eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

La crisis de la tosferina

- PUBLICIDAD -

La Consejería de Sanidad ha confirmado el fallecimiento de cinco bebés en España por la tosferina en lo que va de año: dos en Andalucía (Sevilla en septiembre y Málaga en octubre), uno en Galicia, uno en Cuenca (octubre) y uno en Cartagena (febrero). Todos ellos eran hijos de madres no vacunadas durante el embarazo, a pesar de que hay evidencia científica de que si se suministra la vacuna durante las últimas semanas de gestación, la madre transmite anticuerpos al niño, de tal forma que en el 91% de los casos estaría protegido los dos o cuatro primeros meses de vida, hasta que se le administre el medicamento al recién nacido.

Esta enfermedad infecciosa que ocasiona problemas respiratorios es altamente contagiosa. En los adultos es similar a un resfriado fuerte que se trata con antibióticos, pero en el primer año del niño es muy grave y especialmente mortal en los tres primeros meses de vida.

La escasez mundial de esta vacuna y el repunte de la tosferina, que es de evolución cíclica, ha obligado a las comunidades españolas a elegir entre vacunar a los niños de 6 años o a las gestantes. Sólo siete comunidades se han decantado por la segunda opción: Asturias, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra y País Vasco, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, que el pasado junio a través de la Comisión de Sanidad Pública informó de que es preferible tratar a las embarazadas antes que a los niños de seis años. El resto de comunidades hizo caso omiso. Ahora Castilla la Mancha, tras la muerte del bebé de dos meses y medio en Cuenca, ha decidido vacunar a las embarazadas desde el 9 de noviembre. La Rioja comenzará a suministrarla a partir del 1 de diciembre, mientras que Andalucía, Madrid y Murcia han anunciado que esperarán a enero del 2016.

Parece que siempre hay que esperar a que pase lo peor para reaccionar, en lugar de que exista una respuesta ágil, eficaz, rápida y conjunta

Desde el comunicado del Ministerio de Sanidad en junio, ha habido una desinformación general a las afectadas sobre la conveniencia de ponerse la vacuna, incluso muchas de ellas afirman que se han enterado gracias a los medios de comunicación. Parece que siempre hay que esperar a que pase lo peor para reaccionar, en lugar de que exista una respuesta ágil, eficaz, rápida y conjunta, especialmente por parte de aquellas comunidades que obviaron las recomendaciones y que han pasado a la acción tras hacerse público los fallecimientos de los recién nacidos.

La sanidad es algo serio, las advertencias que emita el Ministerio de Sanidad han de ser tenidas en cuenta de forma firme y uniforme para toda la población española y que esta no se vea afectada por 17 decisiones sanitarias distintas debido al traspaso de competencias. Todos tienen derecho a este u otro tipo de tratamiento, sin hacer distinción de donde uno proceda o nazca. Es por tanto necesario que se establezca un único calendario de vacunaciones para todo el territorio nacional, porque la situación actual no beneficia a nadie.

Hay escasez de vacunas y solo dos laboratorios la suministran, pero hasta 2017 probablemente no reanudarán su producción. Se especula tenga que ver con la rentabilidad puesto que su precio es muy barato, pero la producción es muy lenta, entre 18 y 24 meses. Y en todo este escenario, el Ministerio confirma que ha adquirido 60.000 dosis, las cuales no sabemos si serán suficientes, cuándo llegarán y cómo se repartirán. A lo que añade que las cifras oficiales sobre la mortalidad de esta enfermedad no la conoceremos hasta 2017. El Ministerio de Sanidad pide calma, pero la sociedad pide más información, trasparencia y seriedad, porque con la salud no se juega.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha