Opinión y blogs

eldiario.es

¿Gran Coalición? Sí, la de los vascos

Iñigo Urkullu saluda a Alfonso Alonso

El tiempo ha dado la razón a quienes auguraron en las elecciones vascas de septiembre que el PNV terminaría pactando con el PP y el PSE. El propio Urkullu marcó la frontera durante la campaña cuando para azuzar el miedo al cambio alertaba de que EH Bildu y Podemos estaban dispuestos a pactar para desalojar al PNV de Ajuria Enea. En la omisión del resto de partidos se entendía tácitamente que Urkullu no veía con disgusto apoyarse en el PP y el PSE para evitar ese desalojo, pero en público Urkullu evitó expresar sus preferencias: anunciar en plena campaña el advenimiento del buen rollo con el PP hipercentralizador, corrupto y recortador de Rajoy hubiera sido de una enorme torpeza política.

Finalmente ese guion se ha cumplido. En noviembre Urkullu llegó a un acuerdo de coalición con el PSE, y esta semana lo ha hecho con el PP firmando el pacto de los presupuestos para 2017 en Euskadi. La Gran Coalición Vasca –PNV, PSE, PP– ya está oficialmente en marcha, aunque de facto lleve tiempo atendiendo a los deseos de los grandes intereses económicos del Oasis Vasco. 

Kutxabank está gobernado por PNV, PSE y PP y se ha convertido en el banco que más desahucia en Euskadi y en el más criticado por las plataformas antidesahucios por las dificultades para alcanzar acuerdos justos. Kutxabank ha recurrido condenas por el uso de cláusulas abusivas y ha ignorado las quejas por la utilización de los tipos IRPH. En manos de la Gran Coalición Vasca, Kutxabank también ha ejercido de oficina ilegal de favores a amigos: esta misma semana han sido condenados por corrupción el expresidente del banco Mario Fernández y el exdelegado del Gobierno en Euskadi, Mikel Cabieces.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Gora PETA

Portada del TMEO sobre la entrega de armas de ETA

El programa de humor de ETB 'Vaya Semanita' ha sido tan influyente en Euskadi que el vídeo del sellado de armas que ETA envió a la BBC hace tres años parecía inspirado en uno de sus sketches: dos señores encapuchados entregaban a dos verificadores un folio con la lista de las armas en una escenificación digna de corto amateur que animaba a difundir memes desternillantes por Twitter. ETA había pasado de dar miedo a dar risa.

Esta vez no ha habido sketch. El anuncio es mucho más importante –ETA ha anunciado el desarme completo e incondicional– y, por tanto, requiere de medios diferentes y al desarme se la ha puesto fecha de estreno como a las películas: el 8 de abril. Hasta entonces nos esperan tres semanas en las que no se va a hablar de otra cosa, que es lo que uno espera si quiere que el día D sea todo un éxito. A máxima expectación, máxima recaudación.

El anuncio de ETA es histórico –ya hay más días históricos que no históricos– y una gran noticia: ETA entregará las armas con las que amenazó y asesinó durante décadas. Pero con tanta grandilocuencia y solemnidad por parte de todos durante estas horas (y las que nos esperan), pareciera que ETA nos estuviera todavía haciendo un favor y tuviéramos que mostrarle cierto agradecimiento. "¿Cuántas Fantas más tenemos que pagar?", escribía Javier Vizcaíno.

Seguir leyendo »

El juego de la piñata en un cumpleaños como metáfora del capitalismo canalla

En Vitoria ha surgido en los últimos años un nuevo modelo de negocio que arrasa entre las familias. Bajo el nombre de fiestaleku o denominaciones similares han abierto locales que se alquilan para celebrar cumpleaños infantiles. Cuesta una pasta alquilarlos y no dan abasto: como no andes listo, te quedas sin fecha para el cumple de tus hijos. Por alguna razón, los pisos en los que vivimos han dejado de ser lugares adecuados para celebrar cumpleaños. Son pisos demasiado pequeños para atender a todos los invitados, o pisos poco atractivos –no tienen zonas de juegos infantiles como los fiestalekus–, o sencillamente es una de esas características de la sociedad de consumo en la que vivimos: una nueva oferta crea una nueva necesidad. Si las comuniones se han convertido en minibodas, los cumpleaños son ahora minicomuniones.

El resultado es que todos los cumpleaños son muy parecidos, prácticamente iguales en estos cumpleañódromos tan cómodos y exitosos: cambian los protagonistas pero el decorado es el mismo, y con el paso de los años uno no termina de distinguir unos de otros en la memoria. Pensaba en todo esto el lunes en un cumpleaños al que nos invitaron unos amigos. Fue en su casa. En su piso. Con comida cocinada por ellos, con niños corriendo por el pasillo y desordenando cuartos, con gente trayendo sillas porque no había suficientes para todos. Un cumpleaños hogareño.

El caso es que los cumpleaños infantiles, como todos los ritos sociales, tienen una serie de patrones –la tarta, los regalos, cantar ‘zorionak zuri’, etc.– a los que se ha incorporado el juego de la piñata. Hasta donde yo sé, el juego de la piñata era bastante divertido: se colgaba una bolsa llena de caramelos, se le tapaba la vista a un niño con un pañuelo, se le daba tres vueltas sobre sí mismo para que perdiera la orientación y tenía varias oportunidades para reventar la bolsa con un palo. En una versión más divertida todavía, se ponían varias bolsas y en algunas de ellas se metía agua o harina.

Seguir leyendo »

La irresistible adicción a un buen chute de nostalgia

Trainspotting Time Out

Renton, Spud y Sick Boy se bajan del tren en el mismo apeadero de las Highlands en el que se bajaron hace veinte años, frente a la montaña a la que fueron de excursión para espantar el mono de la heroína y terminar gritando que ser escocés es la basura más servil, patética y miserable jamás salida del culo de la civilización. Falta Tommy, murió enfermo de SIDA y han vuelto allí para recordar a su viejo amigo. 

Spud echa a andar con un ramo de flores amarillas en la mano. Renton y Sick Boy se quedan parados mirando al horizonte.

—Lo siento, lo estoy intentando con todas mis fuerzas pero no siento nada– suelta Sick Boy.

Seguir leyendo »

España, potencia europea en cabezas de caballo en la cama

A uno de los fiscales anticorrupción de Murcia le han entrado en casa dos veces. Los ladrones no buscaban dinero; buscaban información sobre la lucha contra la corrupción. Lo extraordinario del caso es que los delincuentes no disimularon su objetivo: no se llevaron la tele de plasma ni dinero en metálico, no tocaron nada salvo el ordenador y la caja en la que guardaba el teléfono móvil. Querían mandarle un mensaje. A su manera estaban dejándole una cabeza de caballo en la cama. Como en El Padrino.

La historia la contaba esta semana en la Cadena Ser Manuel López Bernal, el fiscal superior de Murcia que impulsó la investigación contra el presidente de la comunidad y que ha sido relevado. "Yo creo que la mayoría de los fiscales anticorrupción siente una cierta desprotección. Al menos, los compañeros con los que he hablado dicen sentirse así. Y lo que no puede ser es que al final los perseguidos seamos los fiscales que luchamos contra la corrupción por delante de los corruptos", explicaba López Bernal.

Que te dejen la cabeza de tu caballo en la cama es complicado: no todo el mundo tiene un caballo en casa. Por eso se han inventado otras formas de hacer llegar recomendaciones a quienes osan cruzar la línea: los aventurados que denuncian la corrupción dentro de su partido no son escuchados y, si continúan con sus impertinencias, son crucificados; en las empresas, el ostracismo o el despido son la respuesta; los poderes económicos se filtran en los medios, etc.

Seguir leyendo »

Salir o no salir de un grupo de whatsapp

El otro día tomé una de las decisiones más arriesgadas que se pueden tomar en la vida: abandoné un grupo de whatsapp. Lo hice un martes de madrugada para pasar desapercibido pero en el grupo quedó el rastro que me delata: "Iker Armentia salió". Pensaba que esta osadía me crearía muchos problemas, pero estoy relativamente bien: me acogí a un programa de protección de testigos, ahora vivo en Tucson, Arizona, y me llamo Mike Roberts.

Puedo asumir las consecuencias de mis decisiones, sé lo que me pasará si dejo de ir al curro por las mañanas o provoco un magnicidio, pero abandonar un grupo de whatsapp me suscita una gran inquietud. ¿Se lo tomarán mal? ¿Dejarán de saludarme y no me hablarán nunca más en la vida? ¿Me convertiré en un paria social? ¿Me descuartizarán y mandarán mis pedazos por correo a los medios de comunicación?

Abandonar determinados grupos de whatsapp en los que te han incluido contra tu propia voluntad produce una sensación extraña: hace que te sientas culpable con gente a la que apenas conoces. Mi ama se ha enfadado o un colega ha pillado un berrinche, bueno, ya se les pasará o ya lo arreglaré, pero ¿y esa gente desconocida con la que apenas hablo qué pensará de mí? ¡Dejadme volver al grupo, por favor! ¡En realidad no fui yo! ¡Fue mi hija mayor que me cogió el móvil!

Seguir leyendo »

Guía de artimañas para reabrir una central nuclear en España

29 Comentarios

La central nuclear de Garoña

La central nuclear de Garoña debía cerrar en julio de 2013 pero lo hizo a finales de 2012 porque no era rentable. La empresa Nuclenor (participada por Iberdrola y Endesa) tomó la decisión pocos días antes de que empezara el nuevo año que amenazaba con impuestos millonarios para el combustible nuclear "hasta el punto de llevar a Nuclenor a entrar en causa de disolución y en situación concursal", según palabras de la propia empresa.

Garoña cerró un año después de cumplir sus 40 años de vida útil. Los riesgos derivados de su antigüedad, su papel residual en la generación de energía en España  y el vencimiento de la vida útil recomendaban echar la persiana.

Zapatero pudo haber aprobado el desmantelamiento definitivo de Garoña en 2011, pero lo evitó y autorizó una prórroga de dos años. Los suficientes para no molestar a las eléctricas y permitir que el PP –que llegó a la Moncloa en 2011– comenzara la larga marcha hasta el despropósito que hemos vivido esta semana.

Seguir leyendo »

El peligro de terminar como Pérez-Reverte y Javier Marías

133 Comentarios

Arturo Pérez-Reverte

Con un bote de ansiolíticos y una cadera pocha crucé el pasado año el rubicón de los 40, esa edad en la que se supone que hay que mirar hacia atrás y hacer balance de lo vivido para tomar impulso hacia lo que llaman madurez y que no se sabe muy bien qué es. No soy especialmente partidario de visitar el peligroso parque de atracciones de Conócete A Ti Mismo: conocerse a uno mismo no trae más que problemas y… ¿quién de verdad no se conoce a sí mismo a estas alturas? Si tengo que elegir, prefiero la siesta a la terapia. Es más barata.

Y sin embargo desde hace un tiempo empiezo a notar una perturbación en la Fuerza que me preocupa. Ocurre de repente, de forma involuntaria. En el cumpleaños de algún crío se habla de que ya no se trabaja como antes y que ahora lo primero que quieren saber es a qué hora se sale del trabajo, y los políticos, madre mía, los políticos antes eran unos tipos serios, no este desmadre de la tele, y además son todos unos ladrones, y ese sobrino que ha pencado cinco y pasa de todo, solo piensa en salir los fines de semana y llega a las mil a casa y... Y ahí estoy yo, en silencio, hasta que me sumo con entusiasmo a la orgía de los lamentos: "¿Pero a esas horas qué hay abierto? ¡En qué tugurios andarán!".

Esto es más viejo que Sócrates –"los jóvenes hoy en día son unos tiranos, contradicen a sus padres, devoran su comida y le faltan el respeto a sus maestros"–, pero no deja de ser patético –y adictivo y reconfortante– que para justificar cierto sentido a nuestra existencia tengamos que arremeter por defecto contra los que vienen por detrás, contra las nuevas expresiones políticas y culturales, contra las nuevas formas de relacionarse, contra todo lo que no sea nuestro pasado criogenizado en una nostalgia perfecta. Y falsa.   

Seguir leyendo »

El mundo en el que vive el 1%

Cuando al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, un periodista de TVE le preguntó en Davos por el encarecimiento de la factura de la luz, contestó que "todo el mundo se acuerda cuando sube". En España un 11% de los hogares se declaran incapaces de calentar su vivienda en invierno, son cerca de 5 millones de personas afectadas, según el estudio de ‘Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética'  realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales. Ignacio Sánchez Galán ha acumulado más de 100 millones de euros de salario en los 15 años en los que lleva al frente de Iberdrola. Gana alrededor de 26.000 euros brutos al día.

Después de que el ministro Guindos anunciara una modificación de la Ley Hipotecaria por la sentencia europea sobre las cláusulas suelo, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, explicó que "España ha tenido y tiene el mejor mercado hipotecario del mundo". "Es verdad que ha habido gente que ha tenido problemas, desahucios, etc. Pero solo afectan al 1%-2% de los hipotecados", añadió. Según el Banco de España, el fraude bancario de las cláusulas suelo puede alcanzar hasta los 4.200 millones de euros. Para Bankinter, la cifra podría alcanzar los 7.500 millones de euros.

Alrededor de un millón de personas (856.388 de los principales bancos) fueron engañados por entidades bancarias en la mayor estafa que ha conocido España en las últimas décadas: las preferentes. El coste de dinero público para rescatar a los bancos españoles ha sido de 41.786 millones de euros, mientras miles y miles de familias han sido desahuciadas. Esta semana por primera vez han entrado en la cárcel banqueros que participaron en el saqueo de las cajas de ahorro. 

Seguir leyendo »

A los curas pederastas los tienen que juzgar los jueces, no los curas

27 Comentarios

El exvicario general de Gipuzkoa Juan Kruz Mendizabal

La escena empieza en una comisaría de policía de Boston en 1976. En una de las salas, dos niños dibujan en unos papeles, mientras un cura intenta convencer a la madre para que no denuncie al religioso que ha abusado de ellos. Lo consigue. El abusador sale con paso rápido por la puerta y monta en la parte trasera de un coche junto al emisario que ha mandado la Iglesia. El coche arranca y desaparece.

Así es el comienzo de ‘Spotlight’, la oscarizada película el pasado año que relata la investigación que llevó a cabo un equipo de periodistas del Boston Globe sobre los abusos sexuales que habían sufrido decenas de niños y el encubrimiento de las autoridades religiosas de la ciudad.

Lo que viene ahora no es una película. 1994. Burgi, Navarra. Es de noche en el campamento de los scout. Un chaval de 13 años se despierta sobresaltado en su tienda de campaña. Alguien le está tocando los genitales mientras se masturba. El chico está paralizado. No sabe qué hacer. Comienza a gritar “agua, agua” y golpea la tienda y finalmente sale de un salto y se enfrenta al abusador, un religioso de 32 años que es monitor del campamento. Al día siguiente, regresa a casa con sus padres. Más adelante los monitores se reúnen con el chico y sus padres, y les dicen que es su palabra contra la del cura, que lo niega todo. Y se comenta que si los abusos se hacen públicos tendrá consecuencias, la prensa, etcétera, y eso también le podría perjudicar. Él llora del disgusto. Los abusos no trascienden.

Seguir leyendo »