eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Sí se puede

La precampaña de las generales ha comenzado ya y Ada Colau y Manuela Carmena acaban de ejemplificar que es posible derrotar al bipartidismo sometido a la Troika.

- PUBLICIDAD -
Ada Colau y Manuela Carmena se unen por una "revolución democrática estatal"

Ada Colau y Manuela Carmena se unen por una "revolución democrática estatal".

Batacazo del PP en las municipales y autonómicas de este domingo y victoria de las candidaturas de unidad popular, que se perfilan como gobierno local en ciudades como Barcelona (Barcelona en Comú), A Coruña (Marea Atlántica) y Santiago de Compostela (Compostela Aberta), donde se han convertido en la primera fuerza política, pero también en otras como la capital de España (Ahora Madrid) y Zaragoza (Zaragoza en Común), donde han sido la segunda fuerza, a un solo escaño de los populares.

El PP pierde la mayoría absoluta en prácticamente todas sus grandes ciudades y en sus comunidades autónomas. Algunas de estas últimas –como Castilla-La Mancha, presidida por la número dos del partido, María Dolores de Cospedal– no podrá seguir gobernándolas y otras sólo podrá seguir haciéndolo con el apoyo de Ciudadanos, que –tras haber engullido a UPyD y con las generales a la vuelta de la esquina– tendrá que medir mucho su política de pactos.

Sólo en parte se ha aprovechado de ese derrumbe el PSOE, que se ha visto superado por las candidaturas de unidad popular en Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña o Santiago de Compostela, pero también por otras fuerzas que están a la izquierda de los socialistas en ciudades como Valencia (Compromís) o Cádiz (Por Cádiz sí se puede), feudos del PP que pierden los populares, pero que no ganan los socialistas, sino estas fuerzas que están a su izquierda. Y es que el bipartidismo de PP y PSOE, que nunca había bajado del 64% en unas municipales y en las de 2011 sumó el 65%, ha tenido que conformarse ahora con el 52%.

El principal beneficiario de la erosión del bipartidismo en las autonómicas ha sido Podemos, que obtiene representación en todas las comunidades autónomas y se sitúa por delante de Ciudadanos –aunque por detrás de PP y PSOE– en prácticamente todas ellas.

Más matices merece el éxito del partido de Pablo Iglesias en las municipales, a las que no se ha presentado como tal, sino integrado en candidaturas de unidad popular como Ahora Madrid, Barcelona en Comú, Zaragoza en Común, Marea Atlántica o Compostela Aberta, grandes vencedoras en las municipales de este domingo. Pero Podemos cometería un error si se atribuyera en solitario los resultados de esas candidaturas de unidad popular, que ha sabido rentabilizar mejor que otros –eso es cierto–, pero en las que también han participado otras fuerzas políticas, como Izquierda Unida, Equo o Anova.

La precampaña de las generales ha comenzado ya y Ada Colau y Manuela Carmena –por cierto, dos mujeres– acaban de ejemplificar en las dos principales ciudades del Estado que la izquierda sí puede derrotar en las urnas no sólo al PP, sino también al bipartidismo sometido a la Troika. Y que esa derrota por supuesto que no pasa por aventuras como la de Luis García Montero –que hace sólo unos días tuvo la osadía de cargar contra Julio Anguita, acusándolo grotescamente de haber hecho "una pinza con el PP para acabar con el PSOE"–, pero quizás tampoco por otras aventuras en solitario, sino por Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña o Santiago de Compostela.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha