Opinión y blogs

eldiario.es

El paraíso

Siento no ser consciente de que vivo en el paraíso. La tierra de Aitor es un lugar de hombres y mujeres buenos. El domingo votamos y miro a las urnas y miro a Euskadi y no dejo de sorprenderme. No voy a hablar de encuestas. Cada día oímos a alguien interpretar el voto mejor que el propio votante. Mi pregunta es por qué los vascos somos siempre responsables de las cosas buenas y nunca de las cosas malas. 

Supongo que, si le dan a escoger al ser humano, siempre prefiere decir que es de los buenos a decir que es de los malos. Y esto es exactamente lo que pasa en la política vasca. En esta campaña vemos cómo a los que mejor les va es a aquellos que siempre flotan y no son nunca responsables. El mal es España, donde no se habla ni se forma gobierno, de donde viene la crisis a turbar el paraíso en el que vivimos.

El PNV ejecuta este guion como nadie. Ha sido esencial durante años para la gobernabilidad de España. Ha favorecido la estabilidad a gobiernos del PP y PSOE. Nunca ha renunciado a participar en la política nacional y a jugar con sus diputados y senadores en Madrid para formar gobierno. Pues todo eso parece que no ha existido. La estrategia pasa por asegurar que en Euskadi nos ponemos de acuerdo y decir que cuanto menos contaminen los partidos de Madrid y sus formas, pues mejor.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Es asqueroso, y no es porque me esté haciendo mayor

Hace un rato me he anticipado a un amigo cuando me iba a decir: “te estás haciendo mayor”. Es evidente que la afirmación es cierta y aspiro a seguir dando la lata, según va pasando el tiempo y aumentan mis arrugas y la calvicie. Pero esta premisa cierta, no impide que me parezca asqueroso el modelo lúdico festivo del ‘todo vale’ y en el que las agresiones sexuales se están convirtiendo en una constante. La primera etapa ha sido San Fermín, pero el verano está lleno de escalas en las que veremos que todo se repite y solo tendremos enfrente nuestra indignación.

Me comentaba otra amiga que a ella le han tocado el culo con la excusa de que son fiestas; periodo en el que vale todo en el nombre de la juerga. Es un periodo en el que don carnal ha decidido estar presente y dar rienda suelta a lo más repugnante del ser humano. Violaciones en grupo, tocamientos en manada y un lenguaje que no solo hubiera escandalizado a mi abuela, que me escandaliza a mí y deseo que escandalice a mis hijos.

El modelo lúdico festivo incluye mucho alcohol, algo de droga, desenfreno total, noches sin dormir y orinar en la vía pública; algo que, según me insisten, ha pasado toda la vida. Pues me da igual. Es repugnante y asqueroso. Conducir bajo los efectos del alcohol aumenta la sanción, las agresiones sexuales bajo los efectos de cualquier estupefaciente deberían agravar la pena porque meterse cualquier sustancia en el cuerpo es un acto voluntario y si alguien pretende justificar sus acciones por estas sustancias, que no las hubiera ingerido.

Seguir leyendo »

Menos verborrea y más razones trabajadas

Las elecciones las ha ganado, sin lugar a dudas, el PP de Mariano Rajoy. Ahora le toca ganar la investidura, la mayoría suficiente del Congreso que le permita convertirse en presidente del Gobierno. Ante este hecho, resulta de nuevo curioso que desde cualquier ángulo se mire al PSOE como el responsable del futuro inmediato de España. Es fantástico, por un lado, que los analistas, periodistas y politólogos varios, tengan en tan alta estima al Partido Socialista. Sin embargo, y por otra parte, le echan esta mochila vaticinando el fin de sus días por sus guerras intestinas que solo le pueden llevar al desastre. Y lo peor es que los socialistas entran al trapo.

Creo, sinceramente, que conviene buscar en el equilibrio y en el análisis las responsabilidades en juego. Corresponde al ganador lograr los apoyos que le permitan la investidura y, para este fin, debe hablar con todo el espectro político y no fiar sus cartas a lo que haga estrictamente su tradicional rival político. Si realmente quiere su apoyo, alcanzarlo por la vía de la sumisión no parece lo más adecuado. PP y PSOE tienen muchos elementos en común, pero también grandes diferencias. Si el PP quiere ser investido, debe de saberlo. Y debe buscar otras vías. El señor presidente en funciones no puede jugar a lo de siempre, a esperar que el tiempo y la responsabilidad ajena le entreguen el triunfo. Debe buscarlo y lo debe hacer con sigilo y mucha claridad. El arco parlamentario es amplio y los últimos años no lo ha cultivado en exceso. Probablemente, es lo que debe hacer ahora y pensar que si quiere gobernar, debe cambiar sus formas y las de los suyos.

Señor Rajoy, ha sido el justo vencedor de las elecciones por deseo expreso de los españoles, pero su victoria no será victoria si no es capaz de convencer a sus adversarios, de múltiples colores, que le den su confianza en el Parlamento. Si no lo logra, habrá nuevas elecciones y será usted y solo usted el responsable de no haber logrado formar gobierno. Ninguna fuerza, por mucho que la suya sea la más votada, tiene la obligación moral de dejarle gobernar. Se lo tiene que ganar y para ello debe convencer a sus adversarios políticos.

Seguir leyendo »

Welcome Britain

"My name is Tom. I am Tom Kelly..." These were the first sentences of my first English book. I was nine years old at that time and it was 43 years ago. I am almost an old man and I feel Great Britain as my second country. I write this article thinking in one of my best friends, Peter Ecob, a charming man who decided a long, long time ago to open me his life and his house without expecting anything. He did that in the period when the pubs had limited hours and the average British never drank wine. Britain is Britain, but is Europe and has always been generous with the so called continent. I care UK.

Welcome Britain. You are part of our dreams. Nothing is so great than listening a good British friend joking about the Spanish Armada and the great defeat. We can joke because that will never happen again. We were great enemies and we are good friends. We have adopted some good things of the other, but we are still different and that will be for ever and ever. 

I can not start a single day without my cup of tea. I drink the most common trademark in UK, PG tips. I used to have them brought from the islands, but in the last ten years I can buy those tips in my local supermarket. Good quality stuff, not like that funny taste tea we used to buy here as English Breakfast. This is good. I am Spanish, but I feel comfortable being European, just like my friend Peter. Why not?

We do not see each other every year, but we keep in touch. A month ago he came to Vitoria, my hometown, to see me for five days. It was great to have fun together again. He just took a flight, without any passport control, and I collected him in the airport. I can assure that he is still very English and that he has not forgotten his language or the way he lives. He is tough with European burocracy, but that is a very popular idea all over Europe. How can the country, an island, with the most spread lenguage in the world be afraid of its identity? It is impossible. Everybody all over the world is trying to learn English.

Britain and British, you are welcome and we do not want you to change. That is impossible. Do not vote Brexit please.

Seguir leyendo »

Una exigencia política desigual

Conversaba con un amigo de la situación política actual, de la campaña que parece que tanto harta a unos y otros, pero que llena nuestro día y a día y me comentó, que como tantos, estaba cansado de la corrupción y la crisis. Pero me hizo un comentario muy acertado: “Nos podemos equivocar al votar, pero no cometamos el mismo error de hace 99 años”. Y tiene razón y no me canso de decirlo, pero no sé si alguien me oye. Me preocupan muchas cosas del futuro político, pero hay una del presente que conviene analizar: la exigencia desigual del electorado.

Espacios políticos de izquierda radical, o “reaccionaria”, en definición del catedrático Antonio Elorza,  espacios conservadores o socialdemócratas los hemos visto a los largo de los últimos 40 años de democracia en España. Pero nunca la exigencia ha sido igual. El votante conservador es fiel hasta el final y la prensa afín jamás dará por buena una crítica. Ya puede llover corrupción al PP que le afecta, pero poco. No sé ya si es una virtud o un lastre, pero es lo que hay y lo vemos elección tras elección.

En el caso del PSOE las cosas nos son tan sencillas. La prensa es mucho más crítica, incluida la teóricamente afín, la libertad de pensamiento interno es siempre una discrepancia absoluta y una crisis y la corrupción de sus gentes la pagan. Todo esto, sinceramente, me parece bien. Cuentan con elector sensible. Otra cosa es en lo que derive esta sensibilidad y las consecuencias que traiga. La socialdemocracia es una corriente política consolidada en Europa y que ha traído mucho bienestar al viejo continente y, por supuesto, a España. Y no se ha hecho sin cometer errores, algunos graves.

Seguir leyendo »

Harto de indignados

Estamos a las puertas de unas elecciones generales y este mero hecho nos indigna, porque lo relevante es estar indignado. Los referentes del periodismo español son siempre los primeros indignados. No mostrar indignación es un síntoma de flaqueza o de cesión. Es no ser sensible a lo que pasa. Indignación o nada, parece ser la clave de lo que pasa en España. No conviene reflexionar en exceso, ni pararse a pensar no vaya a ser que dejemos de estar indignados y dejemos de pensar que todo debe cambiar porque todo es un desastre.

Pues me resisto al simplismo y me alegro de haber asistido el pasado 20 de abril en San Sebastián al encuentro empresarial que organiza la SGR Elkargi. Sin duda, el acto empresarial más importante de Euskadi. Reunió una mesa redonda curiosa con Antonio Garrigues Walker, Adela Cortina, Josu Jon Imaz y Cristina Garmendia. Me quedo con el mensaje que transmitieron los dos primeros, tal vez porque sean almas libres que se pueden permitir decir aquello que otros no pueden por la edad o la posición. Y lo mejor es que lo dicen con mesura.

Adela Cortina es catedrática de Ética y expresó de forma clara la importancia de la libertad y la capacidad de elección que ésta nos da. "Depende de lo que hagamos nosotros". Qué razón tiene Cortina. La libertad individual de cada uno nos lleva a ser parte de todo lo que pasa. Esa superestructura que llamamos sistema, que tanto nos indigna y por lo visto nos somete, somos nosotros con nuestras decisiones diarias. 

Seguir leyendo »

Reformismo o revolución

27 Comentarios

En 2019 se celebrará el centenario de la  Tercera Internacional, y con ella la ruptura de la izquierda entre reformistas y revolucionarios, socialdemócratas y comunista. La izquierda dejó entonces claro que no es un bloque homogéneo. Las 21 condiciones de adhesión a la Tercera Internacional muestran claramente los límites de una ruptura y la dificultad de los acuerdos

La Tercera Internacional se asoció directamente a la Unión Soviética y a la revolución. A su sombra nació en España el PCE de dos escisiones del PSOE en 1921. La primera, de la Juventudes Socialistas, y la segunda, de la propia Comisión Ejecutiva socialista. Pablo Iglesias, fundador del PSOE y UGT, se mantuvo en el espacio reformista y en la socialdemocracia. Ambas premisas rompían directamente con la Tercera Internacional. El camino en el PSOE no fue fácil. UGT, el sindicato socialista, fue el abanderado en la ruptura con el comunismo. El PSOE tardó tres años en encauzar su camino. Ambas instituciones estaban presididas por el fundador, Pablo Iglesias.

El final de la Primera Guerra Mundial (1924-1919) marcó rumbos diferentes y enfrentados. Hubo momentos de colaboración siempre muy tensos. Se consolidó la socialdemocracia, donde siempre estuvo el PSOE. El comunismo, por donde transitó el PCE y las otras izquierdas a la izquierda del PSOE que adoptaron nombres varios, la última Podemos, eligieron su propio camino. 

Seguir leyendo »

Arnaldo, no necesito que pidas perdón

A las 9.55 los reporteros de la Cadena Ser destacados en la prisión de Logroño contaban casi con entusiasmo la salida de la cárcel de Arnaldo. Menos mal que Pepa Bueno ha sido rápida al aclarar que se trataba de Arnaldo Otegi. Me ha parecido que a ella también le ha sorprendido ese trato tan familiar, casi cariñoso. Nunca oigo hablar de Urkullu como Iñigo, ni de Rajoy como Mariano, ni de Mas como Artur,... Así que he optado por titular esa pequeña pieza con un sencillo Arnaldo. No vaya ser que alguien se ofenda y no piense que tengo algo en contra de este señor.
Muchas líneas se han escrito sobre si debía estar o no condenado. Lo está en aplicación de la Ley y si la Ley no gusta pues habrá que cambiarla. Desde luego no es "un preso político" como él mismo se denomina y tantos aplauden, incluidos algunos políticos que no son del entorno de Batasuna. Debe ser que hay muchos que quieren llevarse bien con este señor.
Recuerdo cómo negocié a través de LAB hace unos cuantos años, estando en EL PAÍS, entrevistar a este señor. Fue imposible. Estuvo cerca pero no éramos gente de fiar. Sí pude entrevistar al secretario general de LAB de la época, Rafa Díez Usabiaga, también condenado en el mismo procedimiento que Otegi. Eran tiempos complicados y la entrevista fue tensa. Que negara Arnaldo la entrevista no era raro. Piensen que eran los tiempos en que Batasuna nos vetaba de sus ruedas de prensa y si íbamos y nos detectaban nos echaban sin problemas. 

Arnaldo tiene que estar tranquilo porque no necesito que me pida perdón. Me basta con que me haya dejado en paz y deje de apostar por el tiro en la nuca como estrategia política.

Ha pasado el tiempo y Otegi, perdón, Arnaldo, se ha convertido en una especie de símbolo de la libertad. Me parto de risa y recuerdo el miedo que pasé en muchas ocasiones informando sobre Batasuna. Arnaldo ha cumplido su pena y tiene derecho a intentar participar en política, ya sin aquella sombra de ETA que siempre le cobijaba. 
Arnaldo tiene que estar tranquilo porque no necesito que me pida perdón. No creo que lo necesite ninguna víctima o ciudadano, aunque lo pidan políticos de todo color y asociaciones varias. Me basta con que me haya dejado en paz y deje de apostar por el tiro en la nuca como estrategia política. Me parece perfecto que sea el padre del cambio de la estrategia de ETA y Batasuna. Pero ni necesito ni quiero el perdón de quien ni se arrepiente ni lo hará. Está en su derecho, pero que no me tome el pelo nadie afirmando que es el padre de una mal llamada 'paz' porque no hubo guerra. Viva su vida, señor Arnaldo. Haga su política y déjeme en paz.

Seguir leyendo »

Intolerancia

Intolerancia es el título de una de esas películas míticas del cine pero que nadie ve. La rodó David Wark Griffith en 1916 y quiso ser un canto pacifista a través de cuatro historias. Es solo una película vieja hecha por el criticado director de ‘El Nacimiento de una nación’, película por la que siempre ha sido recordado como un racista. ¿Quién soy yo para determinar si Griffith era un monstruo o un santo? Nadie. No es el propósito de estas líneas hacer crítica cinematográfica y menos valorar la condición humana de un reconocido pionero del cine. Solo he recurrido a él para hablar de la intolerancia, el sectarismo o la verdad absoluta.

Me sorprende mucho que en los análisis de los medios de comunicación se pregunte a los representantes políticos cómo va a ser posible pactar con los representantes de otros partidos si sus programas son diferentes. Me sorprenden mucho las afirmaciones absolutas de quien, sin hablar de contenidos, dice que no se fía de las personas con las que va a pactar; motivo por el que establece condiciones previas a cualquier acuerdo. Me indigna aún más que se recurra a ETA como justificación contraria al pacto de fuerzas democráticas. Muchos hemos padecido a ETA como para que ahora se juegue así con el dolor. Me parecen lamentables los vetos a quien arriesga por parte de aquellos o aquellas que no se han atrevido a dar un paso al frente y que parece que solo lo harán si antes toda la tierra queda quemada.

Sectarismo nacional o intolerancia. Pactar implica ceder y no poder hacer lo que uno quiere, sino lo que se puede fruto de un acuerdo programático que ayuda a construir una mayoría más amplia. Hace pocos meses oímos a muchos, y a algunos especialmente, decir que había terminado el tiempo de la izquierda y la derecha. Este mensaje caló en gentes de toda condición pese a que era mentira. La política en un sistema constitucional representativo exige desde mi punto de vista reconocer el principio liberal de ciudadanía y de pluralidad y a veces se nos olvida.

Seguir leyendo »

La rabieta de Iglesias

39 Comentarios

Hace dos semanas pregunté a una militante cualificada de Podemos cómo era posible que ella apoyara la formación de tanto grupo parlamentario en el seno de su partido cuando esto hacía ingobernable al propio partido. Su respuesta me dejó helado. Me dijo que no era relevante, que estaban todos de acuerdo y que en el partido se hacía solamente por dinero. Luego este tema trascendió y se negó. No puedo decir que este sea el motivo de la propuesta porque desde Podemos se han dedicado a desmentirlo. Solamente cuento una anécdota. Lo que sí me queda claro es que la no creación de cuatro grupos es un problema para el señor Iglesias y para su formación. Sabía perfectamente que el Reglamento del Congreso no lo permitía y aun así lo pactó con sus socios regionales. Como era de esperar, Podemos y sus socios tendrán un único grupo y que esto cambie dependerá de una reforma del Reglamento; algo que no es imposible. Lo curioso ha sido la rabieta de Iglesias.

El diputado Iglesias parece aún en campaña y se encuentra dolido, muy dolido. Parece que su voluntad de pacto es o que le dan la razón o se enfada. En un tono mitinero ha acusado antes de la votación para elegir la Mesa del Congreso a los socialistas de entregarse por un cambio de sillones al PP. Flojo argumento para la tercera fuerza, que ocupará su parcela de poder en la Mesa del Congreso. Iglesias debe saber que son cosas distintas la formación de las Mesas de las Cortes Generales, la conformación del Gobierno y la reforma de la Constitución.

El diputado Iglesias parece aún en campaña y se encuentra dolido, muy dolido. Parece que su voluntad de pacto es o que le dan la razón o se enfada

Seguir leyendo »