eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

La Fundación Botín refleja la capacidad "camaleónica" de Murillo en un catálogo que recopila un centenar de dibujos

La publicación es fruto de la investigación hecha por Manuela Mena

- PUBLICIDAD -
La Fundación Botín refleja la capacidad "camaleónica" de Murillo en un catálogo que recopila un centenar de dibujos

La Fundación Botín ha recopilado en un catálogo más de un centenar de dibujos de Bartolomé Esteban Murillo, que reflejan la capacidad "camaleónica" y de "metamorfosis" del pintor español, uno de los grandes artistas del Siglo de Oro.

La publicación, fruto de una exhaustiva investigación desarrollada desde 2011 por Manuela Mena, revela la "extraordinaria" aptitud y "calidad" del artista como dibujante, así como su actitud "camaleónica", en el sentido de que Murillo (1617-1682) "es capaz de meterse dentro" de los motivos de sus obras.

Esto se traduce en "variantes" y en el empleo de técnicas de "virtuoso", que en ocasiones han planteado problemas a la hora de determinar la autoría de determinadas creaciones, según ha apuntado este jueves en rueda de prensa la jefe del Área de Pintura del siglo XVII y Goya del Museo Nacional del Prado y miembro de la Comisión de Artes Plásticas de la Fundación, que ha estado acompañada por el director artístico del Centro Botín, Benjamín Weil.

Manuela Mena ha señalado en este sentido que la atribución de una obra "se complica" cuando se trata de un dibujo, pues "no se parece en nada" uno hecho a pluma con otro a lápiz, por ejemplo. Así, para establecer la autoría en estos casos es fundamental contar con un "buen catálogo" del autor y buscar además "el denominador común" de sus obras, basándose en modelos y en la abstracción, y apoyándose también en la calidad de la creación.

Sin embargo, en el caso de la pintura hay "unas 300 características" en la superficie de un cuadro que revelan quién es el autor, es decir, que si bien "hay más manos", también hay "más de dónde agarrarse".

CATÁLOGO

En cuanto al catálogo razonado publicado por la Botín, que continúa la línea editorial pionera de la entidad para descubrir y poner en valor la técnica del dibujo en la obra de grandes artistas españoles, su autora ha indicado que con motivo de su edición se han atribuido cuatro nuevos dibujos a Murillo, mientras que se han descartado "cinco o seis" y se han desatribuido "del todo" otros tantos.

En cuanto a los dibujos asignados al artista sevillano del Barroco, para lo que ha sido determinante la "enorme calidad" de los mismos así como también su procedencia, figuran uno de un pequeño perro dormido, que estaba en el British Museum entre obras anónimas de artistas flamencos, otro de San Juan Bautista niño, o uno hallado en Sevilla. "La calidad es la que marca", ha insistido Mena, "lo que es capaz de hacer un gran maestro artista y los imitadores".

En cuanto a la temática de los dibujos incluidos en el catálogo, la experta en Murillo ha apuntado que va en la línea de lo que pintaban los artistas españoles de la época, que en su mayor parte eran motivos religiosos, aunque también hay en la recopilación hecha para esta publicación algún retrato, dibujos de cuerpo entero o animales, como el perro dormido.

También ha resaltado Manuela Mena que el dibujo en sí mismo surge a finales del siglo XVIII, siendo Goya el primer gran artista moderno en usar esta técnica de forma distinta. Precisamente, el pintor y grabador aragonés será el protagonista del próximo proyecto de la Fundación Botín.

El catálogo de Murillo, diseñado por Fernando Riancho, consta de una primera parte en la que se incluyen dibujos que "casi con total seguridad" son del autor de la Inmaculada Concepción o Virgen con el Niño, y una segunda parte con obras de un album que corresponde a la etapa final del pintor, y que si bien estaba integrado por más de 180, quedan unos 15.

"Esto es el tiempo con mayúsculas, que lo devora todo", ha reflexionado Manuela Mena, para comparar que quedan "muy pocos" dibujos de autores españoles en relación con artistas franceses, italianos o flamencos. Ello se debe, según ha explicado, a que se consideraban una herramienta de trabajo y, además, para los mecenas de los creadores de nuestro país los dibujos no tenían "tanto interés" como para los de otros estados.

El catálogo se completa con un apéndice, que incluye por un lado un inventario a mano de las ventas de dibujos en París a lo largo del siglo XIX, manuscrito que se encuentra en el Museo del Prado, y por otro lado la procedencia de los dibujos de Murillo, que se encuentran en varias colecciones en museos de España, Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha