eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Los jóvenes cántabros no pueden irse de casa de sus padres

Solo un 15% de los cántabros menores de 30 años está emancipado, la tasa más baja de España. La precariedad laboral, el paro y el alto precio de la vivienda son los principales impedimentos.

- PUBLICIDAD -
Una de las manifestaciones convocadas por el colectivo 'Juventud Sin Futuro'.

Una de las manifestaciones convocadas por el colectivo 'Juventud Sin Futuro'.

Un 15,3% de los 74.626 jóvenes menores de 30 años en edad de trabajar registrados en Cantabria por el Instituto Nacional de Estadística (INE) están emancipados del hogar de origen o de sus padres, el porcentaje más bajo de España, que cuenta con un tasa de emancipación residencial a estas edades de un 21,8%. Así consta en un informe elaborado por la Organización Juvenil de UGT en Cantabria (OJUCA), en base a estadísticas oficiales del INE y del último Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE).

De acuerdo con las estadísticas recopiladas por el sindicato del último Observatorio de Emancipación difundido recientemente por el Consejo de la Juventud y correspondiente al tercer trimestre de 2014, en Cantabria solo 11.421 jóvenes menores de 30 años en edad de trabajar (desde los 16 años) están emancipados del hogar de sus padres, 9.620 menos (-45,72%) que los contabilizados siete años antes en 2007 cuando cerca de un 24% de la población cántabra entre 16 y 29 años residía en su propia vivienda.

La Organización Juvenil de UGT destaca que de los algo más de 74.600 jóvenes de entre 16 y 29 años censados en la región en el tercer trimestre de 2014, un 36,4% tenía un empleo (27.193), más de un 17% estaba en el paro (12.897) y un 46,28% (34.536) eran inactivos, lo que implica la segunda mayor tasa de inactividad del país después de la del País Vasco (47,9%).

Desde el año 2007 y siempre en comparación al mismo tercer trimestre de referencia del último Observatorio de la Emancipación, la población activa de 16 a 29 años en Cantabria se ha reducido más de un 38% y en 24.708 jóvenes, la mayor reducción porcentual de España que en este mismo período ha perdido más de un millón y medio de activos jóvenes (-27,94%).

Esta pérdida de población activa joven en la región, que contrasta con un repunte de 10.300 inactivos (+42,5%) en el mismo período, responde a una "brusca" reducción de 32.175 empleos en estas edades (se pasa de 59.368 a 27.193) y un incremento paralelo de más de 7.400 desempleados, ya que el paro entre los 16 y los 29 años ha aumentado en Cantabria más de un 137% en los siete últimos años según la Encuesta de Población Activa.

Cantabria registra también la menor tasa de principalidad en la vivienda en estas edades, un 8,7% de jóvenes que son referencia principal del hogar en relación a la población total de 16 a 29 años.

Compromiso político

El informe elaborado por la Organización Juvenil de UGT en Cantabria se enmarca dentro de una campaña en la que se planteará a todos los partidos políticos que concurrirán a las próximas elecciones del 24 de mayo "un compromiso real y por escrito con el futuro de la juventud en la región", como precisa su portavoz, Eduardo Magaldi.

"Nuestra intención es reunirnos con todos los partidos políticos y que nos precisen por escrito y en una especie de contrato las medidas que tienen previstas para la juventud para después analizar cuáles se llevan a la práctica y en qué grado de cumplimiento", subraya Magaldi, tras recordar que "todas las estadísticas oficiales confirman en la actualidad los peores momentos de la juventud española y cántabra, que no deja de representar el futuro del país y de la comunidad autónoma".

El portavoz de OJUCA matiza también que otro de los grandes objetivos de la campaña emprendida por los jóvenes afiliados a UGT es debatir y analizar el recientemente aprobado Plan de Inserción Social de Cantabria, que "se supone está destinado a los colectivos con mayores dificultades para acceder al mercado laboral, incluida la juventud, aunque en nuestra opinión no destaca precisamente por las medidas destinadas a los jóvenes".

Mayor precariedad

El informe de la Organización Juvenil de UGT aclara que la baja tasa de emancipación residencial de los jóvenes de Cantabria entre los 16 y los 29 años está relacionada con distintos factores laborales, económicos y sociales, entre los que destaca que más de un 63% de la población en estas edades no dispone de ingreso alguno porque están desempleados o inactivos.

"Es evidente que en una región donde escasea el empleo, y más en estas edades, y donde el precio medio de la vivienda es de los más altos de España, la emancipación residencial es más que complicada, es casi un lujo", subraya el portavoz de la Organización Juvenil de UGT en Cantabria.

El propio Observatorio de la Emancipación, que elabora el Consejo de la Juventud de España con la financiación del Fondo Social Europeo, puntualiza al respecto que en Cantabria un joven de entre 16 y 29 años con un empleo debe destinar casi un 65% de su salario a adquirir una vivienda en propiedad y un 52,6% para una en alquiler.

En este sentido, el Consejo de la Juventud destaca que esta aportación del salario joven de los cántabros a una vivienda disminuye en comparación a hace siete años, cuando se requería el 74,9% para una en propiedad, aunque porque ha disminuido el precio medio de la vivienda.

Como argumenta Eduardo Magaldi, "lo que ha bajado es el precio de la vivienda aunque en Cantabria sigue siendo de los más altos de España porque los salarios de los jóvenes entre 16 y 29 años no han subido sino todo lo contrario, en este período entre 2007 y 2014 el sueldo medio anual ha pasado de 12.936 a 11.182 euros, 1.750 ó un 13,56% menos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha