eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Santa Esperanza del establishment

Aguirre sabe bien que, elija lo que elija el PSOE en Madrid –pero también en Barcelona, en Valencia o en Zaragoza, y no digamos si la situación se repite tras las generales–, nada será igual después del 24M.

- PUBLICIDAD -

La victoria de las candidaturas de unidad popular –y muy especialmente los 20 concejales de Ahora Madrid– en las elecciones del 24M ha encendido todas las alarmas en el establishment madrileño y español, al que Esperanza Aguirre ha venido representando como pocos.

La misma Esperanza Aguirre que en 2003 llegó al poder con el apoyo de dos tránsfugas y en 2010 se felicitaba por haberle quitado un puesto en Caja Madrid a su propio partido –el PP– para dárselo a IUCM, clama ahora contra Ahora Madrid, fuerza a la que acusa de querer utilizar la alcaldía de la capital española para que Podemos llegue a ser la primera fuerza a nivel estatal y rompa "el sistema democrático y occidental tal y como lo conocemos".

La victoria –porque fue una victoria– de Ahora Madrid el 24M ya ha servido para algo que no es poco: para que Aguirre reconozca públicamente que PP, PSOE y Ciudadanos han venido representando el mismo espectro –ella lo llama "el centro", supongo que por no llamarlo directamente el establishment– y han resultado claves para la construcción, el desarrollo y la defensa de la España constitucional, es decir del régimen del 78. Por eso insta al PSOE a no pactar con Ahora Madrid –"la izquierda radical", dice–, sino con PP y Ciudadanos. Al precio que sea: "Volví a la política para intentar frenar a Podemos y no lo he conseguido yo sola, pero si el problema soy yo, no hay problema", asegura.

Ladran con furioso celo

los canes del diablo hacia el cielo

por la boca de Mongibelo.

Van rebaños dolientes… Van

visiones de duelo y afán,

cual vio en su Apocalipsis Juan.

¡Mas oíd un celeste allegro!

Es que pasa en el horror negro

Santa Elena de Montenegro.

Aguirre sabe que, como los siete concejales de Ciudadanos en Madrid son irrelevantes a efectos de mayorías –por sí solos no bastarían para alcanzar la mayoría absoluta ni con el PP ni con Ahora Madrid ni con el PSOE–, el resultado del 24M pone la pelota en el tejado de los socialistas, cuyos nueve concejales sí bastarían para alcanzar la mayoría absoluta tanto con el PP como con Ahora Madrid. Por eso le recuerda amablemente al PSOE que va a tener que elegir –en Madrid, pero no sólo en Madrid– entre apoyar a lo que ella llama la "izquierda radical" o al "centro", es decir entre apoyar políticas favorables a las clases populares o seguir gobernando para el establishment.

El establishment habría preferido que PP y Ciudadanos –partido que el 24M no cubrió las expectativas que el poder económico tenía puestas en él– hubieran alcanzado la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid, precisamente para evitar que el PSOE tuviera que elegir entre –y sigo citando a Aguirre– "la izquierda radical" y "el centro". Pero no fue así, y lo que Aguirre hizo el martes –y parte del PP extendió el miércoles al conjunto del Estado– es abrir formalmente el debate sobre la gran coalición, un debate que no ha hecho más que empezar y que amenaza con poner al PSOE –que por el momento insiste en que no pactará con los populares– en un brete, sobre todo si la situación en Madrid se repite tras las generales. Elija lo que elija el PSOE en Madrid –pero también en Barcelona, en Valencia o en Zaragoza, y no digamos si la situación se repite tras las generales–, nada será igual después del 24M. Y Aguirre lo sabe.

Esperanza Aguirre sabe bien que, tras la victoria de Ahora Madrid el 24M, el establishment se dejará algunos pelos en la gatera, elija lo que elija el PSOE. Y también sabe bien que el futuro de toda una tramoya que va mucho más allá del PP –y de la política institucional– y que ella ha venido representando como pocos es más incierto hoy que en 2003 y que en 2010. Elija lo que elija el PSOE. Como reza otra estrofa también del poema Santa Elena de Montenegro, de Rubén Darío:

Hay pueblos de espectros humanos

que van mordiéndose las manos.

Comienzan su obra los gusanos.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha