eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

La resolución del Supremo debilita el 'no' del PSOE al rescate del Plan General de Santander

Los socialistas pierden uno de sus dos argumentos después de que el alto tribunal emita una resolución en la que asegura que "no hay nada que aclarar" en la sentencia de anulación del PGOU de Santander

- PUBLICIDAD -
El presidente y la vicepresidenta de Cantabria, Miguel Ángel Revilla y Eva Díaz Tezanos, en rueda de prensa.

Miguel Ángel Revilla y Eva Díaz Tezanos, en rueda de prensa. (Archivo)

"No hay nada que aclarar". Así de contundente se ha expresado el Tribunal Supremo sobre la petición que había cursado el Gobierno de Cantabria para que el alto tribunal matizara el alcance de la sentencia que emitió el pasado mes de noviembre y por la cual  anuló el Plan General de Santander aprobado en el año 2012.

La resolución conocida este miércoles y adelantada por El Diario Montañés no deja lugar a dudas y debilita la postura del PSOE frente a sus socios -el PRC- y frente al equipo de Gobierno (PP) del Ayuntamiento de Santander. En contra del criterio de regionalistas y populares, los socialistas habían defendido no incluir en la Ley de Acompañamiento de los presupuestos de Cantabria de 2017 una modificación de la Ley del Suelo que permita mantener vigente el Plan General con "dos argumentos contundentes": uno, que Urbanismo ya está tramitando una nueva Ley del Suelo y dos, que era necesario esperar a conocer la aclaración del Supremo solicitada por los servicios jurídicos del Gobierno.

Pues bien, el Tribunal Supremo ha rechazado realizar cualquier aclaración, ya que, a su juicio, no procede aclarar "nada". "Procede acordar no haber lugar a aclarar ni rectificar la misma, según se ha solicitado por la parte recurrida, por cuanto la Sala ha procedido a la anulación del acuerdo aprobatorio de PGOU de Santander y de mismo PGOU de Santander. Nada, por tanto, procede aclarar por la Sala", señala literalmente este auto, al que todavía no ha tenido acceso el Ejecutivo según ha manifestado la vicepresidenta y líder del PSOE, Eva Díaz Tezanos, a preguntas de los periodistas.

En concreto, el Ejecutivo regional solicitó la aclaración del tercer apartado del fallo y pedía, según recuerda el auto del Supremo, que la Sala determinara si la anulación del PGOU "debe ceñirse a los suelos urbanizable y urbanos no consolidados y si el resto del PGOU no afectado puede entenderse que sigue vigente". También el bipartito quería saber si el fallo suponía una retroacción de actuaciones.

"Patas arriba"

Pese al traspiés que supone el dictamente del Supremo, Díaz Tezanos ha insistido en que defender la tramitación de la Ley del Suelo -que llegará al Parlamento "a principios de año- como la solución con mayor garantías jurídicas. Así, la socialista ha vuelto a sostener que su departamento "no es partidario de legislar a la carta" o "a golpe de problema" en materia urbanística, como, a su juicio, se ha hecho "en exceso" en Cantabria en los últimos años y que "en lugar de resolver" los problemas los ha "empeorado".

A su juicio, esta manera de actuar, con 15 modificaciones de la ley del suelo a través de la 'ley de acompañamiento' ha hecho que el urbanismo de Cantabria esté, "desgraciadamente", "patas arriba". "No podemos seguir empeorando la situación", ha defendido.

Sin embargo, ha apuntado que ese es el posicionamiento de su departamento pero ha aclarado que la "posición política" del Gobierno, tras las "discrepancias" que ayer reconoció entre los dos socios del Ejecutivo (PRC y PSOE) en este tema, se decidirá en el Consejo de Gobierno.

Díaz Tezanos ha señalado que este asunto "no se ha debatido" aún en el Consejo de Gobierno, que habitualmente se celebra una vez a la semana, y no ha aclarado cuándo se hará. En este sentido, ha afirmado que en estos "temas tan sensibles" hay que ser "muy prudentes" y no se ha mostrado partidaria de "las prisas", los "atajos" y la "improvisación".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha