Opinión y blogs

eldiario.es

La teta papal

La loba Luperca amamanta a los hermanos Rómulo y Remo desde hace quién sabe cuánto en la Piaza del Campidoglio de Roma. Los pequeños fundadores de la ciudad beben directamente de las ubres de su madre, que parece esperar paciente a que a sus lobeznos les llegue la saciedad a los estómagos. Qué espontánea y despreocupada publicidad la de la estatua. Qué necesidad y qué urgencia.

Hace ya unos días, se reflejaba como noticioso en medios  españoles e internacionales el hecho de que el Papa Francisco, durante una ceremonia bautismal celebrada en la Capilla Sixtina, animase a las madres de los niños bautizados a amamantarlos “sin miedo” y “con tranquilidad” en público.

Al parecer, no es la primera vez que el Papa se manifiesta a favor de la libertad de las madres a hacer algo tan natural y sano como amamantar a sus hijos en el lugar que les plazca. O, mejor, cuando y donde sus hijos lo necesiten. En las ocasiones anteriores, los medios también lo consideraron noticia.

Seguir leyendo »

El Blanco o el modelo de ciudad mediterránea (Murcianos, desde estas acequias, mil años os contemplan. Os contemplaban)

Con mi agradecimiento a Robert Pocklington por su trabajo sobre algunos términos etimológicos de la zona.

Capítulo I. Donde el agua trabaja

"Pero si una empresa extranjera quiere hacer unos pisos en Marbiella, ¿qué más les da a los marbellíes que yo me lleve unos milloncejos por darles el permiso?", Jesús Gil, entrevistado en TV cuando era alcalde de Marbella.

Seguir leyendo »

El Blanco o el modelo de ciudad mediterránea (Murcianos, desde estas acequias, mil años os contemplan. Os contemplaban)

Con mi agradecimiento a Robert Pocklington por su trabajo sobre algunos términos etimológicos de la zona.

Capítulo I. Donde el agua trabaja

"Pero si una empresa extranjera quiere hacer unos pisos en Marbiella, ¿qué más les da a los marbellíes que yo me lleve unos milloncejos por darles el permiso?", Jesús Gil, entrevistado en TV cuando era alcalde de Marbella.

Seguir leyendo »

Un 2017 murciano: pasos firmes en la insostenibilidad

Pocos años habrán empezado tan mal como este 2017 para la tierra murciana; y es tan consistente la mala marcha de esta región que todavía acabará peor de como empieza. El análisis de situación, en coordenadas globales, apenas necesita del manejo de unos pocos datos y del uso del sentido común (recurso natural éste, de existencias declinantes, sí, pero al que hay que apelar necesariamente).

Lo primero a constatar, y que merece la máxima atención, es el importante hito conseguido por nuestra agricultura intensiva (mediterránea, industrial… en definitiva, agroindustria) con una solemne declaración de incompatibilidad que, siendo global, sin embargo ha eclosionado especialmente en su relación con nuestro ecosistema de bandera, el Mar Menor; pero que ha demostrado, de paso, que resulta ya insoportablemente perniciosa no solo para el suelo sobre la que se asienta sino y sobre todo para el agua de la que pretende vivir.

Esta agricultura demuestra, crecientemente, ser una actividad en exceso agresiva con el medio ambiente y, por lo tanto, insostenible en el tiempo. Una tierra de escasos recursos hídricos, dependiente de cuencas ajenas y en permanente estado de déficit, se empecina en un modelo agrario que esquilma y degrada el principal recurso, sabiendo que a medio plazo este escaseará tanto por la explotación inclemente a que se lo somete como porque ninguna otra cuenca dispondrá de excedentes que trasvasarnos, teniendo que lamerse sus escaseces con lo que haya.

Seguir leyendo »

Decisiones

Quizás sí, o tal vez no, seamos conscientes de que el día de hoy, nuestro presente, es el producto de todas y cada una de las decisiones que hemos ido tomando a lo largo de nuestra vida.

Es probable que muchas de ellas estén condicionadas por nuestro entorno, por nuestros familiares, amigos, así como por otras cuestiones de tipo cultural que, consciente o inconscientemente, nos afectan en nuestro día a día.

“Yo soy yo y mi circunstancia”, decía Ortega.

Seguir leyendo »

La “cuestión docente” y el Pacto Educativo

Primeras voces sobre el Pacto Educativo, y la primera en la frente. Dicen los amigos de Ciudadanos que “la cuestión docente, la convivencia escolar y las evaluaciones al sistema educativo, son los temas prioritarios que Ciudadanos pondrá sobre la mesa.”

¿En serio? ¿Esas son las prioridades? ¿Nada de reducir el número de alumnos por aula? ¿Nada de mejorar la distribución de alumnos, de evitar la formación de guetos?, ¿Nada de recuperar todo lo perdido en atención a la diversidad?, ¿Nada de implantar y extender una Formación Profesional de verdad y no ese engaño que nos trajo la LOMCE para mantener, con el menor gasto posible, a los alumnos que no quieren estudiar dentro de un aula a la que simplemente se le cambió el cartel y se la llamó “taller”?

Pues no, “la cuestión docente”, esa es la prioridad. Lo que viene a significar, por si alguien no lo ha traducido todavía: “la culpa la tienen los profesores, los profesores son muy malos”.

Seguir leyendo »

Del cartucho de pipas al cartucho navideño

Del salado cartucho de pipas hemos pasado al insulso cartucho
navideño. Un cartucho boca abajo (o maceta de helado invertida) con
mástil de acero, varillaje flexible y profusión de multicolores
bombillas de bajo consumo, patrocinado por una eléctrica, una entidad
bancaria o un supermercado y predispuesto a guisa de parpadeante gran
abeto nórdico donde los afortunados ciudadanos pueden celebrar la
Navidad dándose un baño de luces que predisponga su ánimo a salir
corriendo a comprar lo que sea en el gran almacén de la esquina, donde
ofrecen la ilusión del tres por dos.

El salado cartucho de papel lo improvisaba sobre la marcha el pipero
ahuecando con maestría una hoja de papel de periódico que remataba por
la base con una punta sellada con donaire, desparpajo y chulería:
«¡Pipas recién tostadicas, una delicia para los paladares más
exigentes, otro... para quién!». Por una perra chica o una perra gorda
los críos de mi generación nos llevábamos un cartucho de pipas muy
ilustrado. Porque, con las pipas, el cartucho nos procuraba noticias
de la muerte de Manolete en Linares, el baño de masas de Eisenhower en
Madrid o la llegada del barbudo Fidel a la Habana.  

El insulso cartucho navideño han dado en plantarlo al unísono en el
año que se fue los 8.112 alcaldes de todos los municipios de las
Españas; que, superadas las dos que nos helaban el corazón, van ya por
no menos de diecisiete. En mis viajes del norte al sur y del este al
oeste peninsular, no he parado en los últimos días de encontrarme de
buenas a primeras con el cartucho navideño que todo alcalde que se
precie de novedoso se jacta en plantar más enhiesto y con más luces
que el del pueblo vecino.

Seguir leyendo »

Diez deseos en materia de Gobierno Abierto para 2017

Que el Gobierno Abierto está situado en el epicentro de la agenda política internacional es un hecho, como también lo es el largo camino que queda por recorrer para una implantación exitosa en los distintos poderes del Estado y niveles de Administración en España, e igualmente en sus diferentes facetas: transparencia, participación, colaboración y datos abiertos. En este artículo recojo algunos de los principales hitos en el camino hacia un Gobierno Abierto que responda a las expectativas creadas en torno a él. Coincidiremos en que son todos los están, pero a buen seguro no están todos los que son.

1.Que el  derecho de acceso a la información se convierta en un derecho fundamental, es decir, tramitar la Ley de Transparencia como Ley Orgánica, con la correspondiente interpretación doctrinal aparejada.

2.Avanzar en una  transparencia efectiva y de calidad, lo que significa, entre otras cosas, que la ciudadanía pueda acceder, comprender y usar la información disponible.

Seguir leyendo »

Y dale con el fracking: a ver si nos entendemos

Los ataques esporádicos con que nos sorprende el fracking, sistema de explotación de hidrocarburos que recurre a la fractura hidráulica de capas subterráneas de pizarra obligan, una y otra vez a destacar los aspectos por los que merece un rechazo redondo, sin paliativos; y entre ellos ha de destacarse la incongruencia que plantea en relación con la necesaria lucha contra el cambio climático.

Sostengo, con creciente convicción, que la clase política (políticos alineados, instituciones de poder) no cree en conjunto en el cambio climático; y si cree, le importa bien poco porque se trata de un problema que se percibe a medio y largo plazo, y prestar atención a esos asuntos de futuro carece de interés y además, quema y erosiona, sin resultados político-electorales. La clase empresarial (singularmente las empresas de obra civil y las tecnológicas) no se preocupa en creer o no, pero tiene muy claro que las expectativas de negocio son ilimitadas, por lo que hacen lo que pueden por estimular medidas preventivas.

Pero el común de los mortales, que no tiene por qué violentar el raciocinio por cálculos políticos o intereses de negocio, entiende que el factor principal del cambio climático y las catástrofes que implica consiste claramente en la quema masiva de combustibles fósiles, y que una forma imprescindible de contribuir a modificar positivamente la tendencia hacia el desastre es sustituir decididamente, día a día y sin pausa, esos combustibles por otros menos agresivos, procedentes de las llamadas energías renovables: sol, viento y otras.

Seguir leyendo »

Nuevos consejos a los jóvenes (Libertad de expre¿qué? y de concien¿qué?)

Uno de los expertos invitados al congreso “El País con tu futuro” (celebrado la semana pasada en Madrid, con el patrocinio de Banco de Santander, Puleva, Telefónica, Ford, Bayer… en fin, p’a qué seguir), les esclafó* a los 3.800 alumnos de bachillerato allí reunidos: “Llevad cuidado con lo que escribís [en las redes sociales de internet], a algunos les ha costado su trabajo”. Así. Tranquilamente, arropado por el mérito de ser uno de los community manager más exitosos de España. Sin sonrojarse. Y sin haber desayunado, como dice mi pareja, que si llega a cenar fuerte…

“Llevad cuidado con lo que escribís que a algunos les ha costado su trabajo”. Podría haberlo dicho Calígula, Stalin... Pero lo dijo un señor joven, exitoso, un ganador en el burbujeante mundo moderno.

Seguir leyendo »