eldiario.es

Menú

Huir de la realidad o el bolsillo de Urkullu

- PUBLICIDAD -

La realidad de Euskadi es que es un territorio en lo político muy plural. Nadie ocupa "la centralidad" por la que corren los vascos. El PNV es un partido más en un juego político complejo en el que resulta muy difícil encontrar el equilibrio. Dejémonos de eslóganes. Por mucho que los repitan no se van a convertir en realidad. Tres diputaciones de tres colores políticos distintos y un Parlamento muy fragmentado. Por favor, alguien le puede contar a Andoni Ortuzar, presidente del PNV, que 27 escaños de 75 suman solo 27. Pasarlo a "habas" quizás le facilite las cuentas al otrora convencido de ser el "partido guía".

El PNV decidió gobernar en minoría en tiempos de crisis y pensó en que su sola presencia y sus llamadas a la responsabilidad al resto de formaciones políticas era suficiente. Los partidos vascos se han hecho mayores hace tiempo. Los socialistas saben lo que es gobernar en Euskadi y parece que han renunciado al papel de comparsa acomplejado. Los populares gobiernan España y tienen sus lìmites claros. Bildu ha decidido jugar a la democracia y se ha dado cuenta de que sin ETA molestándole puede aspirar a desbancar al PNV. Y qué decir de UPyD, que jamás soñó que un escaño pelado pudiera dar tanto juego. Por cierto, cualquier acuerdo que dé mayoría al Gobierno pasaría por PSE-EE o Bildu y por su exigencia compartida de reformar en profundidad el poco transparente sistema fiscal vasco.

Con 27 parlamentarios o pactas de verdad -y pactar es ceder y aceptar- o no vas a gobernar de verdad jamás. En estos tiempos las palabras y las fotos se las lleva el viento y a la ciudadanía, que está harta, no lo olvidemos y no le olvidemos, no se le engatusa repitiendo que se quieren hacer las cosas bien y que el resto son unos filibusteros.

Gobernar es decidir y gobernar acarrea la responsabilidad de liderar, acordar, pactar y hacer o no hacer. De momento, en el balance del Gobierno no hay nada de nada y el panorama es desolador. En Sanidad y Educación todos los esfuerzos pasan por parecer que no tocan nada, salvo la integración hospitalaria alavesa. En Competitividad no aparecen salvo para recortar el apoyo a las empresas y a la generación de actividad y empleo. En Empleo solo hay que mirar las cifras. En Justicia y Cultura parece que no hay nadie. Y en Economía y Hacienda un fracaso presupuestario, una dura política de recortes a las actividades de estímulo económico, y promesas de aumentar la deuda si se flexibiliza el objetivo del déficit. ¿Recuerdan cuando el PNV clamaba contra el endeudamiento y afirmaba que estábamos en bancarrota?

El PNV cosecha en Economía y Hacienda un fracaso presupuestario, una dura política de recortes a las actividades de estímulo económico, y promesas de aumentar la deuda si se flexibiliza el objetivo del déficit. ¿Recuerdan cuando clamaban contra el endeudamiento y afirmaban que estábamos en bancarrota?


Vivimos a la espera de la foto de partidos en Ajuria Enea, con el fracaso anunciado de la foto con diputaciones y Eudel, sin presupuestos, con ofertas de pactos vacíos, hoy a unos y mañana a otros... Y con la autodeterminación en el bolsillo por si las moscas. Con el lehendakari ausente, el PNV, me da, que prepara la huida en plena fase de rabieta.

Supongo que el señor Ortuzar considera que soltar derechazos al hígado de la oposición es buen método para que vuelva al redil. Ridículo. Y mientras el lehendakari Urkullu no se sabe dónde está ni se le espera. Hace más de un año escribía que era un hombre escondido detrás de un blog. Ahora ya no sé siquiera si tiene escondite. Está claro que Ortuzar es la mente pensante y ha vuelto a vestirse de Obelix, como en carnaval, para aplicar la estrategia del mamporro al oponente.

La "campechanía" parece su principal virtud. ¿Pero es virtud suficiente? Ustedes valorarán. Me preocupa que el PNV se ancle en la rabieta permanente y opte por huir de la realidad.

Mientras esperamos a Madrid, a Bruselas, a Alemania, a los demás partidos, a... el PNV se ha sacado la autoderminación del bolsillo y amaga con recurrir a la 'vía Artur Mas', que tan poco rédito está dando a la cada día más deteriorada Cataluña. Es difícil que en el camino encuentren a PP y PSE y también lo es que encuentren a Bildu para quien su propuesta será insuficiente.  Abrirán el melón de la división. Y así, la prioridad, digan lo que digan, no será la crisis y sus ciudadanos, la prioridad estará en el seno del PNV, en su obsesión por aferrarse a un poder ligado al 'destino universal' del pueblo vasco y que cree suyo por derecho divino. Pero solo cuentan con 27 de 75 escaños.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha