eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Los restos de sangre en casa del acusado de violación coinciden con la víctima y él insiste en que es "inocente"

Fiscalía y Defensa ratifican las conclusiones y elevan a definitivas las penas solicitadas, de 15 años de cárcel en el caso del Ministerio Público

- PUBLICIDAD -
Los restos de sangre en casa del acusado de violación coinciden con la víctima y él insiste en que es "inocente"

El acusado de agredir y abusar sexualmente, junto a otro individuo ya fallecido, de una amiga suya ha insistido este miércoles en que es "totalmente inocente" y ha vuelto ha manifestar que la presunta víctima "miente".

Así lo ha reiterado durante la segunda y última sesión del juicio celebrado contra él en la Audiencia de Cantabria, que ha quedado visto para sentencia tras la declaración de los peritos, que entre otras cosas han confirmado que restos de sangre hallados en el suelo de la habitación del procesado, A.C., cuando ocurrieron los hechos, en julio de 2014 en su piso de Santander, coinciden con el perfil genético de la mujer, así como también muestras -de sangre y de células- recogidas en la camiseta de él.

Asimismo, se han encontrado restos celulares coincidentes con el perfil genético del acusado, que se enfrenta a una pena de 15 años de cárcel por presuntamente golpear y obligar a la mujer a practicarle una felación mientras el otro hombre le introducía los dedos por la vagina y el ano, papeles que luego se intercambiaron, según el fiscal. De acuerdo con los peritos, dichos restos derivan de cualquier roce o contacto entre la piel y la ropa.

En cuanto a las lesiones, las forenses han indicado que la mujer presentaba, en la cara, heridas superficiales en ambas mejillas, de unos 2 centímetros, así como hematomas, al igual que junto al labio, en los antebrazos, y en el brazo izquierdo y dorso de la misma mano.

Han indicado que estas lesiones se han producido por "presión" y "deslizamiento", al haber también sangrado junto al hematoma, como por ejemplo propinando una bofetada o un puñetazo, es decir, algo "más fuerte" que sujetar o tapar la boca. De las de los brazos han precisado que son compatibles con agarrar y forcejear, ya que también tienen marcas de dedos.

Asimismo, la chica presentaba en el brazo una erosión como si se hubiera rozado con una superficie rugosa, caso por ejemplo de una pared, compatible con haber sido arrastrada.

Sobre las lesiones sufridas en la zona perianal, han indicado que eran pequeñas erosiones "recientes", de unos 2 milímetros, compatibles con la introducción de dedos. Al hilo, han apuntado que este hecho no deja restos en la vagina cuando ha habido penetraciones con anterioridad, es decir, si la mujer no es virgen.

Sin embargo, en las pruebas periciales no se hallaron restos de semen, ni tampoco en la ropa analizada o en la boca de la víctima, aunque los técnicos han apuntado al respecto que podría deberse a que no hubo eyaculación de los hombres o a que la mujer bebió agua, lo que ayuda a limpiar y hacer desaparecer posibles restos.

En relación a la actitud de la mujer, las personas que la atendieron en el hospital han señalado que era "correcta" y "colaboradora", aunque también "contenida". Asimismo, han indicado que estaba "llorosa" y que presentaba "ansiedad".

Tras la declaración del acusado y de la víctima, así como del resto de los testigos, las partes -Fiscalía y Defensa- han elevado a definitivas sus conclusiones y han ratificado las penas, de 15 años de cárcel y 9 de libertad vigilada y 12 de localización permanente en el caso del Ministerio Público por un delito continuado de agresión sexual y una falta de lesiones. Frente a ello, el abogado defensor solicita la libre absolución al entender que no han quedado acreditados los hechos.

Entre otras cosas, la fiscal ha subrayado el estado físico "lamentable" que presentaba la mujer cuando salió de casa del acusado, así como la persistencia de su relato, que se mantiene invariable desde el principio y "sin cambiar en lo esencia ni un ápice", ya que siempre ha contado "lo mismo sin mover una sola coma".

Esta parte ha asegurado que la mujer "no quería" mantener relaciones con el procesado, en prisión desde que ocurrieron los hechos, y ha rechazado un ánimo de "resentimiento" o "venganza" para perjudicar al acusado.

Mientras, la Defensa considera "mentira" la versión de la supuesta víctima, relato que a juicio de este abogado constituye "un mal guión de una peli porno". "Ha mentido en todo", ha sentenciado, antes de apuntar, a modo de ejemplo, que dijera que no había sido pareja del acusado o que los hechos sucedieron en la cocina cuando se halló sangre en una habitación.

De todas formas, este letrado ha reflexionado que "puede" que sucediera "algo", como que estuvieron en el piso bebiendo, pero "nada" relacionado con una agresión. Asimismo, ha incidido en que la mujer ha "chantajeado" al hombre con mensajes a través del teléfono, en los que le amenaza con denunciarle. Así, a su juicio, la pretensión de la chica era "aparecer" por el piso y "provocar una situación que le diera pie a denunciar" al acusado.

"TOTALMENTE INOCENTE"

En su derecho a la última palabra, el procesado ha insistido en que es "totalmente inocente", así como también el otro individuo, también de nacionalidad rusa y que falleció durante la instrucción de la causa.

De igual modo, A.C. ha sostenido que es "imposible" que los hechos denunciados ocurrieran en la cocina del piso donde vivía en Santander, de "3 por 3 metros", de modo que tres personas es "muchísimo" y "una sobra".

Asimismo, ha insistido en que había una "persecución" de la mujer hacia él, mientras -ha dicho- él no la llamaba, pues su intención era "cortar para siempre" con ella.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha