eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

El Gobierno nombra a García de Enterría Hijo Predilecto y salda una deuda con "uno de los más grandes" de esta tierra

Revilla ha entregado a la familia del jurista la distinción concedida a título póstumo

- PUBLICIDAD -

La concesión del título de Hijo Predilecto de Cantabria a Eduardo García de Enterría "repara una injusticia" y salda "una deuda" con "uno de los más grandes que han nacido en esta tierra". Así lo ha afirmado este jueves el presidente regional, Miguel Angel Revilla, que ha entregado el reconocimiento con carácter póstumo en un acto celebrado en el Centro de Estudios Lebaniegos, en Potes, tierra de adopción del jurista nacido en Ramales de la Victoria.

Durante su intervención, ha destacado que esta distinción es "testimonio de agradecimiento" hacia García de Enterría y su familia, promovida por la Facultad de Derecho de la Universidad de Cantabria, institución que "ha luchado denodadamente por esta idea", con el profesor Luis Martín Rebollo, que ha sido el encargado de realizar el elogio del homenajeado, a la cabeza.

"Luis Martín Rebollo ha dado lugar a que un Gobierno receptivo haya concedido este reconocimiento a uno de los grandes de Liébana y de Cantabria" y "al maestro que ha marcado su vida en el derecho administrativo", ha dicho Revilla. El presidente ha ponderado cómo "en un territorio tan pequeño como Liébana" han surgido figuras tan importantes y ha recordado la figura de Beato, el "ideólogo de la Reconquista" con quien "también se empieza a hacer justicia".

Revilla ha recordado la participación de García de Enterría en "otra especie de reconquista", la iniciada en 1976 para recuperar el nombre de Cantabria y conseguir la autonomía. En este sentido, ha precisado que el llamado 'Informe Enterría' fue la clave para poner de relieve la viabilidad de las autonomías. "Nos dio pie a volver a llamarnos Cantabria y ser una autonomía", ha remarcado.

El presidente ha finalizado su intervención con las palabras del homenajeado: "Nada hay por encima de la Ley, la democracia no está por encima de la Ley" y ha recordado que las urnas "no absuelven de todo, ni de cometer ilegalidades".

"FARO" Y "ESPEJO" PARA LAS NUEVAS GENERACIONES

Este acto ha contado con una amplia representación de la comunidad universitaria. El profesor Martín Rebollo, encargado de realizar la laudatio ha calificado a García de Enterría como "un faro necesario para las nuevas generaciones" y un "espejo" en el que éstas han de mirarse "para huir de modelos vacíos".

En su opinión, García de Enterría fue "ejemplo de una persona constante y metódicamente trabajadora, que creyó que era una obligación y un compromiso transmitir su saber a los demás". Este "jurista europeo" creyó en el Derecho "como lucha y pasión colectiva" y fue "un defensor de los derechos humanos y de la libertad que representan", un "embajador de la cultura española, un humanista con raíces", ha dicho.

Igualmente, Rebollo ha afirmado que García de Enterría "fue importante porque creó un lenguaje y construyó un sistema que supo proyectar a los demás a través de una obra excepcional y una dedicación permanente a la formación de discípulos". El profesor ha recordado la participación de García de Enterría en "las grandes tareas colectivas" como la Constitución, la construcción del Estado de las Autonomías o la integración europea.

"SATISFACCIÓN" DE LA FAMILIA

La familia del homenajeado ha estado encabezada por su viuda, Amparo Lorenzo, _que ha recogido la medalla y el diploma acreditativo_ y por sus hijos. El pequeño de ellos, Javier, ha sido el encargado de hablar en nombre de los allegados de García de Enterría y de "recordar la figura de mi padre, evocarla y celebrar su permanencia y su ejemplo".

En su intervención ha expresado la "íntima satisfacción" de la familia por el propio significado del título de Hijo Predilecto y por el hecho de que éste se entregue en Potes, algo que tiene un "significado especial" porque García de Enterría "siempre se consideró de Potes y de Liébana, que es donde arraigaban sus recuerdos, a donde retornaba cuando se le permitían sus obligaciones, donde mantuvo la casa familiar y donde, por elección propia, reposan sus restos mortales". Además, ha recordado que a Liébana dedicó una de sus obras literarias más celebradas: 'Liébana tierra para volver'.

MÁXIMA DISTINCIÓN

El título de Hijo Predilecto de Cantabria a Eduardo García de Enterría constituye el grado máximo de las distinciones que puede otorgar el Gobierno cántabro, un galardón que reciben aquellas personas que han destacado por sus méritos relevantes, en beneficio de Cantabria.

El nombre de Eduardo García de Enterría se une a una importante lista formada por otros nueve personajes ilustres: el cardenal Herrera Oria (2004), Joaquín González Echegaray (2006), Miguel Ángel García Guinea (2012), Jesús Otero (1988), Eulalio Ferrer (1988) Teodosio Herrera (1993), Juan Antonio del Val (1994), Severiano Ballesteros (1999) y Óscar Freire (2001).

La concesión de la máxima distinción de la Comunidad Autónoma fue adoptada por el Consejo de Gobierno el 12 de abril, a instancias del propio presidente Revilla y con el respaldo de la Junta de Facultad de la Facultad de Derecho de la Universidad de Cantabria.

En el acto de este jueves, enmarcado en la celebración del Día de las Instituciones, han estado presentes el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra; el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín; el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón; la totalidad de los alcaldes de Liébana y varios diputados, entre otras autoridades.

EDUARDO GARCÍA DE ENTERRÍA

Nacido en Ramales de la Victoria en 1923, Eduardo García de Enterría y Martínez-Carande, se consideraba lebaniego. Jurista reconocido en todo el mundo, pero especialmente en Europa, es considerado el gran renovador del moderno derecho público español y europeo, siendo una personalidad excepcional cuya importancia queda patente, sobre todo, en que creó un lenguaje y construyó un sistema que supo proyectar a través de dos vías: una obra científica excepcional y una dedicación permanente a la formación de discípulos que conforman hoy una "Escuela" que se reclama deudora de su magisterio y en la que se incluye una buena parte de los profesores españoles de Derecho Administrativo de todo el territorio.

Además, colaboró en las grandes tareas colectivas como la Constitución, la construcción del Estado de las Autonomías, la elaboración de algunas Leyes institucionales y la integración europea, contribuyendo a crear el moderno Derecho Público contemporáneo conectando con la saga de los grandes juristas e intelectuales europeos del siglo XX, comprometidos con su tiempo.

Letrado del Consejo de Estado (1947) con apenas 24 años, catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Valladolid (1957) y, desde 1962, de la Universidad Complutense hasta su jubilación. En 1970 fue elegido Académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y en el 94 de la Real Academia de la Lengua.

Entre sus numerosos reconocimientos destacan la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X, El Sabio en 1969; el doctorado honoris causa por la Universidad de Zaragoza y, con posterioridad, por las de Valladolid, Bolonia y Cantabria, así como por las de Mendoza y Tucumán (Argentina), Nuevo León, Monterrey y Benito Juárez (México), Santiago de Compostela, Carlos III de Madrid, Oviedo y Oporto.

Fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1984; se le concedió la Medalla de la Universidad Libre de Bruselas en 1985; el Premio Pelayo para juristas de reconocido prestigio en 1998; el Premio Alexis de Tocqueville, del Instituto Europeo de Administración Pública (Maastricht) en 1999; el reconocimiento como 'Protagonista de la Cultura jurídica europea', (Universidad de Florencia) en 2005, y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en 2006.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha