eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Sobre la Asamblea Ciudadana de Podemos

- PUBLICIDAD -

Próximamente, Podemos concluirá un nuevo debate, como el que tuvo su centro en Vistalegre hace apenas dos años, con muchas experiencias recogidas y cambios en España que se antojarían imposibles de antemano. Otra vez, hemos de parar a pensar qué Podemos queremos, con qué propuestas y en qué formato. Y todo para seguir imaginando con la ilusión y  construyendo, con los pies en el suelo, un País para la gente.

Porque de eso se trata, de conseguir un País que no nos avergüence con noticias diarias de personas que se envuelven en la bandera para tapar lo que nos roban. Sea con ingeniería fiscal y leyes que les permiten pagar menos que a usted o a mi o directamente defraudando y llevándose sus botines a paraísos fiscales. Sea desvalijando las arcas públicas con la socialización de las pérdidas en ruinosas inversiones que sólo son rentables para quienes las diseñan y aprueban. Sea recortando Servicios Públicos para demoler el Estado de Bienestar y justificar la necesidad de privatizar Sanidad, Educación o Pensiones, para quien pueda pagárselas.

¿Cómo conseguir una Patria que proteja a su gente? Esa pregunta debemos contestar para hacer de Podemos la mejor herramienta que lo haga posible. Por eso me preocupa que haya quien dice que “no se trata ahora de mirarnos el ombligo, que hay mucha gente pasándolo mal y tenemos que resolver sus problemas”.

Estoy de acuerdo. Igual que lo estoy con quien dice que estamos haciendo “un debate de procedimientos en vez de un debate de ideas”. El problema es que no se puede pedir que resolvamos los problemas de la gente sin poder debatir cómo lo hacemos. Y no se puede debatir sobre ideas de cómo hacerlo si el procedimiento para ello nos lo impide. Así que tendremos que hablar del procedimiento.

En la próxima Asamblea Ciudadana de Podemos, me gustaría poder debatir y decidir colectivamente las propuestas que debemos lanzar a nuestro Pueblo y las propuestas sobre cómo andar ese camino. Todos los términos, uno a uno: El lenguaje y la simbología que debemos utilizar; las relaciones con los movimientos sociales, que tanto han hecho por denunciar este régimen caduco y sin los que Podemos no existiría; el modelo de Estado y las relaciones entre las distintas realidades territoriales; nuestro concepto de Estado Social, garante de una vida digna para todo el mundo; el modelo económico sostenible y con proyección de futuro que pueda devolvernos a tanta gente que ha tenido que salir; cómo conseguir que las personas honestas y trabajadoras, que todavía no se fían de Podemos, lo hagan…

Hay mucho desarrollado en el Programa Electoral, pero como pudimos vivir tras los dos turnos electorales, también hay mucho por concretar sobre nuestra presencia en las instituciones y sobre la forma en qué podremos conseguir ser mayoría en ellas. No basta con eso, sin duda se necesitará una sociedad civil fuerte y movilizada que nos enseñe el camino y no nos deje apartarnos de él. Y Podemos ha de ser leal a su papel de voz del Pueblo, en el traslado de las reivindicaciones justas a las instituciones.

Pero para llegar a las instituciones y ser mayoría, ahora toca posibilitar la participación real en el debate de estos temas y encontrar las mejores soluciones.  No es mirarnos el ombligo, es hacer realidad aquello para lo que nacimos. Y eso no se hace simplemente diciendo sí a lo que se proponga en un único documento, que sin duda será muy bueno.  Se logra buscando la mejor respuesta a cada pregunta, intercambiando ideas y llegando a conclusiones. Escuchando a la gente que ha derrochado ilusión y esfuerzo, y que también está en la calle, en contacto con lo que opina y piensa su vecindario, su familia, sus amistades y la gente de su centro de trabajo.

En el balance que hicimos de las últimas elecciones, en el municipio de Murcia, tuvimos ocasión de oír esas voces llenas de sentido común y conocimiento. Voces de personas que llevan dos años dejándose la piel por este proyecto. Y tenemos que saber escuchar. No caer en el error de que solamente den el visto bueno plebiscitario a las ideas y propuestas de dirigentes que nadie va a poner en duda. Demos la oportunidad de hacer propuestas, debatir y decidir sobre cada tema. Y seguro que encontraremos la mejor manera de ganar este País para su gente.

Entre las posibilidades sobre la formas de decisión en Vistalegre II, sin duda, elegiré aquella que tenga una visión plural de Podemos, por territorios y por ideas, garantizando la proporcionalidad. Aquella que permita discutir y votar cada parte por separado, sin tener que elegir en función de las caras que representan cada opción. Votaré el modelo presentado como “Podemos para Ganar. Recuperar la Ilusión”.

No basta repetir hasta la saciedad que debe existir la máxima integración, que nadie sobra, si no se da voz y capacidad de decisión al conjunto.  Si no se posibilita el intercambio e integración de propuestas, para que sean, cada una, el reflejo de lo que piensa la mayoría. Si sólo se nos da la opción decir sí o no a una sola oferta que conlleva todas la líneas de actuación cerradas.

Vistalegre debe ser, otra vez, el momento de la ilusión.

*Toni Carrasco es secretario general de Podemos Murcia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha