eldiario.es

Menú

Zafarrancho en la Glorieta

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

No es la primera vez que alguien amenaza con una moción de censura, lanza el mensaje a los cuatro vientos, teatraliza unas conversaciones y, al final, todo se queda en agua de borrajas, bien porque no se cuenta con respaldo suficiente o porque la iniciativa ni siquiera llega a debatirse.

Seguir leyendo »

Caciques

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

Las filtraciones de Roque Ortiz aleccionando a sus pedáneos sobre cómo pedir obra pública sin pasar por concurso y las amenazas de dejar sin trabajo a gente si pierden las próximas elecciones son la gota que colma el vaso de la opinión pública que ya está saciada de las maneras machistas y (ahora sabemos que) caciquiles de este personaje.

Seguir leyendo »

Secretos a voces

Empezando por las frases hechas, habría que decir que por la boca muere el pez. Siguiendo por los hechos comprobados, habría que pensar que el concejal Roque Ortiz lleva acumuladas, en poco más de media legislatura, suficientes salidas de pata de banco como para que se plantee que, a lo mejor, lo de la política no es lo suyo. Y terminando por los secretos a voces, habría que concluir que lo único que ha hecho el concejal de Fomento de Murcia ha sido vocear algo que todo el mundo daba por sabido.

Tan es así esta tercera premisa que ni siquiera el alcalde de Murcia, sentado junto a él, pestañeó al oír a su mano derecha pronunciar las fatídicas frases. Ha tenido que montarse el escándalo que nuevamente pone a Murcia en las portadas de los medios nacionales para que el regidor reaccionara.  Pero lo ha hecho tarde, primero, y mal, después.

Según Ballesta dijo, lo de Ortiz fueron “solo errores verbales que no se han materializado”. Debió oírlo mal en la ya famosa reunión con los pedáneos, porque el de Fomento hablaba del pasado, no del futuro. Que no se olvide, que no se olvide, se oye repetidamente en las grabaciones. Nadie puede olvidar algo que no ha pasado. Se recuerdan y se olvidan los hechos pretéritos, no los futuros.

Seguir leyendo »

El Mercado

Un día de mercado semanal cualquiera. Fruta, verdura, ropa, accesorios para teléfonos móviles, calzado, bolsos, pollos asados, chacinas, frutos secos, pijamas, mantas, paraguas, flores, fundas de almohada,…hay casi de todo. Barato.

Hoy he tenido que estacionar mi automóvil más lejos, y a las siete y veintiocho, cuando llego a mi centro de trabajo, ya hay un bullicio silencioso que se repite todas las semanas, una especie de alboroto contenido por lo intempestivo de la hora; y casi todos los puestos muestran su género a los primeros compradores, madrugadores, que se apresuran para convertirse en los primeros, vencedores de la jornada, en adquirir las mejores piezas de fruta y verdura, las más frescas y aún sin manosear. Aún es de noche y hace frío. A esa hora inhóspita, y mientras avanzo entre ellos con paso somnoliento, pienso que los dueños y empleados de los puestos han iniciado su jornada de trabajo incluso antes yo. Debe ser duro madrugar tanto, pienso mientras añoro la confortabilidad de mi cama.

La mañana discurre, así, con la algarabía habitual, el trasiego de gente, de bolsas y carritos de la compra que entrechocan entre sí en un desorden estandarizado. Hay reclamos constantes para llamar la atención de los transeúntes, que recorren los diversos tenderetes en busca del mejor género al mejor precio. Suena música popular de órgano. Si tuviéramos que explicar a un ente ultramundano qué es la vida, el mercado sería un buen ejemplo.

Seguir leyendo »

¿Por qué hay políticos que desprecian, insultan y amenazan a sus ciudadanos públicamente?

La clase dirigente política, no todos, pero sí un número importante, entiende la política como ese arte de establecer estrategias desde los despachos, bares o encuentros de comida en la casa de campo de turno, de cara a conseguir sus objetivos, utilizando todo a aquello que pueda condicionar el voto, donde la manipulación y el engaño van cogidos de la mano. Hay algo que es fundamental para esta clase dirigente, y es que la ciudadanía no piense, no reflexione, y que se deje llevar por frases publicitarias que le van a solucionar sus problemas.

Todo esto estaba enmarcado en el desprecio, insulto, risas…pero, siempre en privado, hasta hace unos años. Todos sabemos las malas pasadas de los micrófonos abiertos. Pero el escenario ha cambiado: esos desprecios, insultos y amenazas tienen un carácter público. Lo hacen abiertamente a través de los medios de comunicación y de las redes sociales sin ningún pudor. Como se dice popularmente, “con todo el descaro del mundo”.

El problema de la estafa financiera, que provocó la crisis económica, la tiene la gente sencilla, la gente obrera que pretendió vivir por encima de sus posibilidades. El problema de las pensiones son las personas que viven muchos años. El problema de la sanidad es que la gente se pone enferma y abusa de las recetas. El problema de la educación es que todo el mundo quiere estudiar. El problema de las ayudas sociales es que la gente se acostumbra a recibirlas y quieren vivir de ellas. El problema de los inmigrantes y refugiados es que se les ocurre venir a nuestros países para disfrutar de nuestro bienestar. El problema del orden público en relación con las protestas es que la gente no entiende que hacen las cosas para su bien, para generar prosperidad, bienestar y empleo. 

Seguir leyendo »

El discurso del prefecto

PP asegura que la citación de Pilar Barreiro para declarar en el Supremo solo pone "fecha y hora" a algo que se conocía

La senadora del PP, Pilar Barreiro

La que podríamos llamar “doctrina Pilatos” parece ser la que va a guiar la actuación, o más bien la no actuación, del presidente López Miras. Al menos en lo que se refiere a la corrupción. Lo que dijo en solemne primera rueda de prensa anual,es sufícientemente revelador. Da igual que se refiriera, contundentemente en apariencia, al caso concreto de la senadora del PP Pilar Barreiro en su etapa de alcaldesa de Cartagena.

Por muchas patadas que esté dispuesto a dar, lo que importa es que su respuesta deja traslucir una actitud condescendiente, cuando no cómplice políticamente hablando, con la supuesta corrupción y con los supuestos corruptos. Siempre que sean de su partido, claro: si la senadora implicada en la Púnica fuera de otra formación, la actitud del presidente sería harina de otro costal. Mientras tanto, se lava las manos públicamente.

Lo fía todo a lo que determinen los jueces. Postura explicable si los mecanismos de la justicia fueran rápidos y eficientes, de manera que los asuntos se resolvieran en cuestión de meses. Pero que, al cabo, solo sirve para aplicar lo mismo que viene haciendo el PP en asuntos de corrupción general y/o catalanes desde hace años y siguiendo fielmente a `Tancredo´ Rajoy: mirar para otro lado y esperar a que escampe.

Por tanto, todo lo demás queda prácticamente invalidado por esa actitud recalcitrante y contumaz de no querer saber nada de la principal lacra que arrastra el actual partido de Gobierno, aquí, en Valencia, en Madrid… solo equiparable a la que azota inmisericordemente a sus supuestos enemigos del PdCat, antes Convergencia, con quienes comparten los del PP principios ideológicos y actuaciones en tiempos de crisis.

Entonces, ¿qué dijo López de nuevo en un discurso de tamaña solemnidad que puede ser considerado pre-programático de cara a las elecciones locales y autonómicas que caen a la vuelta de apenas quince meses?

Bueno, pues se reafirmó en la sobada idea neoliberal de que desmantelar en la medida de lo posible las estructuras del Estado nos sacará de la crisis e instaurará el mejor de los mundos posibles. No tiene otro sentido sino ese el rimbombante anuncio de que intentará bajar el 1%, Montoro mediante, el peso del IRPF sobre los contribuyentes murcianos.

Con una descarga prometida de semejante porcentaje en su aportación general a la Hacienda pública, raro ha sido que las masas contribuyentes no se hayan echado a la calle para celebrarlo estentóreamente. Se ve que estaban muy ocupadas en las otras rebajas, las de verdad.

Seguir leyendo »

En tierra de nadie, la odisea de los menores no acompañados en Grecia

El 28 de julio de 1951, los Estados del mundo ratificaron la convención relativa al estatuto de los refugiados, llamada Convención de Ginebra, con la que se creó un nuevo derecho humano universal: el derecho de asilo. Quienquiera que esté perseguido en su país de origen por razones políticas, religiosas o raciales tiene el derecho inalienable de atravesar las fronteras y de presentar una demanda de protección y de asilo en un Estado extranjero. Pero, en estos momentos la Unión Europea está liquidando ese derecho. Se erigen muros, se impide que hombres, mujeres y niños que huyen de la tortura, la mutilación y la muerte puedan presentar una demanda de asilo.

Jean Ziegler, miembro del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

 

Seguir leyendo »

¿Es necesaria una televisión pública?

Las campanadas en la 7 Región de Murcia

Las campanadas en la 7 Región de Murcia

La trayectoria de las cadenas autonómicas está definida, en términos generales, por el predominio de la intervención de los gobiernos autonómicos de y una orientación en la programación que permite definirlas como cadenas comerciales generalistas de interés público. Aunque el debate siempre ha girado en torno a la  participación de operadores privados en medios públicos y el coste por habitante, las televisiones públicas tienen gestiones complejas: no sólo entran componentes políticos sino también laborales. En este caso, los progresivos expedientes de regulación de empleo–como el de Canal Nueve en la Comunidad Valenciana– han desacreditado su gestión. La ciudadanía, además suele ver en las televisiones autonómicas un gasto innecesario. Su programación, sin embargo, resulta una réplica de las televisiones privadas, compartiendo, además, un denominador común: la batalla por seducir a la audiencia.

Seguir leyendo »

La Televisión Pública que la Región de Murcia merece

Las Campanadas en La 7 Región de Murcia

Sacar un 0% de audiencia (share) en Nochevieja no me preocuparía, aún a pesar de que muchas otras autonómicas que competían contra los mismos gigantes nacionales tuvieran datos sensiblemente mejores. Podríamos debatir si esos datos de audiencia o los de rating correlacionan con la identidad regional, débil y maltrecha tras 20 años de rechazo de lo murciano; llevaría su tiempo. Lo que está claro es que la calidad no se mide por un audímetro, ni mucho menos. Días de Cine en La 2, un programa de culto, apenas alcanza el 2% en la mayoría de sus emisiones. Lo que nos debe preocupar de La 7, la que se supone que debe ser nuestra casa, no es el rendimiento comercial que tiene, sino el servicio público que da.

Una televisión pública autonómica es necesaria, desde la austeridad y el pluralismo, pero es necesaria (no siempre lo pensó así el PP que en 2012 finiquitó a la antigua 7). Necesaria porque en la Región hay un tejido creativo y de profesionales periodísticos que tiene mucho que decir al resto del país y a sus propios conciudadanos. Y necesaria, principalmente, porque la información veraz mejora la democracia, y la democracia de calidad crea gobiernos más eficientes. Ahora bien, hay serias dudas de que La 7 esté cumpliendo de forma satisfactoria el servicio público que tiene encomendado. Esto no tiene nada que ver con los profesionales que ponen, estoy seguro, su mejor empeño día tras día, a pesar de la progresiva precarización de sus condiciones laborales. El modelo de gestión indirecta es barato, pero tiene altísimos costes sociales. La falta de independencia que supone el contrato con Secuoya (lo privado escapa a las lógicas de imparcialidad de lo público) dificulta que esta televisión esté al servicio de construir ciudadanía. Tampoco es culpa de Secuoya, a fin de cuentas es una empresa privada, pero en el mundo de lo colectivo no todo se mide en dinero –afortunadamente–. Los servicios públicos deben seguir adecuaciones diferentes a la simple rentabilidad económica, así que de poco sirve que sea la TV autonómica más barata de España, máxime cuando ese logro se puede mantener con una revisión crítica del modelo.

El último e infame, por ser suave, ejemplo de manipulación política fue el corte de despedida que se le dedicó a Pedro Antonio Sánchez cuando anunció su dimisión como diputado regional. En lugar de contar que su salida de la política tiene relación con los casos de corrupción Púnica y Auditorio, se decidió hablar de Pedro Antonio Sánchez como el político "de origen humilde e hijo de comerciante que hace un paréntesis en su vida pública tras casi dos décadas dedicadas a la región”. Sí, un paréntesis. Uno no sabía si se trataba del típico vídeo de campaña con el perfil del candidato lleno de imágenes de recurso o una pieza de información. “En alguna ocasión ha confesado que de pequeño se colaba en los plenos de la asamblea, fue esa vocación la que le llevó a estudiar ciencia políticas", siguieron informando, haciendo omisión a la imputación por los delitos de prevaricación, malversación, fraude y falsedad documental por los que en julio de 2017 tuvo que volver a declarar ante el juez. Lo último fue meter al pobre Adolfo Suárez en medio, ya solo faltaba recurrir también a la memoria de Miguel Ángel Blanco. En cuanto lo vi lo primero que pensé fue lo mal que lo estaría pasando la periodista que leía la entradilla de la pieza-homenaje. Cuatro o cinco años de Periodismo pensando que esto sería como en The Newsroom  (serie de Aaron Sorkin para HBO) donde los editores y los periodistas luchan contra los intereses comerciales del holding periodístico para dar noticias buenas y fiables y de repente te ves dando una especie de  fake news sobre PAS. Canal Nou nos enseñó, a todo esto, que los políticos que utilizan a periodistas para sus intereses comunicativos terminan mal.

Seguir leyendo »

Carta abierta del cura de la PAH a los sindicatos: con el salario mínimo no se puede vivir

Queridos amigos  y compañeros Unai Sordo y Pepe Alvárez:

Recientemente habéis firmado un acuerdo con el gobierno de Mariano Rajoy, con el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y con el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, para que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 2018 sea de 736 €, en el año 2019 de 773 €, y en el año 2020 sea de 850 €, con 14 pagas, y siempre y cuando se produzca un aumento del PIB del 2,5% y se creen 450.000 empleos por ejercicio.

Me vais a permitir que os recuerde lo que dice nuestra Constitución Española en el artículo 35: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”. ¿De verdad pensáis que con ese salario en la actualidad se puede vivir con dignidad, atendiendo a tus necesidades y las de tu familia? No lo digo con ironía o mala leche, lo digo con tristeza, con mucha tristeza, y más pensando en toda esa gente afiliada a CCOO y UGT que pelea en las empresas y sigue luchando desde muchos ámbitos por la justicia social y para que las condiciones laborales permitan a los trabajadores y trabajadoras vivir, no malvivir.

Seguir leyendo »