eldiario.es

Menú

Multas

La Ley de Seguridad Ciudadana, popularizada como 'ley Fernández', se queda corta en su propuesta de multas por infracciones que alteran el orden público o socavan las instituciones y sus emblemas y representantes. El Gobierno debería osar ir más allá y multarlos sin complejos, según interpretaciones extensivas de los supuestos contemplados.

- PUBLICIDAD -

La Ley de Seguridad Ciudadana, popularizada como 'ley Fernández', se queda corta en su propuesta de multas por infracciones que alteran el orden público o socavan las instituciones y sus emblemas y representantes. Como lo que se pretende con esa ley es que los ciudadanos no puedan ni protestar por el pisoteo de sus derechos, el Gobierno debería osar ir más allá y multarlos sin complejos, según interpretaciones extensivas de los supuestos contemplados. Un poco de imaginación teñida de esa esencia tan liberal del PP.

Por ejemplo: grupo de tontos beodos y vociferantes que celebran una despedida de soltero por las calles; pueden dar mucho juego recaudatorio. Multa por botellón espontáneo y por beber de las botellas a morro ─doble
multa en la corte de los milagros por befa a la alcaldesa─; multa si corean algo, aunque sea de índole sexual imaginaria, por manifestación no comunicada previamente y más multa porque tienen toda la pinta de que irán de putas; multa si pasan por delante del Congreso, aunque sea en sábado por la noche; multa porque el novio va disfrazado de monja y se mete en una iglesia en plena misa para comprobar si lo toman por una monja de verdad y multa porque además lleva una careta de Fátima Báñez y espanta a la feligresía; multa por escrache porque la careta es muy buena y los maderos creen que los amigos del novio atormentan a la ministra; multa a todo el grupo porque los maderos se ven obligados a tundirlo a palos y esas imágenes, grabadas por la propia Fátima Báñez que pasaba casualmente por allí y duda si le están haciendo de verdad un escrache o si es un milagro de la Virgen, las cuelga la ministra en Internet y los maderos se sienten deshonrados; multa al novio por ir doblemente encapuchado en su alteración del orden público; multa por deslumbrar a los maderos al reflejarse la luz de las farolas en las botellas que aferran; multa por llamar a los maderos hijos de las mercenarias del amor y nueva multa por posible apología de la prostitución; multa por abandono de droga en la vía pública, ya que durante la trifulca a uno de ellos se le cayó una china de hachís y luego no la ha encontrado; multa porque otro se ha subido a un león del Congreso para huir de la tunda y se la ha pegado desde lo alto de la melena, dando con contumacia y en plan subversivo con el bolo contra la bola; otra multa por manifestación no autorizada porque gritan «¡alto!, ¡no más!», para ver si dejan de recibir porrazos y se interpreta como referente al lema 'stop' desahucios; multa por limpiarse la sangre de la paliza con pañuelos de papel, tirarlos al suelo e incurrir en práctica salvaje con basura y otrosí multa por peligrosidad sanitaria: sangre probablemente contaminada; multa por obstaculizar la calle al desplomarse desmayados y quedar en desordenado tropel… Rebaja de todas las multas por eximente parcial de mansedumbre ciudadana al ser tontos y estar aturdidos por el alcohol y los palos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha