eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

¿Y ahora? ¿Podemos ganar el futuro?

Partidos políticos, movimientos sociales, sindicatos y personas no militantes deben trabajar en una unidad programática que tenga vocación de poder y articule la transformación social que nuestro país necesita.

- PUBLICIDAD -
Iglesias acepta la reunión a cuatro entre Podemos, PSOE, IU y Compromís que ha propuesto Garzón

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en un encuentro durante las negociaciones de investidura.

Por fin tenemos una no solución. Felipe de Borbón ha firmado el decreto de disolución de las Cortes y, cuatro meses después de las elecciones celebradas el 20 de diciembre, han quedado convocadas unos nuevos comicios. Españolas y españoles de todas las nacionalidades nos enfrentaremos a las urnas nuevamente el próximo 26 de junio, y pocas son las cosas que parece van a cambiar. Me explico:

El PP volverá a marear a la población con datos macroeconómicos y con su insultante utilización electoralista del BOE.

El PSOE se perderá en la nada en la que se ha metido durante estos meses, y que le encamina hacia la Gran Coalición, salvo bandazo –que nunca podemos descartar-. ¿O tendrá Pedro Sánchez el valor de volver a llamar a Ciudadanos las Nuevas Generaciones del PP?

Hablando de la formación naranja, tratará de vender a la ciudadanía la falsa posición de partido de Estado que le ha regalado el PSOE y volverá a hablar de ese cambio que propone para que nada cambie. No tenemos más que mirar al Ayuntamiento de Santander.

¿Y qué pasará con Podemos e Izquierda Unida? En principio parece que la cordura ha triunfado y ambas organizaciones se envían, vía secretarios de Organización, vía mensajes en la prensa, amorosos guiños de cortejo. Incluso ya hay equipos de trabajo conjuntos. Pero el cortejo debe ser rápido, pues el 13 de mayo acaba el plazo para presentar coaliciones electorales.

¿Generaría la posible coalición entre Podemos, IU, Unidad Popular, Compromís y las denominadas Confluencias un vuelco en el descorazonador panorama español? Sí, si todas las partes asumimos que lo importante es ganar el futuro de este país. De todo el país.

Organizar un frente electoral con hambre de victoria, en el que todos los actores, asumiendo cada uno su fuerza, se reconozcan en pie de igualdad, y que tenga como objetivos entregar el BOE a la gente y enfrentarse a las antisociales y antidemocráticas instituciones europeas, es un primer paso para ganar el futuro, y una obligación moral para con las personas y proyectos que están luchando, desde el Gobierno o la oposición, en las diferentes administraciones dependientes del Estado, o lo que ahora es lo mismo, dependientes de los caprichos de Montoro.

Esto me recuerda que otro paso necesario es recordar siempre que no se puede transformar la sociedad, y mejorar la vida de nuestras vecinas y vecinos, desde proyectos institucionales centrados solo en lo local o lo regional. El activismo social cambia el mundo todos los días desde el trabajo local o regional, pero trasladar eso al ámbito institucional, y renunciar a los hermanamientos, referentes y acuerdos estatales, con los corsés que impone actualmente el poder, es un error, más si hablamos desde territorios como Cantabria, que suponen poco más del 1% del total de cualquier parámetro que busquemos.

Poco vamos debemos tener en cuenta de cara a un proceso electoral, durante el cual el mayor error que cometemos las personas militantes es pensar que la mayoría social le da la misma importancia que nosotras a los detalles que envuelven a un planteamiento político.

Con esos mimbres tan sencillos las fuerzas progresistas y transformadoras, realmente existentes, tenemos la oportunidad de vencer en las elecciones e iniciar un proceso de transformación en nuestro país. Y cuando arranque ese proceso estaremos preparadas para el paso más importante hacia ganar el futuro: ser conscientes de que la lucha político-institucional desde todas las administraciones y la movilización en la calle se necesitan mutuamente. Deben ser vasos comunicantes asentados sobre la base de un programa de transformación.

Partidos políticos, movimientos sociales, sindicatos y personas no militantes deben trabajar en una unidad programática que tenga vocación de poder, articule la transformación social que nuestro país necesita, nos encamine hacia un Proceso Constituyente que rompa con las necrosadas instituciones del régimen del 78, y fluya hacia todos los territorios, pues soy un convencido de que en este país los cambios que empiezan en las grandes ciudades tardan unos años (2019) en filtrarse al conjunto de la sociedad.

Y así, desde las calles y las instituciones, ganaremos el futuro.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha