eldiario.es

Menú

Condenado a cinco años de prisión por intentar matar otro hombre, al que clavó un cuchillo en una discoteca de Bilbao

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a un hombre a cinco años de prisión por intentar matar a otro hombre en febrero de 2013, tras clavarle un cuchillo en el pecho cuando ambos se encontraban en una discoteca de Bilbao. Por ello, le considera autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y le obliga a indemnizar a la víctima con 1.667 euros, a abonar a Osakidetza los 1.767 euros de los gastos médicos y hospitalarios causados, y al abono de las costas.

- PUBLICIDAD -

Los hechos juzgados ocurrieron sobre las tres menos cuarto de la madrugada del 17 de febrero de 2013, cuando el acusado se encontraba en el interior de la discoteca 'Caney', ubicada en la calle General Concha de la capital vizcaína.

A esa hora, llegó la víctima y ambos mantuvieron una discusión, en el curso de la cual, el condenado le clavó un cuchillo, "que no consta si portaba consigo o lo cogió de la barra del bar". Al parecer, ambos individuos habían mantenido una discusión horas antes en otro bar.

La hoja del arma quedó alojada en el espacio subcutáneo del hemitórax izquierdo, "a nivel submamario, con entrada por debajo del pezón y trayectoria horizontal, y con la punta en la unión condroesternal del sexto arco costal". La hoja, según la resolución judicial, se separó del mango del cuchillo y cayó al suelo.

El herido requirió de tratamiento médico y quirúrgico, consistente en la extracción de la hoja del cuchillo y la sutura de la herida. La curación se produjo 21 días después, de los cuales, el lesionado estuvo hospitalizado dos. Además, estuvo impedido para sus quehaceres habituales durante otros doce más. La víctima presenta, como secuelas, dos cicatrices de dos y 0,5 centímetros de longitud.

"SIN CONTEXTO VIOLENTO"

El tribunal considera que el acusado actuó "sin que conste que hubiera un contexto violento ni una pelea" con su víctima y asegura que, pese a sus manifestaciones, no parece que el herido le amenazara ni que él mismo le advirtiera. "Simplemente, le lanzó lo que parecía un puñetazo y resultó ser una puñalada", afirma.

También cree probable que el acusado llevara el cuchillo encima, ya que "nadie le ve coger el cuchillo de la barra", como él manifiesta. Sin embargo, tampoco queda acreditado que lo sacara de la chaqueta, "como afirma el agredido".

Ante las afirmaciones del condenado, quien asegura que se encontraba bajo los efectos del alcohol, la Audiencia vizcaína rechaza esta posibilidad, ya que los policías que le detuvieron en el exterior de la discoteca aseguran que "no apreciaron que pudiera estar en estado de ebriedad o 'tomado', como él afirmó".

Por ello, el tribunal cree que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa, rechaza cualquier atenuación, y le impone cinco años de prisión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha