eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Unidad Popular propone un plan de emergencia social que beneficiaría a 181.000 cántabros

La propuesta pone el foco los pensionistas, los parados, los jóvenes y las personas en riesgo de exclusión social

- PUBLICIDAD -
Unidad Popular propone un plan de emergencia social que beneficiaría a 181.000 cántabros

Mercedes Boix, Cayo Lara y Sergio Tamayo.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha presentado este miércoles en Santander los detalles del Plan de Emergencia Social que propone Unidad Popular en su programa electoral, del que se beneficiarían 181.000 cántabros y que tendría un coste de 588 millones de euros.

Este plan, que en el conjunto del país afectaría a 16 millones de personas con un coste de 52.000 millones de euros, pone el foco en las personas sin ingresos, los pensionistas, los parados de larga duración, los jóvenes y aquellos que están en situación de exclusión social.

Según los datos específicos de Cantabria que ha detallado Caya Lara en rueda de prensa, la propuesta contempla un plan de empleo garantizado para 11.000 cántabros -con un salario de entre 900 y 1.200 euros-; una renta mínima garantizada para 22.000 personas en situación de exclusión; un plan de empleo y formación para 8.000 parados de larga duración; el incremento del Salario Mínimo Interprofesional a 26.000 cántabros -pasando de 648 euros a 1.100 en cuatro años-; y el aumento de la pensión mínima a 36.000 personas.

En el conjunto del país, el plan de emergencia social atendería a un millón de personas a través del plan de empleo garantizado; con un coste final para las arcas públicas de 9.400 millones; a dos millones de personas en exclusión social a través de la renta mínima garantizada, con un coste de 12.000 millones; a 700.000 personas a través del plan de empleo y formación; y a 3,2 millones de pensionistas que venían incrementada su pensión mínima.

Derechos básicos de los ciudadanos

La propuesta de UP-IU incluye también un plan antidesahucios, medidas para las personas que tienen dificultades para pagar suministros básicos como el agua o la luz o medidas de lucha contra la violencia de género. Cayo Lara ha asegurado que este plan "no es un canto al sol", sino que es posible desarrollarlo "si hay voluntad política".

En este sentido, ha destacado que reduciendo en cuatro puntos el fraude fiscal y equiparándolo a la media de la Unión Europea, se recaudarían 40.000 millones de euros; y subiendo cinco puntos el impuesto de sociedades a las empresas que ganan más de 100 millones, se ingresarían 16.000 millones de un año, de forma que solo con estas dos medidas se cubriría el coste del plan de emergencia social.

Cayo Lara ha asegurado que si UP-IU consigue en la nueva configuración del Parlamento una posición que pueda condicionar las mayorías, "el plan se va a llevar adelante". Por ello, ha pedido a la clase trabajadora y a las personas que han participado como IU en las diferentes mareas ciudadanas, que "no pierdan la memoria".

El coordinador federal de IU ha insistido en trasladar un mensaje de "esperanza", en que es posible una "salida social" a la crisis, y construir "un nuevo país", un país "más solidario", y con una nueva Constitución que garantice de verdad los derechos básicos de los ciudadanos. "Es posible porque en España hay más riqueza que nunca y nadie nos puede convencer de que tenemos que vivir peor que hace 20 años", ha dicho.

Aumento de los salarios

Cayo Lara ha reivindicado también en Santander un aumento de los salarios, lo que además de "mejorar la vida de la gente", permitiría ingresar más recursos en las arcas de la Seguridad Social y garantizar las pensiones futuras, que en su opinión se están "poniendo en riesgo", en especial con las medidas del PP que excluyen del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social; y permitiría también aumentar la recaudación de la hacienda pública, lo que se traduciría en más recursos para financiar el Estado de Bienestar.

El coordinador federal de IU ha denunciado que en España la mitad de los salarios son inferiores a 1.000 euros, y 5,7 millones de personas cobran el SMI, que está en 648 euros, cuando en Francia está en 1.465, por lo que UP-IU propone aumentarlo progresivamente hasta 1.100 euros en cuatro años.

Cayo Lara ha defendido que si se aumentara el salario mínimo, "se movería la economía y se generaría empleo". En este sentido, ha destacado que de cada 1.000 euros que se gastan en empleo, 580 revierten al Estado en impuestos (IRPF, IVA y Seguridad Social).

Por todo ello, se ha mostrado "radicalmente contrario" a los postulados de la Unión Europea, que pide "una nueva reforma laboral, bajar más los salarios y acotar a nivel de empresa los convenios colectivos", con el único objetivo -ha dicho- de "proteger a los acreedores de la deuda española" y garantizar el pago de los intereses que están "desangrando a nuestro país".

Al respecto, ha comentado que España paga en intereses el 70% de lo que gasta en educación, unos 36.000 millones de euros que si se pudieran invertir en empleo, se crearían un millón y medio de puestos de trabajo.

Debate a cuatro

Por otro lado, Cayo Lara ha vuelto a criticar la exclusión de la "tercera fuerza política" del país del debate a cuatro celebrado este lunes, y ha opinado que "se priva a la izquierda de exponer su propuesta alternativa porque al poder le preocupa una izquierda fuerte y organizada que combate las políticas que han hecho tanto daño, y no quiere que se escuchen propuestas como la de la banca pública, que compite con la banca privada y ésta tiene mucho poder en los medios de comunicación".

Sobre el debate se han pronunciado también los candidatos de Unidad Popular por Cantabria al Congreso y al Senado, Sergio Tamayo, y Mercedes Boix, respectivamente, que han acompañado a Cayo Lara en la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede de IU en Santander.

Boix ha criticado que en el debate a cuatro del lunes no se dijera "ni una palabra" sobre la sanidad pública, lo que en su opinión demuestra que los candidatos de PP, PSOE, Podemos y C's están "absolutamente desconectados de lo que interesa a los ciudadanos".

Por su parte, Tamayo ha señalado que no invitar al debate a IU, que representa a 1,5 millones de votantes y tienen 11 diputados, "demuestra que no quieren pluralidad en la información, que es lo que la gente está exigiendo", ha dicho.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha