eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

La digitalización de Logan

Viendo las colas de jubilados para evitar que les bloqueen sus cuentas bancarias he recordado una inquietante novela de ciencia ficción titulada 'La fuga de Logan', en la que un superordenador llamado El Pensador gobierna la sociedad.

- PUBLICIDAD -

La misma imagen se repite estos días en Cantabria: largas hileras de personas esperando con paciencia a las puertas de los bancos para que sus DNI sean digitalizados y evitar que sus cuentas queden bloqueadas, siguiendo las directrices del Ministerio de Economía. Entre los que esperan en Santander, Torrelavega, Reinosa, Laredo, Cabezón de la Sal, Potes o San Vicente de la Barquera constituyen una importante mayoría los jubilados, que se ven obligados a soportar unas molestias de las que, por su edad y su condición, deberían quedar exentos.

Contemplando estas filas interminables de DNI no digitalizados he recordado una inquietante novela de ciencia ficción que fue llevada al cine en los años 70. Su título era La fuga de Logan y sus autores dos norteamericanos llamados William Nolan y George C. Johnson que describían en aquellas páginas una sociedad futurista en la que la supervivencia de la especie humana se regulaba por el sacrificio de los hombres y mujeres que llegaban a los 21 años. Justo al cumplir esa edad, debían morir para asegurar la vida de los que nacían. La forma de controlar su estado y su edad era una especie de flor, un chip colocado en la mano de cada individuo al nacer que iba cambiando de color según se sucedían los años. Cuando la flor adquiría un color negro, el individuo cumplía los 21 años y era eliminado en la sala de narcotización.

No puedo evitar pensar que los DNI de quienes hacen cola en los bancos están oscureciéndose también poco a poco y se quedarán definitivamente negros si no se digitalizan. En todo caso, me deja una desagradable sensación, por el continuo atropello al que se ven sometidos los ciudadanos, especialmente los mayores, por una administración que hace lo posible y lo imposible por maltratarnos.

Se me dirá que las medidas se han tomado para evitar el blanqueo de capitales y la detección de dinero destinado a la financiación del terrorismo, y son motivos muy legítimos y loables, no lo pongo en duda. ¿Pero no hay una forma alternativa que evite a todas esas personas mayores tragarse estas colas interminables? ¿De verdad no podía citarse ordenadamente a estos clientes y efectuar el trámite sin molestias para nadie? No, para la administración es mucho más cómodo recurrir a la amenaza para someter a aquellos mismos que la pagan. Y no me hablen de plazos, qué narices sabemos los ciudadanos cuando abrimos una cuenta bancaria si nos digitalizan el DNI o nos digitalizan un pie.

La sociedad de Logan estaba gobernada por un superordenador al que denominaban El Pensador, que había sustituido al poder ejecutivo, legislativo y judicial. Esta máquina controlaba perfectamente la vida de los hombres hasta que la flor de sus manos se volvía negra:

En el Archivo Central oprimió el registro correspondiente a Doyle 10-14302. Por la ranura apareció la ficha del fugitivo: una foto en tres dimensiones, sus estadísticas vitales, esquemas complementarios, nombres de amigos y conocidos. Comprobó los datos relativos a la flor de Doyle: AMARILLA, infancia. Desde nacimiento a los siete años: educación mecánica en Missouri. Ningún dato especial. AZUL, adolescencia. Siete a catorce. Normal. Vivió en doce estados distintos. Recorrió Europa. Ninguna detención. ROJA, madurez. Catorce a veintiuno. Rebelde. Detenido a los dieciséis por obstaculizar a un Vigilante cuando perseguía a fugitivo. Emparejado con tres mujeres, una de ellas sospechosa de ayudar a fugitivos. Tiene hermana gemela, Jessica 6, cuyos informes son normales.

Quiero pensar que muy pronto, con todos estos datos obtenidos de la digitalización de los DNI de todo bicho viviente, el Ministerio de Economía nos dará cuenta de los grandes avances que ha obtenido en la persecución de delitos tan graves como blanqueo de dinero o financiación del terrorismo.

Aunque no sé, me cuesta creer que Luis Bárcenas, por ejemplo, se llevase (supuestamente) más de 50 millones de euros a Suiza y otros paraísos fiscales... porque no teníamos digitalizado su DNI o que Rodrigo Rato (supuestamente también) saquease Bankia y cometiera un fraude fiscal… porque a nadie se le ocurrió escanear su documento nacional de identidad.

“Me cuesta creer que Bárcenas se llevase (supuestamente) más de 50 millones de euros a Suiza y otros paraísos fiscales... porque no teníamos digitalizado su DNI”.

Llámenme pesimista, pero dudo mucho que a un narco colombiano, a un traficante de armas ruso o a un fanático yihadista les preocupe lo más mínimo que les escaneen o no el DNI. Tampoco creo que les bloqueasen las cuentas por no tener digitalizado el DNI a Mariano Rajoy, a Esperanza Aguirre, a Pedro Sánchez, a Amancio Ortega, a Florentino Pérez, a Pablo Iglesias, a Íñigo de la Serna o a Miguel Ángel Revilla, por decir los primeros nombres que se me vienen a la cabeza. Ni a ellos, ni a sus familiares. Lo siento, pero no me lo creo.

Y sin embargo, allí están esos jubilados barquereños, lebaniegos, campurrianos o santanderinos, guardando pacientemente colas de más de dos horas con cara de cansancio y resignación. Desgraciadamente, usted y yo sabemos porqué esperan, sabemos muy bien, que a ellos sí que les bloquearán las cuentas si no digitalizan el maldito DNI, les contarán que es cosa del Ministerio y les caerá la del pulpo. También ellos lo saben.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha