eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

La 'película' del patrimonio

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Laredo impide un encuentro con los cabezas de lista electorales para hablar del patrimonio local. Desautoriza el uso de la Casa de Cultura por la necesidad de proyectar cine.

- PUBLICIDAD -

Una decisión política, tomada y asumida por políticos que conforman el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Laredo y que concurren como candidatos a los próximos comicios municipales, restará a los laredanos la posibilidad de ser testigos, y en parte protagonistas, del encuentro que cada cuatro años organiza la Asociación de Amigos del Patrimonio donde, los cabezas de lista de las formaciones que optan a ocupar cargos electos en la nueva corporación municipal exponen iniciativas y dan respuesta a los interrogantes que se les plantean con carácter general en torno al ámbito del patrimonio localizado en nuestro municipio. 

Por primera vez desde la creación de ésta asociación, políticos vinculados al equipo de Gobierno municipal desautorizan el previsto desarrollo del acto cuya celebración iba a tener lugar el próximo día 15 en el salón de actos de la Casa de Cultura Doctor Velasco de Laredo. La decisión de no autorizar éste acto para el que ya estaban convocados los cabezas de lista de las distintas formaciones políticas y agrupaciones electorales se produjo a través de llamada telefónica por parte del concejal responsable del área de Cultura, Alejandro Liz, quien por delegación del alcalde, Ángel Vega, asume la responsabilidad delegada de la gestión de ese espacio cultural de carácter público. 

El argumento justificativo de esa decisión de no autorizar el encuentro público y abierto a la ciudadanía con los cabezas de lista electorales se basa, lisa y llanamente, en la imperiosa necesidad de realizar en esa jornada en el salón de actos de la Casa de Cultura una proyección cinematográfica. Justificación argumental cuando menos inverosímil en este caso, a la vista de las actividades realizadas en ese mismo espacio público en distintas ocasiones a iniciativa de otras tantas organizaciones y entidades sociales públicas y privadas que contaron con los beneplácitos de quienes ahora desautorizan a la Asociación de Amigos del Patrimonio la utilización del citado salón para el que previamente se había fijado y acreditado la reserva oportuna de uso en el calendario de actividad del centro cultural. 

¿Casualidad? Habrá quien así lo crea pero, permítasenos que mantengamos abiertas dudas sobre ese extremo a la vista de las respuestas que con carácter general y salvadas determinadas excepciones, ésta asociación ha tenido por parte del equipo de Gobierno a lo largo de la legislatura que está a punto de concluir a cuantas peticiones e interrogantes hemos planteado. Pareciera que en esta ocasión no existe interés o conveniencia en afrontar una comparecencia pública abierta a la ciudadanía para abordar temas culturales vinculados al patrimonio local por parte de quienes en la cita electoral de 2011, hallándose en la oposición, como era el caso de Alejandro Liz y Ángel Vega, no mantuvieron duda alguna para estar presentes en aquella misma cita. Las circunstancias y los condicionantes actuales parecen ser otros y esa decisión de no autorizar el uso de ese espacio público condiciona e impide a ésta asociación su previsto su desarrollo.

Laredo y la sociedad laredana pierden con esa decisión, a todas luces política, la oportunidad de conocer de viva voz y más allá de los superfluos contenidos que pudieran hallarse reflejados en los respectivos programas o ser planteados con mayor o menor amplitud en citas electorales al uso, aspectos importantes y en ocasiones trascendentales sobre el patrimonio urbano, material e inmaterial de nuestro entorno. Una vez más y, nos duele sin duda por lo que ello comporta, el 'selfie' y los posados con fondo patrimonial por parte de determinados políticos parecen ser la respuesta exclusiva al uso, frente al interés manifestado y refrendado de múltiples maneras por la sociedad pejina, por conocer, opinar y, en determinadas ocasiones decidir, sobre algo que les es propio porque, no lo olvidemos, constituye nuestra pasada y presente historia sobre la que nadie puede ni debe arrogarse exclusividad y pertenencia individual.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha