eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Registrados 67 nuevos casos de tuberculosis en Cantabria en 2014, ocho menos que en 2013

Sanidad refuerza la prevención y el control de esta enfermedad en Atención Primaria a través de un nuevo protocolo

- PUBLICIDAD -

En Cantabria se registraron 67 nuevos casos de tuberculosis en 2014, 50 de ellos de tuberculosis respiratoria, lo que supone un descenso con respecto a 2013, año en el que se contabilizaron 75 casos, aunque en la variante respiratoria se ha dado un ligero repunte (en 2013 se dieron 44 casos), según ha informado la Consejería de Sanidad con motivo de la celebración, este martes, del Día Mundial de la Tuberculosis.

Cuatro de esos casos se corresponden con menores de 15 años y las dos terceras partes del total de diagnosticados están comprendidos entre los 15 y 54 años. Por sexos, predominan los varones en edades comprendidas entre los 46 y los 80 años, mientras que entre los 15 y los 34 las personas con tuberculosis son mayoritariamente mujeres. La enfermedad afecta por igual a hombres y mujeres entre los 35 y 44 años.

El 85,3% de las tuberculosis declaradas en 2014 corresponden a casos nuevos, es decir, a pacientes que no han recibido nunca tratamiento antituberculoso o que lo han recibido durante un periodo inferior a un mes y el 61% de los casos de tuberculosis declarados en Cantabria en 2014 precisaron ingreso hospitalario.

En 2014 se produjeron tres brotes, uno en un colectivo escolar y otros dos en entorno familiar. En este mismo año y fruto de la colaboración del Servicio de Sanidad y Bienestar Animal con el de Salud Pública, se ha realizado estudio a trabajadores pertenecientes a explotaciones ganaderas que habían resultado positivas en las campañas de saneamiento ganadero a tuberculosis, sin encontrar ningún caso positivo.

NUEVO PROTOCOLO

La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales ha anunciado en un comunicado de prensa que impulsará la prevención y el control de la tuberculosis desde los centros de salud, a través de un nuevo protocolo que se ha elaborado para los profesionales para garantizar una respuesta eficiente y uniforme entre el personal sanitario de Atención Primaria, ante un caso sospechoso o confirmado de tuberculosis.

Con este manual, realizado desde la Dirección General de Salud Publica, se presentará próximamente a los profesionales de los centros de salud de la comunidad, el Gobierno de Cantabria pretende avanzar en la detección precoz y la prevención, ya que son esenciales en el control y reducción de esta enfermedad.

Se trata de una herramienta de apoyo para el personal sanitario en la que, entre otras, se detallan las actuaciones que debe llevar a cabo sobre los contactos de la persona con tuberculosis para evitar el contagio mediante sesiones formativas que se irán desarrollando por los diferentes centros de salud de Cantabria.

El reto en el ámbito internacional es conseguir cumplir el Objetivo de Desarrollo del Milenio, consistente en comenzar a reducir la propagación de esta enfermedad en 2015. Además, la Asamblea Mundial de la Salud ha aprobado una estrategia hasta 2035 con la que pretende poner fin a esta epidemia mundial.

PERFIL

Aunque no existe un perfil socioeconómico de paciente, hay colectivos que presentan un mayor riesgo como son los pacientes inmunodeprimidos (infectados por VIH, neoplásicos, tratados con inmunosupresores), indigentes, toxicómanos, internos de instituciones penitenciarias e inmigrantes procedentes de países con altas tasas de tuberculosis.

En 2014, de los 67 casos nuevos, dos eran en personas con VIH, otros dos se correspondían a usuarios de drogas por vía parental, doce tenían factores sociales como indigentes, malnutrición, alcoholismo, etc., cinco padecían diabetes y enfermedad pulmonar u otras enfermedades inmunodepresoras, y tres eran inmigrantes con factores sociales asociados.

Un 50,7% de los casos no presentaban aparentemente un factor de riesgo y el 20,8% había tenido contacto con un enfermo de tuberculosis.

Éste, el contacto, sigue siendo el principal factor de riesgo, por eso, desde la Consejería de Sanidad se destaca que el diagnóstico precoz, el correcto tratamiento y el seguimiento del caso hasta su curación son de gran importancia.

En Cantabria, la incidencia de la tuberculosis ha disminuido de forma notable durante los últimos 10 años en gran parte por la aplicación de los Programas de Vigilancia y Control de la Tuberculosis, que hace un seguimiento individualizado de cada caso y sus contactos, con la coordinación de Atención Primaria y Atención Especializada y actuando ante situaciones especiales de grupos de alto riesgo de exclusión social.

Las tasas de mortalidad por tuberculosis han descendido hasta alcanzar cifras muy por debajo del uno por cien mil de manera estable en los últimos años.

La tuberculosis es una enfermedad de declaración obligatoria, por eso, ante un caso el médico de atención primaria o especializada debe comunicarlo a la sección de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria.

Desde ahí se coordinan las actuaciones preventivas en los ámbitos que han estado en contacto con la persona con tuberculosis respiratoria diagnosticada, fundamentalmente agrupaciones laborales, escolares y sociosanitarias.

El personal de atención primaria participa en estas actividades preventivas realizado la administración y lectura de las pruebas de Mantoux, en estrecha coordinación con la Dirección General de Salud Pública

Además, la aplicación del tratamiento precoz y eficaz es clave para el éxito del control de esta enfermedad. En Cantabria en 2013 el 80% de los casos bajo control terapéutico han alcanzado la curación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha