eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

AMPL Policía que intervino en los registros de 'Trigo Limpio' asegura que el testaferro vivía como un "indigente"

Los agentes que participaron en los registros aseguran que no hubo irregularidades

- PUBLICIDAD -

El policía que intervino en el registro del bungalow de Laredo en el que vivía el 'testaferro' de las empresas investigadas en la operación Trigo Limpio, ha declarado este lunes en el juicio, que José Angel C.I. vivía como un "indigente", en un lugar "insalubre, muy sucio y abandonado", y tenía documentación de "muchas empresas pero pocas folios".

"Nadie en esta sala se atrevería a dormir ahí una noche", ha declarado con rotundidad el agente pese a haber transcurrido casi diez años del registro de la vivienda de José Angel C.I., que consta como administrador de 14 empresas y que no está acusado en esta causa por padecer alzheimer.

Sus declaraciones de hace casi 10 años ante la policía y el juez instructor de la operación se han leído la semana pasada en la primera sesión de este juicio, en el que hay 12 acusado de delitos contra la hacienda pública y falsedad documental por participar en operaciones de compraventa inmobiliaria en las que se facturaba a través de empresas "tapadera" para defraudar al fisco.

En la sesión de este lunes han declarado tres policías que participaron en los registros autorizados por el juez instructor en mayo de 2007. Todos ellos han confirmado que los registros no comenzaron hasta que llegó la comisión judicial, que los documentos se precintaron y sellaron y que no se produjo ninguna irregularidad, en contra de lo alegado por la defensa del abogado Rodolfo M.P., que sostiene que se mezcló documentación de su cliente y de la asesoría con la que comparte espacios comunes, y que se rompió la cadena de custodia.

También ha declarado un abogado, "compañero y amigo" de Rodolfo, que ha definido a José Angel C.I. como una persona "normal" que "manejaba sus asuntos" y que no iba "desaliñado ni mal arreglado". Ha explicado que iba con frecuencia al despacho de su abogado, que le acercaba papeles y se los dejaba allí, y que en alguna ocasión le contó que había sido contable. Según la defensa del abogado Rodolfo M.P., también fue consejero de la Hispano Suiza o de Sniace.

"LA VIVIENDA DE UN INDIGENTE"

El agente que realizó el registro del bungalow del testaferro ha declarado que "era la vivienda de un indigente" y que estaba "todo negro" pero "no de polvo, sino de humedad e incluso heces". "Creo que el baño no tenía ni agua corriente y las sábanas estaban roídas", ha relatado.

La funcionaria de Hacienda que coordinó la investigación de la operación 'Trigo Limpio' declaró el viernes que el testaferro tenía una situación económica "bastante precaria" y un nivel de vida "muy humilde", "no el que se podía esperar" de alguien que administra 14 empresas y cobra cheques por importe de 1,5 millones de euros en tres años.

También ha señalado que "no se relacionaba con casi nadie", y que cuando solicitaron la intervención de su teléfono para "averiguar quiénes estaban detrás y se beneficiaban de él", comprobaron que no tenía relaciones con compradores y vendedores de terrenos o promotores inmobiliarios.

La declaración del policía y la funcionaria de Hacienda contradice la versión del abogado Rodolfo M.P., principal acusado en esta causa junto con el intermediador inmobiliario José Antonio, que han asegurado que José Angel C.I., que entonces tenía 73 años, tenía muchos contactos, se relacionaba con mucha gente y manejaba grandes cantidades de dinero.

El abogado ha declarado que a su cliente "no le mandaba nadie", que "hacía lo que quería y cuando quería"; que tenía "cabeza y contactos, capacidad y recursos" para llevar una sociedad como Minalcom, a la que se imputan ventas por más de cuatro millones de euros en tres años.

Asimismo, sostiene que su cliente "faltó a la verdad" cuando testificó en sus declaraciones en sede policial y judicial que "andaba apurado de dinero", porque "este señor tenía en el banco más dinero que yo y que la mayor parte de los que estamos aquí".

En las declaraciones en sede policial y judicial, José Angel testificó que era el administrador de cuatro empresas aunque "han podido falsificar su firma en otras"; que sólo firmaba facturas, que por ello le daban "propinas de 500 euros o más"; que iba al banco con el abogado a cobrar talones y le daba el dinero a él; que "tenía situación de hambre y de algo tenía que vivir"; y que con lo que le daban por hacer estos trabajos y su pensión de 600 euros "empezó a respirar".

El testaferro señaló también que le utilizaban porque "daba menos el cante", y que Rodolfo, el abogado, "era el único que tenía personalidad para que las cosas marcharan bien". Añadió que no era informado del volumen económico de las operaciones, y que "podía sospechar" que se trataba de sociedades "inexistentes" pero "no tenía ni idea".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha