eldiario.es

Menú

"Me resisto a que esta fábrica caiga"

El alcalde de Zumarraga, Mikel Serrano (PSE), levanta la bandera de la esperanza contra el cierre de Arcelor e insiste en la necesidad de una acción conjunta de las instituciones para encontrar un comprador

El consistorio busca un inversor que "apueste" por la planta del gigante siderúrgico en esta localidad guipuzcoana

- PUBLICIDAD -
Ayuntamiento de Zumarraga busca un inversor que "apueste" por la planta de Arcelor Mittal de la localidad

El futuro de la planta de Arcelor Mittal en Zumarraga está más cercano al cierre definitivo que otra cosa. Pero nadie quiere ponerle el candado definitivo y dar la situación por terminada. El alcalde de Zumarraga, el socialista Mikel Serrano, ha anunciado que está trabajando para lograr un inversor que se interese por la planta de Arcelor Mittal de la localidad. A su juicio, ésa es ahora la "máxima prioridad", ya que, desde el Ayuntamiento, no se resignan a "dejar que esta fábrica caiga".

En un comunicado, Serrano ha reclamado a las instituciones vascas y a la Diputación de Gipuzkoa a que, "en una colaboración conjunta", trabajen junto al Consistorio de Zumarraga para encontrar un socio inversor que "compre la empresa" porque la misma "es viable". Para ello, ha vuelto a insistir en el Plan de viabilidad puesto sobre la mesa por parte del Gobierno vasco.

El regidor guipuzcoano ha explicado que, en ese plan de actuaciones, "se ha combinado la experiencia de los trabajadores con el asesoramiento de profesionales del sector siderúrgico".

El documento plantea fundamentalmente las reivindicaciones de los trabajadores, pero, además, el Gobierno vasco, asesorado por un llamado "grupo de sabios", propuso una serie de inversiones en I+D+i que afectarían a la acería, a la modernización del horno y a mejoras en el proceso productivo y el tratamiento de las escorias para su reutilización y comercialización.

Por eso, ha insistido en que la empresa "es viable con la implicación de un socio inversor que modernice la maquinaria". "La mejor solución para salvar esta fábrica sería encontrar un accionista que estuviera interesado en adquirirla" y darle una "segunda oportunidad".

"Motor económico"

En esa línea, ha afirmado que la fábrica de Arcelor Mittal de Zumarraga "no es un asunto local", sino que es un "referente" porque esta planta es "el motor económico de la comarca". "El problema de Zumarraga es un problema de Gipuzkoa y de Euskadi", ha enfatizado.

Asimismo, Serrano ha trasladado a los trabajadores y al Comité de Empresa todo su apoyo y les ha asegurado que no comparte la decisión tomada por dirección de la multinacional.

El alcalde del PSE ha explicado que, desde el primer momento, el Ayuntamiento de Zumarraga ha planteado como reivindicación que se abrieran las vías alternativas al cierre de la planta frente a la decisión de Arcelor Mittal que consiste en mantener en Zumárraga, únicamente, el parque de chatarra en el que trabajan ocho de los 350 empleados de la planta.

Al resto de los 268 trabajadores se les ha propuesto el traslado a la planta de Arcelor en Asturias, mientras que 50 de los empleados estarían pendientes de asignación en plantas del País Vasco y existe un plan de jubilaciones parciales para 24.

Finalmente, ha explicado que "el capital humano es importante, pero las empresas suelen verlo como un lastre". Sin embargo, ha querido destacar el nivel profesional de los trabajadores de Arcelor Mittal Zumarraga que son "muy valorados" porque tienen una "cualificación profesional alta". "Son muy especializados y cualquier firma del sector mataría por tenerlos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha