eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Con un par de botas

Si una persona solo tiene unas botas es casi inevitable que establezca un vínculo afectivo como si las botas, de alguna manera, tuviesen vida propia y ayudasen en cada paso del camino.

- PUBLICIDAD -
Botas. | MARCOS DÍEZ

Botas. | MARCOS DÍEZ

Unas botas abandonadas en la calle le hacen preguntarse a uno quién sería el dueño de esas botas, por qué caminos habrá andado, cuántos kilómetros habrá recorrido, durante cuánto tiempo. Son unas botas viejas, muy usadas. Han sido cuidadosamente depositadas junto a una pared en el centro de Santander. Me llama la atención esa delicadeza, quiero decir que las botas no han sido abandonadas de cualquier manera sino que han sido depositadas con cuidado, como si alguien esperara calzárselas de nuevo. Las podrían haber tirado al contenedor de basura pero supongo que cuando unas botas te acompañan durante mucho tiempo se establece una especie de vínculo. Parece que han sido depositadas ahí por una cuestión de respeto hacia las propias botas. Uno camina, camina y camina y al final las botas se pueden convertir en algo parecido a un amigo leal y fiel.

Cuando una persona tiene pocas cosas esas pocas cosas se acaban llenando de sentido. Fernando Pessoa dijo: "donde hay forma hay alma". Ese alma de los objetos se revela especialmente en la escasez. Si una persona solo tiene unas botas es casi inevitable que establezca un vínculo afectivo como si las botas, de alguna manera, tuviesen vida propia y ayudasen en cada paso del camino. No se trata de ser materialistas, más bien al contrario. El materialista tiende a la acumulación de bienes y en esa acumulación se diluyen los afectos. El materialista desea, sobre todo, lo nuevo y no suele tener paciencia para ver a unas botas envejecer hasta que la suela se haya desgastado o desintegrado por completo.

Leo en internet que un calzado puede aguantar unos 5.000 kilómetros antes de decir basta. Así que el dueño de esas botas podría haber llegado a Santander caminando con estas botas, por ejemplo, desde Damasco, en Siria, una ciudad que según Google Maps se encuentra a 4.979 kilómetros. Según Google Maps tendríamos que caminar durante 977 horas, lo que podría suponer andar diez horas al día durante más de tres meses. Eso sí, se advierte de que para recorrer andando la distancia que separa a estas dos ciudades es necesario coger un ferry, cruzar las fronteras de varios países y atravesar carreteras que pueden estar cerradas en invierno.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha