eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Agrupaciones de electores: una alternativa a los partidos políticos

- PUBLICIDAD -

En la Región de Murcia se han impulsado una serie de Candidaturas Populares que apuestan por una nueva política más participativa, por la regeneración democrática y la justicia social. Estas Candidaturas se presentan a las elecciones Municipales, con el apoyo e implicación de los Círculos y Consejos Ciudadanos Municipales de Podemos, como Agrupación de Electores.

Es una fórmula alternativa al sistema obsoleto de los partidos políticos. Constituye una forma de participación activa y directa en la vida política que permite a un grupo de ciudadanos presentar una candidatura y concurrir a unas elecciones, al margen de los partidos políticos. Un político no nace, se hace, ¿pero cuándo comienza a cocerse en el horno de la política? Se supone que siempre hay un germen ideológico y una motivación que te impulsa a la acción.

La condición 'sine qua non' es afiliarse a un partido político, preferiblemente a uno de los que llegaron primero (llegaron para eternizarse organizando ellos mismos el sistema, en un extraño juego de metapolítica), pues así tendrás más posibilidades de cambiar el estado de las cosas.

Al cabo del tiempo cada partido tiende a homogeneizar el criterio de sus ilusionantes afiliados. Tienes dos opciones, o rebelarte y volverte por donde viniste o reír las gracias de las y los tipos de la ejecutiva. Cuanto más sonrías y aplaudas, más posibilidades tendrás de conseguir tu isla de Barataria.

De lo que se trata ahora es de apretar el botón que te digan en el momento que se te ordene. Apretar el botón, no molestar, estrechar manos y dar palmadas en la espalda, y así obtendrás tu derecho preferencial para entrar en el juego de las puertas giratorias.

Ahora por fin se habla del Régimen corrupto o de los vicios inherentes del sistema, y se debe en buena medida a que se ha llegado al límite de lo moralmente permitido. Los políticos “transitivos” que impulsaron esta nueva era y los que les han seguido hasta el día de hoy son los de siempre; han actualizado el sistema secular de este país desde la época turnista, en que se dividió en dos mitades alternantes.

El político profesional sabe de dónde viene (normalmente de las élites económicas o profesionales) y a dónde va (a cumplir el compromiso de sí mismo) y también sabe cómo vallar su cortijo para no permitir la entrada de nuevas familias ajenas al negocio.

El político profesional ha de dejar paso al político activista, al político ciudadano

Ya decía Baroja a través de uno de sus personajes: “Realmente es difícil encontrar nada tan vil, tan inepto y tan inútil como un político español”. Pero más significativa es la intervención de Alcolea refiriéndose a la política Municipal: “Era una política del caciquismo, una lucha entre dos bandos, el de los Ratones y el de los Mochuelos, unos liberales y otros conservadores. En aquel momento dominaban los Mochuelos. El Mochuelo principal era el alcalde, que suavemente iba llevándose todo lo que podía del municipio. El otro cacique era don Juan. Este gran Ratón no disimulaba, se quedaba con todo lo que podía, sín tomarse el trabajo de ocultar decorosamente sus robos”. Hace más de un siglo, ya el autor denunciaba a las élites políticas, el caciquismo y la corrupción.

Pues bien, después de una centuria ahí siguen los Ratones y los Mochuelos. Entre ambos han secuestrado las conciencias ciudadanas hasta tal punto que cuando ven amenazados sus reinos heredados, no han dudado en atemorizar a sus súbditos proclamando que ellos, y solo ellos, son capaces de sacarnos del pozo en que ellos, y solo ellos, nos han metido, porque son los únicos que tienen experiencia para gobernar, sobre todo en tiempos tan difíciles. Y sí, es cierto que no tenemos experiencia; y sí, ellos tienen la experiencia, desde luego, una experiencia que ha servido para lo que ha servido.

Hasta hoy hemos conocido la figura del político profesional, una figura absorbida y empapada por el sistema, a kilómetros de distancia de los ciudadanos y sus problemas. Creo que ha llegado la hora de cambiar esta figura de cera por alguien de carne, hueso y alma.

El político profesional ha de dejar paso al político activista, al político ciudadano, al intervencionismo directo de la ciudadanía, que es al fin y al cabo el origen y la finalidad de la verdadera política. Ha llegado el momento de hacer política de verdad, de recuperar y dignificar las ideologías al servicio del bien común. Ha llegado el momento de que un profesor, un autónomo, un electricista o un ama de casa (con su gran sentido común) participen de la actividad política diaria por que son ellos, somos nosotros, los que llevamos la vida normal que llevan los millones de españoles que hoy en día se sienten distanciados de esos políticos profesionales, que salen a la calle cada cuatro años, para convencer con sus promesas a unos electores potenciales a los que han rebajado a la categoría de números y así continuar sumando años de experiencia como político.

Contra todo esto se revela la “Agrupación de Electores”; una agrupación de ciudadanos y ciudadanas que se unen con toda su ilusión, esperanza y compromiso, para poder cambiar las cosas en su municipio. Para empezar a hacer otro tipo de política entre todos, donde primen los intereses de la mayoría y no los intereses particulares y partidistas.

Elia Olgoso es Profesora de Historia, candidata a alcaldesa por Águilas Puede y activista por la educación pública

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha