Opinión y blogs

eldiario.es

Aburrimiento; un arma cargada de futuro

El bueno de Gabriel Celaya lo decía de la poesía, el PP lo predica del puro aburrimiento.

Posiblemente hayamos asistido, tras las elecciones generales de junio, y bajo el soporífero calor del pasado verano, al alumbramiento de lo que acaso sea la mayor aportación patria a la práctica, arte y ciencia de la política. No es otra cosa que la puesta en escena y despliegue por parte de los estrategas electorales del PP de un recurso político definitivo: un magistral derroche de aburrimiento, meses y meses de un tedio antológico, casi ontológico.

Junto a su colorario inmediato, el hastío, este pavoroso y exasperante recurso se nos revela como un eficiente arma de destrucción masiva de los valores políticos democráticos. Destructora de ilusiones, desalentadora de la participación, fustigadora de esperanzas de cambio.

Seguir leyendo »

Cuestionario sobre movilidad sostenible

La Movilidad es un derecho social, reconocido por la ONU. Definimos  Movilidad Sostenible como el conjunto de medidas que posibilitan el acceso colectivo a servicios básicos -educación, sanidad, comercios- y a actividades cotidianas -trabajo, formación, cultura, ocio- de manera segura, eficiente energéticamente, accesible para todos y respetuosa con la salud de las personas, minimizando índices de contaminación o el ruido, entre otros.

Según datos del censo municipal del 1/1/16, en el municipio de Murcia habitan 441.023 personas. El 68 % de su población (300.470) vive en las 54 pedanías. Muchas de ellas distan pocos kilómetros de la capital y están muy próximas entre sí. En la Costera Sur, por ejemplo, de El Palmar a Los Ramos hay tan sólo 14 kilómetros de distancia. En los 9 pueblos que se recorren por la llamada  “Costera Sur” habitan 81.235 personas.

Si definimos “Inmovilidad Insostenible” ( I.I.),  como las condiciones de vida en las que resulta muy difícil ejercer el Derecho efectivo a la Movilidad antes relatado, hemos de ser capaces de aplicar dichos conceptos a la realidad que vivimos los vecinos de la Costera Sur . Ser capaz de valorar nuestras condiciones de vida es el primer paso para  poder mejorarlas. Por eso, te invito a realizar este breve cuestionario   

Seguir leyendo »

Con Maquiavelo en las encrucijadas

No todos los grandes personajes de la Historia  disfrutan o disfrutaron la gloria que trataron de forjar. Nunca fue bien visto ese gusto por la vida de Epicuro, ni las vidas tumultuosas y apasionadas del Hölderlin o Rimbaud. Dostoievski vivió atormentado. Robespierre será siempre recordado más por los excesos de la Revolución que por sus esfuerzos, sus discursos y sus decretos por la democracia, la igualdad y la república que al final le costaron la vida.

Pero si existe un pensador verdaderamente maldito es, Niccolò Machiavelli (Maquiavelo). Éste  fue sin embargo, un florentino de fino humor, amable, amistoso, trabajador, psicólogo, conocedor como ninguno del alma humana y de la Historia antigua, que dedicó todas sus fuerzas a la república de Florencia, organizador de su Milicia y gran teórico de la Ciencia Política.

Fue un observador cuidadoso y un analista sagaz de la política, sobre la que meditó profunda y sistemáticamente. Pero los moralistas, en especial los eclesiásticos, no le perdonaron jamás que no se preguntara sobre el valor moral de los actos y que los examinara solo por su valor político. Fue ese abordaje científico el que sin embargo le permitió acertar al prever con precisión el comportamiento del hombre político y en base a ello establecer los principios para mejorar la república.

Seguir leyendo »

La gran meada

En “La Juventud”, de Paolo Sorrentino, la trascendencia de las grandes fatigas humanas se habla con el lenguaje trivial y fútil de lo cotidiano.

Fred Ballinger y Mick Boyle, dos amigos veteranos, están en esa ración de la vida en la que lo pasado gana a lo futuro en cantidad, y también en calidad. Hospedados en un hotel en los Alpes suizos, donde gastan las vacaciones, Fred y Mick visten sus tristezas con un entorno exuberante, como para que salgan perdiendo en la comparación y se hagan más pequeñas.

“La Juventud” es una muestra natural, el resultado de meter la mano en el saco de lo que todos somos, revolver un poco, y extraer de ese Todo una parte que, aun siendo parte, nos evidencia.  

Seguir leyendo »

Catedral Vieja de Cartagena; Esperpento y Cultura

Me informan que este tórrido verano el esperpento de raíz valleinclanesca dejó su castizo callejón del Gato madrileño para cruzar por el cartagenero callejón de la Aurora e instalar sus deformadores espejos en la mismísima iglesia de Santa María. Sí, la también llamada desde el siglo XVIII catedral vieja de Cartagena. El asunto sería pa jartarse de risa si no fuera porque participaron del elenco figurantes tan singulares como nuestro inefable alcalde, Pepe López, y  miembros de una atrabiliaria entidad de marcada ideología cartagenerista que atiende al alias de Plataforma Ciudadana Virgen de la Caridad. Atendió la función un nutrido público de cientos de cartageneros interesados por su patrimonio y otros tantos visitantes y turistas.

Hacía tiempo que se demandaba la apertura al público de este singular templo erigido tras la Reconquista sobre el graderío del Teatro Romano de Carthagonova. Resulta que por fin este julio su titular, el obispado, tuvo a bien en excepcional cumplimiento de esa normativa que afecta a los BIC (bienes de interés cultural), abrir al público el monumento en cuestión unos días al mes. Pero ahí no quedó la cosa, sino que su ilustrísima se estiró el bolsillo al punto de destinar unas perrillas al contrato de una guía oficial; cosa esta tan loable como inusual en nuestra Región. Aquí es práctica común si un municipio u otra institución decide organizar visitas guiadas, saltarse la normativa en vigor y echar mano del primer amiguete con tan buen pico como nula preparación y acreditación profesional. Pero es que además, loado sea el Señor, el Santo Espíritu pareció guiar sus pasos, pues dieron en contactar con una excelente profesional, debidamente acreditada como guía oficial, licenciada en historia, apasionada del patrimonio, gran comunicadora y entrañable persona.  El caso es que a pesar de darse por una vez, y sin que sirva de precedente, todas las condiciones para ofrecer un servicio cultural gratuito, digno y valioso para cartageneros y visitantes, el asunto no satisfizo plenamente a las huestes cartageneristas concitadas en torno a tan pintoresca plataforma. Y no lo hizo porque lo juzgaron parte de ese supuesto contubernio murciano-masónico cuyo mayor instigador parece ser ahora el obispado. Andan, con el alcalde a la cabeza, a uñas con su ilustrísima a cuentas de la legendaria usurpación de la capitalidad de la sede episcopal carthaginensis y la consiguiente naturaleza catedralicia del templo cartagenero. Y todo en beneficio de ese vulgar edificio de infame y recargada fachada sito en la murciana plaza de Belluga. Sumen a esto la reliquia de los calostros de la madre de Aníbal, la primera misa oficiada en Hispania por el apostol Santiago, allí mismico, frente a las barbas de los magistrados romanos de Carthagonova, y cuanta sandez histórica sirva a su irredento cartagenerismo, y empezaran a entender el ilustre paño intelectual que nos ocupa. El primer día que se abrió el templo entraron pertrechados de velas, vindicativas camisetas y otros enseres. Ignorando a la profesional a cargo del asunto, tomaron posesión del sigular edificio y, entre hostigamientos y menosprecios varios, boicotearon cuanto gustaron su trabajo. Aquel primer día, contaron con la inestimable presencia de nuestro simpar alcalde cartagenerista, quien me dicen que armado de una gran ramo flores, de un saltarín arrebato accedió sin permiso al espacio arqueológico vallado que se halla entre la columna de los mártires y la pretoriana. Ante la perplejidad del resto de público, llegaron a simular una suerte de altar y lo que se antojó un oficio religioso. Siguieron acudiendo en días sucesivos, interrumpían malencarados a la guía, o bien ofrecían tras la visita oficial explicaciones absolutamente carentes de rigor a una asombrada audiencia. Me cuesta reproducir los innumerables disparates que día tras día salieron por esas bocas, las lindezas que dedicaron a la guía profesional encargada, el hostigamiento continuo y el menoscabo a su labor. Tal vez su mayor delito fuese el llamarse Fuensanta, sospechoso nombre donde los haya. Debió encrespar los ánimos el jodío nombresico , pues a pesar de ser mi estimada Santi cartagenera por parte de madre, fue sagazmente interpretado por tan ilustrada grey como la prueba definitiva de hallarse ante una hostil agente de pérfido murcianismo, depredador de las nobles esencias cartageneristas.

Como representante regional de cultura de Podemos, me parece un asunto tan triste como de escasa enjundia política; como casi todo lo que tiene que ver con nuestro peculiar alcalde.

Seguir leyendo »

No es fiesta, es muerte

En 2015 se registraron más de 16.000 festejos con animales en España, muchos de ellos llevados a cabo con una notoria crueldad según denunció Dignidad Animal. Si bien esta cifra se va reduciendo gracias a la a la movilización social, todavía se celebran muchos espectáculos caracterizados por su gran brutalidad y sufrimiento.

Junto con la presión ciudadana, la llegada de candidaturas del cambio a gobiernos locales ha contribuido al nuevo desarrollo normativo, avanzando en la protección de los Derechos de los Animales. Sin embargo, contamos todavía con legislación estatal y autonómica que ampara la celebración de eventos taurinos, reconociéndolos como fiestas culturales que, dicho sea de paso, sobreviven en parte gracias a subvenciones que reciben de las administraciones.

En este sentido, el Parlamento Europeo ya rechazó subvencionar la tauromaquia con fondos públicos. Este es un detalle importante porque la tauromaquia cada vez tiene menos aceptación entre la sociedad civil y lo que permite su supervivencia es en parte el dinero que recibe a través de subvenciones directas e indirectas.

Seguir leyendo »

Debates y demandas

Siguiendo de cerca los textos del vicepresidente boliviano Álvaro García Linera, Íñigo Errejón ha asegurado, sin ánimo pesimista alguno, que los resultados del 26J depararon una situación de “empate catastrófico” en la que lo nuevo no tiene fuerza para conducir y lo viejo no tiene fuerza para restaurar la normalidad anterior. En ese análisis, el 15M se interpretó como el punto del desvelamiento de la crisis de Estado. Posibilitó la emergencia de una identidad política nueva en un marco transversal ante la insatisfacción de demandas sociales que habían quedado huérfanas de canales institucionales de representación. El “¡No nos representan!” fue el icono de aquel momento.

La expresión de esas demandas desbordó los marcos simbólicos existentes, de tal manera que su propuesta de una dicotomización vertical del campo político vendría marcada por una caracterización en términos de “momento populista”. Estaríamos, de acuerdo a las lecturas del teórico argentino Ernesto Laclau, ante una situación en la que el sistema de poder existente es incapaz de satisfacer la mayor parte de las demandas sociales que recibe y concurre la posibilidad de que una parte pueda configurar un todo. Esta operación es lo que se ha denominado, en este marco teórico, hegemonía. Dicho con otras palabras, los plebs, los menos privilegiados, se arrogan para sí la pretensión de ser populus legítimo, de ser pueblo.

No obstante, hay que señalar que esta lógica podía darse en un país con una baja institucionalidad o en un país altamente inestable como Bolivia en donde una fractura social como la que significó la guerra del Agua desencadenó un proceso de dualización social tan agudo que aquella conflagración más o menos intensa de fuerzas y demandas pudo disputar la reconfiguración de posiciones por el control del Estado y, por lo tanto, en el sistema de instituciones y de normas y reglas de carácter público que configuran durante un periodo duradero la vida política de un país.

Seguir leyendo »

La ausencia de debate en la escena musical de Murcia

El pasado 21 de julio el diario El País publicó un reportaje  sobre la situación de la evolución del circuito musical murciano. Éste, a grandes rasgos, propugnaba una visión de una Murcia cosmopolita. Pero la realidad es distinta.

En primer lugar podríamos hablar de una Administración Pública macrocefálica que rara vez a la hora de apoyar un proyecto se ciñe a su carácter cultural y no a su rentabilidad económica. Esto es plausible en un empresario o en una corporación; pero no en un ente público encargado de ejecutar un mandato dimanante del derecho positivo. El Ayuntamiento se limita, en muchas ocasiones, a sufragar ofertas que a menudo dejan en letra muerta uno de los apartados generales de la Ley General de Subvenciones como es el de la concurrencia competitiva.

Sin embargo, que el Consistorio lleve a cabo su labor pública de forma parcial es algo absolutamente normal. La prueba de ello fueron las declaraciones del concejal de Cambiemos Murcia, Sergio Ramos, en que manifestaba que el Ayuntamiento cubrió las pérdidas del festival SOS 4.8 mediante la celebración de un contrato que no pasó por la pertinente convocatoria pública, como recogió este  medio el 19 de abril de 2016.

Seguir leyendo »

La anestesia de los medios de comunicación

Hace una semana una noticia indignó al pueblo murciano: salió a la luz que Juan de Dios Martínez, director de Radio Televisión Española en la Región de Murcia, fardaba de ofrecer la información que él quería en concordancia con sus intereses. Sin embargo, no se trata de una persona que se dedica a manipular información y nada más, estamos ante un claro ejemplo de un medio de comunicación que no informa, sino que forma, durmiendo a todos los lectores, espectadores y oyentes, como si se tratara de una anestesia general que les impidiera levantarse contra sus opresores. Por si ya fuera poco preocupante el problema, a esto se le suma que la anestesia no solo impide la subversión, sino que provoca que se actúe según quiere el que informa, esto es, que no solo no se va a votar al partido «bolivariano», sino que se va a tomar como la mejor elección la misma de quien te informa, en este, y en la mayoría de los casos, el Partido Popular. Por tanto, anestesia, porque te duermen y no reaccionas, y además te operan para que actúes como ellos.

Efectivamente estamos hablando de alienación, término recuperado por los teóricos del conflicto del siglo XIX para explicar por qué los proletarios, a pesar de estar oprimidos y explotados diariamente seguían  trabajando y beneficiando al burgués. Esto ocurre porque el obrero es narcotizado, es extraño de sí, no sabe realmente qué es ni por qué es así, es decir, es preso de una ideología, de una forma de pensar que le hace actuar como quiere su dueño. Por todo esto, el proletario necesita emanciparse de la ideología impuesta y así adquirir la conciencia de clase que le va a hacer salir del paso y luchar contra su carcelero.

Esta alienación existe porque el obrero se siente como un simple medio de producción, pero llevémoslo a la actualidad: llevamos años pensando que democracia es votar cada cuatro años y que en ese tiempo el político tiene la capacidad de hacer cuanto le plazca, de repente nace un partido que quiere dar voz al pueblo y le machaca la prensa, siendo esta una forma más de evitar el cambio, es decir, la anestesia de los ciudadanos. Bien se dijo «la religión es el opio del pueblo», claro, lo era, y ahora que cada vez tiene menos influencia en la población, el verdadero opio son los medios de comunicación que están al servicio del poder imperante y del cacique de turno.

Seguir leyendo »

De resaca olímpica

Ahora que se ha apagado la llama olímpica, que la delegación española ya ha regresado a nuestro país y que las televisiones vuelven a ocupar su programación deportiva habitual,-al margen de Teledeporte que sigue emitiendo las competiciones olímpicas en redifusión-, en donde la gimnasia rítmica, el bádminton, la halterofilia, el hockey… tienen que competir con el fútbol que todo lo domina, llega el momento de la reflexión sosegada y serena sobre la realidad deportiva de nuestro país más allá del resultado en el medallero olímpico.

A todos nos gusta ver a los nuestros subidos al pódium mientras se iza la bandera española pero el número de medallas no lo es todo para valorar nuestro nivel deportivo. Somos un país donde prima la heterogeneidad en la práctica deportiva, prueba de ello es que hemos participado en 25 de las 28 disciplinas deportivas que componen el programa olímpico consiguiendo resultados diversos pero estando en la mayoría de ellos entre los primeros diez clasificados.

Nuestro deporte, afortunadamente, ha dejado de ser sólo cosa de hombres. Hemos acudido con menor número de mujeres que de hombres siendo estas las que mejores resultados deportivos han cosechado. Y ya no hablo sólo en términos de cantidad sino que además hemos participado en deportes en donde su práctica no es mayoritaria en nuestro país: bádminton, waterpolo, rugby o hockey hierba son buena muestra de ello. El hecho de que nuestro sistema propicie el acceso a la práctica deportiva en igualdad de condiciones para la mujer y el hombre es un hecho digno de destacar aunque no suficiente, pues aún se deben apoyar desde las distintas Administraciones públicas la conciliación de la actividad deportiva y familiar en términos similares a lo que debería suceder en el ámbito laboral.

Seguir leyendo »