eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Condena social para el maltratador

Está genial poner el careto morado en el WhatsApp pero ¿qué tal si empezamos a ignorar a ese tío que es tan simpático en la acera y el rey del pavor en su casa?

- PUBLICIDAD -
La ONU condena a España por negligencia en un caso de violencia de género

Cambio una mano morada de perfil de Facebook por una mirada de desprecio a ese vecino que sé que no respeta a su mujer. Cambio la manifestación por darle con la puerta del portal en los morros a ese vecino al que veo empujar a su mujer. Cambio ese acto tan chulo de suelta de globos violetas por un 'contigo no subo en el ascensor'.

48 asesinatos en 2015 en España. 48 hombres han acabado con la vida de sus parejas y... ¿cuántas malviven torturadas?

Sí, ya ha pasado el Día D y por eso creo que es obligatorio seguir hablando de ello. Hombres que se creen impunes y que fuera de su casa pueden ser encantadores. Que se enteren de que no lo son. Que lo sabemos y que los despreciamos. Si ella se da cuenta de que los condenamos quizá deje de sentirse culpable y pida ayuda. En Cantabria, según los datos que ha dado el Gobierno, el 70% de los casos quedan impunes porque no se denuncian.

No es que sobren las movilizaciones pero no bastan, es evidente. La sociedad se mueve con gestos pero ¿qué hacemos en el día a día las personas?

Oigo los gritos, veo la capa de maquillaje y, sobre todo, veo la tristeza en unos ojos que sienten vergüenza.

Esta sociedad tiene policía, leyes, jueces y cárceles pero para llegar ahí hace falta valor. Hace falta una fortaleza que una mujer maltratada no tiene porque está atemorizada en su hogar, que es el lugar más íntimo donde todo el mundo debería sentirse querido y a salvo.

Veo a una mujer encogida, angustiada porque no sabe qué habrá hecho mal hoy. Una mujer a la que hay que decirle que ella no hace mal nada que merezca un insulto, una humillación o un golpe. El problema no lo tiene ella, lo tiene él y hay que hacérselo saber a ambos; hay que colocar a cada uno en su lugar.

Está muy bien ir a una manifestación contra el maltrato machista pero está mucho mejor si cuando vuelves a casa y ves desde tu ventana como el del quinto agarra por los pelos a su pareja llamas a la policía. Está genial poner el careto morado en el WhatsApp pero ¿qué tal si empezamos a ignorar a ese tío que es tan simpático en la acera y el rey del pavor en su casa?

Esta sociedad tiene policía, leyes, jueces y cárceles pero para llegar ahí hace falta valor. Hace falta una fortaleza que una mujer maltratada no tiene porque está atemorizada en su hogar, que es el lugar más íntimo donde todo el mundo debería sentirse querido y a salvo.

Por eso cambio los símbolos, los gestos de la sociedad, por los actos de las personas. Creo que es más efectivo despreciar al maltratador y dar apoyo y cariño a una víctima, que no es consciente de serlo, que todas las manos moradas.

Y sobre todo hace falta revisar la educación que se está dando a las nuevas generaciones. La mayoría de las mujeres matratadas son menores de 40 años. Que se hagan públicas las listas de agresores y que la policía y los jueces hagan bien su trabajo. Al menos, eso es lo que esperamos de ellos.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha