después de los casos destapados en Andalucía, aunque se mantiene el silencio por temor a represalias.

En conversaciones privadas, se alerta de que en una federación provincial se pudieron conceder cursos a allegados del secretario.

- PUBLICIDAD -
Manifestación de UGT en Valladolid. Fsp-Ugt

Manifestación de UGT en Valladolid. Fsp-Ugt

El sindicalismo se mueve. Los movimientos son constantes. Pero, ¿quiénes lo hacen? ¿Quiénes se mueven? ¿Qué buscan los que se quedan? ¿Qué pretenden los que se mueven?

Dicen, siempre ante un café y huyendo de protagonismos, que la crisis de UGT en Andalucía, con movimientos de dinero a bolsillos de dirigentes sindicales, ha removido diversos tipos de sentimientos. Por un lado, el odio hacia los medios de comunicación, por publicar esas interioridades. Po otro, el deseo de dar un golpe encima de la mesa y decir: “¡basta¡ ¡Hasta aquí hemos llegado¡”.

Estas expresiones se han dicho en conversaciones privadas, en cafeterías de Valladolid, en el entorno de la plaza España, cerca de la calle Gamazo, donde está la sede regional del sindicato. Y las han expresado antiguos dirigentes sindicales de Castilla y León, que tuvieron su protagonismo en UGT, tanto en el ámbito regional como en el nacional –o federal, como se denomina en esta organización-.

Quienes así hablan son sindicalistas que quieren una “limpia”, que se “depuren” responsabilidades y que se “huya de corrupción”.

Ah, ¿pero existe corrupción en el sindicato?

Desde lo ocurrido en Andalucía, con el desvío de los fondos de cursos, algo se está moviendo.  Algunos sindicalistas se sienten defraudados por los silencios, por las posturas de dejar pasar el tiempo, porque se evite salir a la luz pública.

Y, ante un café, cuentan que hay organizaciones provinciales donde empiezan a sentirse nervios. En Salamanca, por ejemplo, la provincia del secretario regional, Agustín Prieto, este fin de semana se celebrará el congreso ordinario para elegir al secretario de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT, la organización que históricamente ha llevado el control del sindicato, por ser la de más importancia.

Hasta ahora, y que se sepa, solo hay una candidatura para el cargo de secretario provincial, y es la encabezada por Antonio Rodríguez, que es el actual responsable de la FSP en Salamanca. Ha habido intentos para que no se presente. Pero, es probable que siga otros cuatro años.

Y en una cafetería también se oyen comentarios de forma más intensa en los que se dice que en el ámbito interno se le ha reprochado que en el año 2010 se dieran cursos a una academia próxima a él, donde se impartieron clases desde Ofimática a Técnicas de trabajo en equipo, pasando por Educación para la Salud, Iniciación de Office 2007 o Habilidades Sociales y Comunicación no verbal. En total, 13 cursos, con 678 alumnos matriculados de forma presencial.

Al año siguiente, y según se indica en conversaciones privadas, se dejó solo en esa academia lo relacionado con la informática, ya que no se consideró que tuviera las mejores instalaciones para impartir más de una docena de cursos. Y ya como curiosidad, parece ser que la página web de la FSP de Salamanca también fue hecha por allegados al secretario provincial. Eso sí, este trabajo se paga con fondos que aportan los afiliados.

Dicho esto, cabría preguntarse, ¿quién decide dónde se imparten esos cursos? La decisión última corre a cargo de Foro Formación, es decir, una entidad dependiente de la dirección regional de UGT tras la propuesta que envía la federación provincial, según fuentes de esta organización.

A tenor de lo que se empieza a escuchar en las cafeterías, hay movimientos, pero no demasiado concretos ni contundentes, porque hay temor a posible las represalias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha