eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

¡Anda, si eran maricones!

Etienne Cardiles, pareja del policía Xavier Jugelé, que fue asesinado en un atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) el pasado día 20 en los Campos Elíseos, ofrece un discurso durante su homenaje en París (Francia), el pasado 25 de abril.

¡Lo que es la vida! Estaba comiendo con unos amigos y pusieron el informativo con la noticia referente al asesinato del policía francés Xavier Jugelé en el atentado yihadista en los Campos Elíseos el pasado 21 de abril.

La gente de las mesas de alrededor expresaban su indignación, enfado y cabreo. Pedían justicia y mano dura, incluidos mensajes racistas, cuando apareció el discurso del marido del policía, Etienne Cardiles. De golpe se produjo un silencio lleno de desconcierto hasta que alguien pronunció la expresión: "¡Anda, ¡si eran maricones!". Se le unieron otras como: "¡No te digo yo! Pufff, un policía maricón, lo que nos faltaba".

A partir de ahí comenzó la indiferencia, ya no había indignación ni enfado: el asesinato era menos asesinato. Si la pareja del policía asesinado hubiera sido una mujer, la reacción se habría mantenido en la línea del enfado, pero su pareja era otro hombre. ¿Cómo es posible que se pase de la indignación a la indiferencia por ser una pareja formada por dos hombres que se aman y se han prometido cariño y ternura? ¿Cómo un discurso tan emocionante que nos llegó al corazón –a más de uno se nos saltó alguna lágrima– se silencie?

Seguir leyendo »

Socialista y Obrero, aunque en realidad no lo sea

Son muchas las teorías que han tratado  de explicar la debacle del PSOE y en todas ellas se ha analizado a Pedro Sánchez con lupa en lo personal y en lo político. En cambio, Susana Díaz ha conseguido mantener su perfil ideológico prácticamente oculto. Ese nihilismo ideológico de la andaluza se ha forjado sobre  atropellados discursos, tan llenos de sudor y decibelios como vacíos de ideas y propuestas.

La oratoria de Susana es chabacana y pretendidamente emocional, con dos únicos registros: el del monólogo del taxista cabreado cuando intenta aseverar, y el del sermón cursi de pastor evangelista cuando intenta seducir. Ambas versiones son siempre in crescendo, y acaban en una vergonzosa sucesión de gritos y jadeos,  acompañados de la ovación sobreactuada del tendido con paguita.

Constantemente Susana se declara “roja y socialista”, pero a la vez habla con torpeza de  préstamos para la educación, de abstención “por responsabilidad”  o de clases medias que vivieron “por encima de sus posibilidades”. Pero esa torpeza es tan evidente  que no puede ser una pose. Susana no te engaña. Ella impone una reinterpretación del socialismo, el suyo, el que toca, que no es más que una suerte de mal disimulado liberalismo “amable”, con unas reminiscencias de ZP por aquí y unas gotitas de pseudofeminismo de todo a 100 por allá.Es muy probable que Susana Díaz crea que Lenin es una silla del IKEA.

Seguir leyendo »

Museos en la noche

El Ayuntamiento de Murcia se une un año más a la celebración de la Noche Europea de los Museos. De esta forma, los museos municipales abren sus puertas con horarios y actividades extraordinarias para ofrecer a un público heterogéneo la riqueza cultural que generan.

Ciertamente, nuestro municipio dispone de una red de museos públicos de trayectoria más que respetable, cuyo currículum de actividades y publicaciones demuestra una indudable calidad.

Además del acto celebrativo, el evento sugiere una reflexión sobre este servicio municipal, con la intención de afianzar y sus capacidades.

Seguir leyendo »

El PP inventa un nuevo “delito” en Moratalla: la estimación de alegaciones en un recurso de alzada

Este es el “delito” por el que el PP pide la dimisión de la alcaldesa de Moratalla, Candi Marín:  la estimación de alegaciones en un recurso de alzada. A partir de ahora, según este argumento del PP, si hemos de ser justos, todos los alcaldes y alcaldesas, consejeros/as, presidentes/as, deberán dimitir cuando las administraciones que representan pierdan algún caso en los tribunales contencioso-administrativos.

Es entendible el nerviosismo del PP, al que le saltan los asuntos de corrupción un día sí y otro también. Ver como los privilegios y la impunidad se desmoronan pone nervioso a cualquiera, salvo a los no privilegiados y a los que se ajustan a la ley. Pero recurrir a argumentos burdos, falsos, jurídicamente insostenibles, no demuestra más que la ignorancia y/o la mala fe del que los utiliza.

A lo mejor, alguien debería leerse, para recordar, la Ley, 39/2015 de 1 de octubre del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, sobre todo en lo que se refiere al artículo 122 y siguientes sobre el Recurso de Alzada.

Seguir leyendo »

Desconfianza absoluta en la educación pública

Adela Mártinez-Cachá estaba quemada. La ingeniera agrónoma que en tan solo dos años ha sido protagonista del desastre natural del Mar Menor, las protestas de los agricultores y la mayor crisis del sistema hídrico murciano hasta el momento, ya no aguantaba ni un minuto más al frente de las competencias de su capacitación profesional. ¿Y qué hacemos con ella para que no se quede en la calle? “Pues mándala a Educación, Juventud y Deportes, total, si allí puede estar cualquiera”, algo así se debió vivir en el Ala Oeste de San Esteban durante el proceso de decisión de los nuevos responsables ejecutivos.

Martínez-Cachá sabrá mucho de técnicas de regadío y cultivo, pero la última vez que pisó un aula de primaria debió ser cuando salió de ella y ni siquiera las pizarras son iguales ahora. ¿No hay ni una sola profesora, director de centro, inspectora, pedagogo en esta Región con la capacidad suficiente de dirigir una cartera que requiere de especial sensibilidad con la realidad que gestiona?

La respuesta es clara, eso no preocupa, el problema es otro. En primer lugar, repartir los cargos de gobierno como caramelos “y que nadie se nos mosquee, Fer”, es decir, para mantener el equilibrio de poderes del partido. En segundo lugar, la desconfianza y casi animadversión del Partido Popular hacia los trabajadores de la enseñanza pública de esta Región. “Estos de la pública no son de los nuestros”, siempre quejándose de que si los excesivos trámites burocráticos les impiden dedicarse a su verdadera vocación, que si la masificación de las aulas, que si los recortes en gasto corriente, que si la calidad de la enseñanza pública, bla bla… Sin gente de la educación pública nunca resolveremos sus problemas.

Seguir leyendo »

Por favor, retiren el crucifijo

El expresidente Aznar jura su cargo ante un crucifijo

Viendo el otro día una imagen de archivo de la toma de posesión de Gregorio Serrano, el del pisito de la Guardia Civil, como director de la DGT donde aparece el crucifijo, volví a sentir de nuevo esa indignación y dije en mi interior: ¿qué hace ese crucifijo ahí? ¿Qué hace Jesús de Nazaret crucificado en la mesa donde prometen o juran gobernantes que no van a tener ningún escrúpulo en la corrupción y en tomar medidas legislativas que van a empobrecer más a los ya empobrecidos y van a enriquecer a los ya enriquecidos?

Seguir leyendo »

El arte en la era Wallapop

Existe una teoría, no sé si verosímil, sobre el nombre de Homero que me encanta: dice que damos ese nombre al autor de Ilíada y Odisea dada su pertenencia a un curioso grupo de poetas, los Homēridai (en griego antiguo hijos de rehenes), a quienes se les había encomendado la tarea de ejercer como reporteros de guerra y pasar a verso la crónica bélica del país. Esto era así, siempre según esta curiosa teoría, porque al tratarse de griegos de solo segunda generación no despertaban la suficiente confianza como para ser enviados armados al campo de batalla. En lugar de la espada, les daban una pluma. Corría el siglo VIII a.C. y aún no habían leído a Bulwer-Lytton, los animalicos.

En este texto me propongo demostrar, o al menos describir cómo, que tres mil años después de su fundación a cargo precisamente de estos poetas de baja estofa, la cultura occidental opera hoy exactamente al revés. Enviando a la clase trabajadora a los campos de batalla. Y reservando para la élite los puestos de poder de las artes y las letras.

En un artículo anterior, titulado El arte en los tiempos de la cólera, me extendí -seguramente demasiado- sobre las diferentes estrategias políticas de neutralización del campo artístico y literario. Lo que me interesa ahora son las estructuras capitalistas que operan en el interior de este campo. Prometo ser breve. ¿Me acompañáis? Allá vamos.

Seguir leyendo »

Palabras espesas, rémoras y mentiras

------------------------------------------

Nuestro propio sentido de ciudadanos libres nos señala que la corrupción y la imbecilidad de los poderosos son ya incompatibles con cualquier tipo de Estado.

------------------------------------------

Seguir leyendo »

El negocio de la información

Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante. Lo dijo el gran Kapuscinski hace ya algún tiempo. Los medios de comunicación han sido un sector gravemente afectado por la crisis desatada en la pasada década, de la que aún no se ha repuesto. Y lo que es peor: todo indica que nada volverá a ser como antes.

La Región de Murcia no es una excepción. A la regulación de plantillas se une una precariedad laboral galopante. El alto grado de dependencia que la mayor parte de los medios tienen de la publicidad institucional condiciona sobremanera su espíritu crítico para con determinadas instituciones. Es algo así como andar sobre el agua o, en ocasiones, atravesar un campo minado. Pero aún hay esperanza y periodistas para ejercer el oficio.

Durante años, con muy escasas pero honrosas excepciones, la mayor parte de los medios murcianos estuvieron perfectamente controlados desde el poder. Al compromiso publicitario antes mencionado se unía una férrea homogeneidad en todas y cada una de esas instituciones donde gobernaba el mismo partido y, lo que es más, disponiendo de unas muy holgadas mayorías. Ser crítico en esas circunstancias era poco menos que actuar como el quijotesco personaje que encarnaba James Stewart en la imprescindible película que, para todos los fordianos, es 'El hombre que mató a Liberty Valance'.

Seguir leyendo »

Democracia o corrupción

Hace unos días escuché al presidente de una organización empresarial en una tertulia televisiva hablar de la tranquilidad que, al parecer, le suscitaba el que los sucesivos casos de corrupción que surgen a diario -siempre según su criterio- obedezcan a situaciones aisladas que se identifican con personas concretas. Y para evidenciar esta afirmación argumentó que, por suerte, cuando nos multan no nos vemos en la encrucijada de tener que sobornar al policía que nos sanciona.

En su afán de minimizar el `estado de sitio´ al que nos aboca semejante situación, con tan minúsculo e insignificante ejemplo quiso poner de manifiesto la inexistencia de una forma de corrupción, la de carácter administrativo. Que los funcionarios, generalmente, cumplan con los cometidos que tienen el deber de observar según les exige la ley tiene muy poco que ver con las actuaciones, generalizadas hasta lo insoportable, de una clase política que en el desempeño de sus responsabilidades públicas realizan con la complacencia de una mayoría de la población que lo asume e, incluso, lo aplaude.  

Efectivamente, todavía no tenemos que pagar a un funcionario bajo capa para que nos cuele en una lista o para que nos quite una multa. La corrupción, sencillamente, es política y se encuentra instalada en la gestión de los recursos de todos y de cada uno de nosotros. Su yugo avanza, desgraciadamente, como una neoplasia que  degenera tejido sano que deja de ser funcional y útil para un determinado organismo, por otro envilecido y deforme que termina por atrofiarse. Sucumbiendo, inexorablemente, al parasito que lo mantiene vivo en su exclusivo beneficio y que nunca participa, ni coincide con el de una comunidad.

Seguir leyendo »