eldiario.es

Menú

Dispersión

'El pensador' de Auguste Rodin.

Las personas dispersas tenemos un problema y una virtud. Todo a la vez. La dispersión dificulta estar en una sola tarea y está asociada a ese dejar para mañana las cosas que podemos hacer hoy. Pero, al tiempo, permite el vuelo del pensamiento y las conexiones improbables, tan fructíferas tantas veces. La dispersión es algo así como una tendencia natural de la mente a vagar sin rumbo, a distraerse, a ir de acá para allá. Las mentes dispersas no lo pasan bien atadas a una cadena de estudio o trabajo que exija hacer una sola cosa durante mucho tiempo.

Las personas dispersas sufrimos y gozamos a la vez. Gozamos porque la mente encuentra siempre una presa que agarrar, una veta en la que picar, un misterio en el que zambullirse. Es muy difícil que se aburra una persona con la mente dispersa porque el pensamiento siempre acaba encontrando cosas con las que curiosear. Cuando el pensamiento es en sí mismo una vasta geografía uno siempre tiene el recurso de caminar por dentro, de dar largos paseos como el que anda sin pretender llegar a ningún sitio, ese placer.

Pero los dispersos también sufrimos porque a veces la culpa nos castiga. Que la mente se escape es, en un mundo de objetivos y resultados que hay que medir y cuantificar, algo que nos resta, una especie de incapacidad o deficiencia, un lastre en el currículum. Hay que adaptarse así que los dispersos nos obligamos, no queda otro remedio, a poner al pensamiento una correa, a atarlo a la pata de la mesa para que saque adelante las obligaciones y los compromisos. Ay, pero quien no tiene una mente dispersa no sabe lo escurridiza que puede llegar a ser. No importa el grosor de las cadenas, cuando menos lo esperamos de pronto, como por arte de magia, la mente se nos ha ido a otro sitio. Y nosotros con ella.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Fake presupuestario

Imagen de un debate presupuestario en el Parlamento de Cantabria. | ROMÁN GARCÍA

La imagen más fiel de lo que uno es se encuentra en lo que hace, no en lo que dice. Esto, que es aplicable en todos los órdenes de la vida, lo es más en la política de la era de la postverdad en donde el decir pretende ser la sombra del ser, y como toda sombra desaparece al pasar cerca de un farol.

Lo 'fake', la mentira pura y dura, están al orden del día y parecen ser bien recibidos porque para muchos es preferible vivir en el engaño a que le pinchen el globo. Pero esto no es nuevo. Siempre la impostura ha estado al acecho de la política, que hace pasar por hechos lo que no son más que declaraciones de intención.

Un clásico es la Navidad y antes de la Navidad llega otro clásico en todas las administraciones del mundo: el debate presupuestario.

Seguir leyendo »

Barbastro, inteligencia artificial y creación literaria

David González e Isabel Fernández Peñuelas en el Congreso del Libro Electrónico. | JAVIER BROTO

Steak de buey con anguila ahumada, esturión del Cinca, ensaladas de tomate (rosa, y justamente famoso): Barbastro parece saber muy bien que quienes discuten de cosas inmateriales, como el libro electrónico, en algún momento deben entrar en relación con materia densa para no perder el equilibrio.

En Barbastro se celebró la semana pasada la  quinta edición del Congreso del Libro Electrónico. El título ha quedado pequeño, porque la tecnología y los hábitos evolucionan: ahora en este Congreso se habla además de formatos y modos de crear y compartir información; se intenta comprender lo que pasa en la fluida sociedad de la información, y cómo los profesionales del libro pueden sobrevivir en ella.

Buena parte de los cambios en la industria editorial deriva del hecho de que los libros materiales van siendo paulatinamente sustituidos por ficheros informáticos, que pueden contener texto, imágenes fijas o en movimiento, y sonidos. Se copian con toda facilidad, y se trasmiten a la velocidad de la luz (o a la de la red, bastante menor, pero incomparablemente más rápida que la distribución de libros de papel y cartón).

Seguir leyendo »

Sin cuadrigas de alta velocidad

Parece que la tierra de los cántabros, esos bastardos irreductibles que hace años desvelaron el sueño de la inmortal capitolina, no tendrá definitivamente conexión por cuadrigas de alta velocidad para saltar hasta los mares de trigo del sur de Hispania. Así lo ha anunciado recientemente DelaSernum, cónsul honorario de Roma.

Pongámonos en antecedentes. Tras la conquista concluida en el año 733 ab urbe condita, o en el año 36 desde la reforma juliana, o en el año octavo desde la llegada al poder del primer Augusto (escoja el lector la fecha que desee según cuales sean sus preferencias políticas), la cual supuso entre otras cosas el glorioso cierre de las puertas en el Templo de Jano, la empresa bélica en Hispania se dio por concluida. Se iniciaba en ese momento lo que algunos perros llaman “romanización”, y que, como los ilustrados lectores de este medio saben, aquí preferimos denominar “civilización”. Tender vías por todo el territorio, mejorar el comercio, hacer que se hable en una lengua culta como el latín y no en esos borborigmos que manejan en tierras desnudas de pasado, poetas y moral. De eso debe preocuparse Roma, pues si ella, oh siempre serena y sensata, no lo hace nadie lo hará.

Sucede que en ese proceso los agrimensores de la República (denostamos a esos piojosos que se empeñan en mostrar que lo que hoy disfrutamos es un imperio unipersonal, y no una lógica y civilizada evolución de las antiguas formas y modos del gobierno republicano, que como todas las instituciones debe de adaptarse a los nuevos tiempos) dejaron de lado la tierra de los cántabros, quizá por lo fragoso del terreno, o por su escasa importancia económica o porque alguno de ellos perdió a familiares desollados vivos en las ya legendarias guerras contra aquellos belicosos bárbaros. Y eso, que parecía ser omisión temporal, ha acabado deviniendo en problema que llaman estructural en el septentrión hispánico.

Seguir leyendo »

Con Vox pero sin foto o la política como simulacro

Varios simpatizantes de Vox con la cara pixelada en un acto en Castro Urdiales

Conozco a una persona que fue correctora de las páginas amarillas sin por ello, como dice el bolero, perder el juicio. Solo algo en este mundo, y en el otro también, puede ser más homérico: corregir las antiguas guías de horarios de ferrocarril.

En 1847 apareció la primera Bradshaw's Continental Railway Guide (Guía Bradshaw del Ferrocarril Continental), en la que ofrecía los horarios de la red de trenes de la Europa continental. Llegó a tener unas 1.000 páginas que incluían los horarios mencionados, pero también directorios de hoteles y una guía turística con lo más destacado que visitar. Todo ello con una letra muy, muy pequeñita.

La guía, que se actualizaba cada año, era muy meritoria no sólo por su volumen (y el coraje de Bradshaw y sus samuráis tipográficos) sino porque los trenes llegaban a la hora, exactamente a la hora, cosa pasmosa si se tiene en cuenta que en España se puede presumir de cuándo sale un tren pero difícilmente aproximarse al horario de llegada.

Seguir leyendo »

Sociedad Civil Catalana no pertenece a la extrema derecha

Imagen de la Vía Laietana de Barcelona y la plaza Urquinaona en la manifestación del 8-O.

En el artículo publicado  el 10 de noviembre por eldiario.es en Cantabria con la encomiable intención de rememorar el Día Internacional contra el Fascismo se recogen  diferentes manifestaciones de Manuel Corbera en representación de Libres que compartimos plenamente, tanto por convicción, como por nuestra pertenencia y actividad en Libres.

Sin embargo, tenemos una total discrepancia sobre su opinión, que expresa a título personal, acerca de Sociedad Civil Catalana (SCC), imputándole el carácter de organización de extrema derecha. El debate sobre el fascismo en España ha generado mucha controversia.  Las manifestaciones más multitudinarias a favor de la unión de España, con respecto al tema catalán, han sido convocadas por la Societat Civil Catalana (SCC), que en opinión de Manuel Corbera es una organización de "extrema derecha", y en cuyas manifestaciones han participado también otros grupos del mismo corte ideológico. "Está camuflado detrás de esta reacción ante el independentismo, pero son organizaciones que tienen raíces de extrema derecha", asegura.

En torno a este tema se ha hablado del lenguaje que utilizan los medios de comunicación para referirse a algunos participantes de las manifestaciones. "La mayor parte de los medios generalistas no le están dando el eco que merece y, por supuesto, camuflan la información sobre la SCC", insiste Corbera sobre el tema catalán.

Seguir leyendo »

El Coño Insumiso

Archivo.

Dicen las crónicas de Octubre, que sólo en Cantabria hay más de cinco denuncias al día por violencia de género y que en el segundo trimestre de 2017 los casos de violencia aumentaron en un 19%. Dicen también que los juzgados asignados a los casos de violencia contra la mujer recibieron (durante el segundo trimestre de 2017) un total de 469 denuncias o lo que es lo mismo, un incremento del 18,8 por ciento con respecto al mismo periodo de 2016, que registró "tan solo" unas 395. Y esta situación, lo siento,  me trae a la memoria el memorable (y perdón por la redundancia) caso de una Asociación Sevillana de Abogados Cristianos que como no tiene mucho que hacer, con el rabo espanta las moscas y que irritada por estos y otros abusos no sabía qué podía hacer hasta que… quiero decir, hasta el señalado día en que unas mujeres decidieron salir a la calle llevando en andas el Coño Insumiso por si esa clase de rogativas pudieran servir para algo y que los bárbaros –por fin - dejaran de matarnos. Y aquí viene lo mejor: fue poner el Coño al descubierto y, automáticamente, les vino la inspiración  a esos moñas y ellos, que nunca habían abierto el pico para protestar por los mujericidios, decidieron imputar de un delito de odio a las paponas (1) acusándolas de escarnio a los "dogmas" de la Religión Católica y de un delito en contra los "sentimientos" religiosos de (imagino) ellos mismos y sus chaquetas porque los míos y los de otras cuantas y cuantos se limitaron a hacer unas risas (los sentimientos) y siguieron cómodamente donde estaban.

Ahora bien, después de leer las ultimas noticias y enterarme de que el número de denuncias registradas por el Observatorio contra la Violencia de Genero aumentó en nuestra comunidad en un 8,9 por ciento (es decir en 332 personas), he vuelto a pensar en estos sensibles abogados suponiendo que quizá fuera bueno recordarles (a ellos y a los que con ellos van) algunas "cosillas" importantes que nos tienen hartas alas mujeres en general y  (a algunas muy en particular) con la intención, más que nada, de ayudarles a no perder el tiempo. Y estas son:

En primer lugar, que pasamos de los salvapatrias como ellos.Pasamos de una sociedad casposa donde la noción de honor sigue descansando entre las piernas. Pasamos (también) de que esa misma sociedad no actúe ni con la suficiente contundencia ni con la suficiente rapidez en favor de las ciudadanas más desprotegidas. Pasamos (por supuesto) de los criterios de unas autoridades religiosas que se creen designadas por el Altísimo para decir a todos y a todas lo que tienen que hacer con su sexo(y cuando tienen que hacerlo y cómo tienen que hacerlo).

Seguir leyendo »

Presupuestando para despoblar Santander

Imagen aérea de la plaza del Ayuntamiento de Santander.

El pasado jueves amanecíamos con la publicación de los datos del estudio elaborado por el ICANE advirtiendo de la dramática caída de población que en los próximos veinte años sufrirá Cantabria y por supuesto su capital, Santander. Las previsiones para nuestra ciudad, aproximadamente unos 150.000 habitantes para 2037, no son más que el resultado de una dinámica en la cual llevamos ya casi una década instalados. De hecho, nos acercaríamos a cifras poblacionales nunca vistas desde la década de los 70 del pasado siglo. Tendencia cuyas consecuencias han sido en múltiples ocasiones denunciadas por Santander Sí Puede, y otras tantas veces negadas por el equipo de gobierno del Partido Popular tildándonos de alarmistas irresponsables. Suponemos que tendrán la misma opinión sobre el ICANE.

Por otra parte, a primeros de noviembre, el Instituto para la Cooperación y el Desarrollo (ISCOD) de UGT publicaba 'La guía de acción de ISCOD-UGT, 'Trabajo decente y Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)' en la que alertaba del aumento significativo del riesgo de exclusión social y de pobreza que había experimentado tanto Cantabria, como su capital que ya en 2015 acumulaba un porcentaje de población en riesgo de exclusión social cercano al 30%. Situación que también hemos denunciado en reiteradas ocasiones con la consabida respuesta por parte del Partido Popular.

Durante todos estos años el Proyecto de Presupuestos del Ayuntamiento de Santander ha ignorado esta realidad, confiriendo un papel irrelevante a las políticas sociales, las de estímulo del empleo o las de vivienda, entre otras. Precisamente aquellas áreas que, aplicadas las medidas adecuadas, habrían frenado hace tiempo la pérdida de población y el aumento de la pobreza.

Seguir leyendo »

El tamaño (de las empresas) sí importa

Imagen de archivo.

En  mi artículo del mes pasado hice referencia a algunos resultados del estudio sobre la internacionalización de la economía de Cantabria que, por iniciativa de la Cámara de Comercio y en el marco de un proyecto europeo, hemos elaborado un grupo de profesores de la Universidad de Cantabria.  Este estudio analiza una serie de claves de la situación y las perspectivas económicas de nuestra comunidad. De ellas, en este artículo me centraré en describir dos cuestiones: en primer lugar, la capacidad de las empresas de Cantabria para vender en el exterior; y, en segundo lugar, la relación entre dicha capacidad y el tamaño de nuestras empresas.

El gráfico 1 muestra la evolución, desde 2001, de las ventas al exterior (las exportaciones) en Cantabria y en las CCAA más cercanas, como porcentaje del PIB respectivo. Del gráfico pueden extraersedos conclusiones. En primer lugar, se diferencian dos CCAA con una elevada capacidad para vender sus productos al exterior (Navarra, cuyas exportaciones suponen casi el 45% de su PIB, y el País Vasco, donde superan el 30%) y otras tres con resultados sustancialmente más modestos (Cantabria y Castilla y León, que rondan el 19%, y Asturias, que se queda en el 16%). En segundo lugar, en cuanto a la evolución del indicador, nuestra comunidad muestra, en lo que llevamos de siglo, el menor incremento de las exportaciones en relación al PIB: apenas 1,2 puntos (del 17,5% en 2001 al 18,7% en 2016), frente a 7,4 en Navarra, 5,4 en el País Vasco, 4,5 en Castilla y León y 5,9 en Asturias.

En lo que llevamos de siglo, según datos del Banco Mundial, la actividad económica en España ha crecido un 22%; a nivel mundial, lo ha hecho casi un 52% (más del doble), mientras que las exportaciones mundiales han aumentado casi un 87%.Más del 40% de la nueva actividad económica generada en el mundo, en estos años, está ligada al comercio. Para adaptarnos a un escenario cada vez más globalizado, es fundamental (aunque no es lo único) tener la capacidad para vender nuestros productos en el exterior. Los datos de Cantabria, sin embargo, reflejan que no se está aprovechando lo suficiente el potencial que el sector exterior ofrece. Si las exportaciones de nuestra comunidad hubieran crecido, desde 2001, al mismo ritmo que en Navarra, nos habrían aportado unos 800 millones de euros más de lo que han hecho; de haber crecido al mismo ritmo que la media española, habrían supuesto unos 400 millones más. Esto último es, por hacernos una idea, el equivalente a la actividad económica anual en municipios del tamaño de Piélagos o El Astillero, o la suma de Reinosa y Cabezón de la Sal. Nada desdeñable, en definitiva.

Seguir leyendo »

Palabras que andan

El otro día me crucé con Marcos Díez. Marcos Díez es uno de los vecinos que habitan este simpático pueblo. Tiene su casita los viernes, y desde allí cuenta cosas bastante interesantes y, sobre todo, preciosamente escritas. Vamos, que si solo tienen tiempo para leer una columna semanal no pierdan el tiempo en la mía. También hay otros que la tocan bien en este pueblucho, pero a ellos no me los crucé el otro día por la calle, y a Marcos Díez sí.

Iba, él, caminando, leyendo un libro, totalmente abstraído. Yo reconozco que ni saludé. De un lado porque marchaba en coche, y siempre hay un cierto aire de inferioridad filosófica entre quien patea el mundo y los que van sobre ruedas. Tonterías, seguramente, pero qué quieren. Además el ruido de las bocinas es uno de los más enervantes que conozco, y si pudiésemos erradicarlo por completo todos sonreirían más. O mejor. Pero había otra razón para el silencio (como si el silencio necesitase razones). Y es que transitaba él tan concentrado, tan absorbido por las palabras (media sonrisa, rostro encorvado, un poco dudosos los pasos) que no me atreví a romper el sortilegio. Porque eso era. Magia.

Yo también leo cuando camino. Si estoy paseando no, porque ahí la gracia está en el instante. Pero caminando leo mucho. En la mano siempre llevo un libro (por si las esperas, por si los pesares) y soy incapaz de no empezar ojeándolo tímidamente y después, más y más confiado, lanzarme a sus páginas. Así que si alguna vez ven por la calle un tipo alto y con pinta de despistado, uno que avanza despacito para no pegarse con las farolas, ojos soñadores brincando de frase en frase, ese soy yo. Salúdenme, suelo ser majo.

Seguir leyendo »