eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Sanjurjo: "Nuestra capacidad de innovar marcará el futuro industrial"

El almirante José Manuel Sanjurjo, director de los astilleros de Navantia en Cartagena,  inaugura el XX Congreso Internacional de Dirección e Ingeniería de Proyectos, que se celebra en la Escuela de Industriales de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT)

Sanjurjo cree que "las universidades deben estar  en la vanguardia de los cambios tecnológicos y la innovación, de la que depende, el futuro del tejido industrial"

- PUBLICIDAD -
 José Manuel Sanjurjo, director de los astilleros de Navantia en Cartagena

José Manuel Sanjurjo, director de los astilleros de Navantia en Cartagena Murcia

¿Debería el tejido industrial enlazar proyectos en el ámbito de la tecnología, la innovación y la investigación industrial?

El futuro industrial lo marcará la capacidad que tengamos de investigar y de aplicar lo investigado en nuestros productos, es decir, de innovar. Realmente, todo forma parte de una cadena que no tiene fin, porque un eslabón te lleva al siguiente, y un producto novedoso y de calidad obliga a que los demás sean competitivos con otros productos más novedosos y de mayor calidad. Lo cual, a su vez, nos obliga a nosotros.
 
¿Qué papel tienen las universidades en el nuevo tejido industrial?


Es un papel fundamental, porque son el germen de los nuevos productos que deben salir al mercado. El objetivo prioritario de las universidades es la investigación, por lo tanto deben estar en la vanguardia de los cambios tecnológicos y la innovación. Y además, deben formar nuevos investigadores que garanticen la continuidad de esa investigación y que sean, en buena medida, los impulsores de la investigación y la innovación.
 
¿Qué tasas de transformación debe afrontar el tejido industrial?


 A nivel general, esta transformación debe ser muy grande. El ejemplo de España puede ser ilustrativo. Un altísimo porcentaje del tejido industrial español está formado por pymes y micropymes, que suelen ser las más resistentes a los cambios por muy diversos factores, entre los cuales el económico no es el menos importante. Es complicado convencer a una empresa pequeña de que tiene que avanzar tecnológicamente para poder estar a la altura de otros competidores y mantener un sitio en el mercado. Parece que la única respuesta que les podría quedar sería la unión de varias empresas para constituir otra, mucho más fuerte y con mayor presencia en el mercado. Pero sin un apoyo institucional, parece complicado que estos cambios puedan llegar a hacerse con éxito.

¿Se debería desplazar parte de la masa laboral por tecnologías inteligentes para ser más competitivos?


Éste es uno de los problemas que hay que resolver. Quizá podríamos pensar que, al haber un mayor nivel tecnológico, se podría destruir empleo; pero, al mismo tiempo, los propios desarrollos tecnológicos van a requerir nueva mano de obra, en investigación, en diseño.. En este caso, la formación se presenta como algo vital.
 
¿Qué papel juegan las tecnologías emergentes en el tejido industrial?   

     
Muy importante. Las industrias van a ir incorporando las nuevas tecnologías a sus procesos de producción de forma progresiva, porque tienen la obligación de ser cada vez más competitivas en un mercado cada vez más complicado. El principio de Darwin nos enseña que, el que no se adapta a los nuevos tiempos, corre el riesgo de quedarse en el camino.
 
La industria 4.0 ¿qué oportunidades brinda para que surjan nuevos modelos de negocio más competitivos en un mercado global

Industria 4.0 es un concepto que nos viene a decir, de forma muy resumida, que hay que subirse al carro tecnológico. Esta idea nos lleva a otra: la importancia de la elaboración de productos de alto valor añadido. En muchos casos, no se puede competir en costes con otros países que los tienen mucho más bajos (los países asiáticos, por ejemplo), lo cual nos lleva a la necesidad de ser más competitivos por el valor añadido y la calidad de los productos que fabricamos. Y aquí es donde juega un papel importantísimo el desarrollo tecnológico.

  ¿Qué futuro augura a la construcción naval española?


Muy favorable, siempre que sea capaz de adaptarse a los tiempos. Precisamente, la construcción naval es un sector que, a lo largo de los siglos, ha demostrado ser capaz de adaptarse a los tiempos y aplicar las innovaciones tecnológicas que en cada momento se estaban generando. Volvemos a lo que comentábamos antes: si no se puede competir en precios, hay que competir en hacer mejores productos, con alto valor añadido y con unos estándares de calidad muy altos.
 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha