eldiario.es

Menú

Dührkop cree que reconocer el mal causado es "la semilla para empezar el camino hacia la verdadera convivencia"

La viuda del senador socialista Enrique Casas, se "alegra muchísimo"  de que "casi en vísperas de los 31 años" de su asesinato, el político socialista "por fin tenga su nombre en una plaza" en San Sebastián.

- PUBLICIDAD -
Dührkop cree que reconocer el mal causado es "la semilla para empezar el difícil camino hacia la verdadera convivencia"

La exparlamentaria socialista y viuda del dirigente del PSE-EE, Enrique Casas, Bárbara Dührkop, ha asegurado que no se va a "meter en el berenjenal del perdón" y ha subrayado que en el reconocimiento del mal causado está "la semilla para poder empezar este camino, que va a ser muy difícil, hacia una verdadera convivencia y a esa paz de la memoria y de la justicia que todavía queda por hacer".

Dührkop ha realizado estas manifestaciones en el acto que los socialistas han celebrado en el barrio de Gros de San Sebastián en recuerdo del senador socialista, asesinado por ETA el 23 de febrero de 1984, en la plaza recientemente denominada Enrique Casas por un acuerdo del Pleno del Ayuntamiento donostiarra.

En el acto han estado presentes, además de familiares de Enrique Casas, el candidato socialista a la Alcaldía de San Sebastián, Ernesto Gasco, el secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, Iñaki Arriola, el dirigente socialista Manuel Huertas, la parlamentaria Susana Corcuera y concejales donostiarras como Marisol Garmendia, Enrique Ramos, o Miguel Ángel Díaz. Asimismo, el portavoz del PNV en el Consistorio, Eneko Goia, ha saludado a los presentes antes del inicio del acto.

La viuda de quien también fue secretario general del PSE de Gipuzkoa, ha manifestado que se "alegra muchísimo" de que "casi en vísperas de los 31 años" del asesinato de Enrique Casas, el político socialista "por fin tenga su nombre en una plaza" en San Sebastián. "Creo que se lo merecía hace mucho tiempo", ha agregado.

En ese sentido, ha agradecido este gesto al Ayuntamiento y ha querido hacer hincapié en que la decisión de ponerle el nombre de Casas a este espacio ha sido "unánime", algo que ha considerado que es "muy importante".

"Algunos que pasen por aquí y lean el nombre dirán: ¿y este quién era? Porque ha pasado mucho tiempo, hay mucha juventud", ha señalado Dührkop, al tiempo que ha insistido en la importancia de los nombres. "Quizá viéndolo se informen de quién era, de que fue uno de los 108 asesinados en Donostia", ha destacado.

A su juicio, el mensaje de la placa ubicada en el barrio donostiarra de Gros tiene que ser que "con la violencia no se construye nada, solo se destruye". "La violencia crea lo más nocivo, el odio, y eso sí es un arma de destrucción masiva, es una lacra que no debe ser nunca una herencia para un pueblo de bien nacer como es San Sebastián", ha enfatizado.

Asimismo, ha defendido la memoria como la "base de poder dar justicia para poder convivir", al tiempo que ha resaltado la importancia de que esta "entre en la historia correctamente" porque "no vale jamás construir la convivencia sobre el borrón y cuenta nueva, la equidistancia entre verdugos y víctimas, o la famosa frase de algo habrán hecho y ahora vamos a seguir por otro lado"

"La memoria tiene que estar allí para una frase que decíamos en la construcción de Europa: nunca jamás puede pasar esto. La única forma de que se pueda empezar una convivencia tal como debe ser, la construcción tiene que basarse en el reconocimiento del mal causado y tiene que venir del corazón", ha asegurado la exeuroparlamentaria.

"HACER JUSTICIA"

Por su parte, Ernesto Gasco se ha felicitado por que "por fin" hayan podido "hacer justicia" porque "es una forma de hacer ciudad, de recuperar los valores que dan dignidad a las personas y a los pueblos, y la dignidad es el reconocimiento y es la memoria".

Gasco ha lamentado que han sido "31 años de olvido" y ha recordado que Enrique Casas "fue uno de los primeros políticos elegidos democráticamente asesinados por el terror y de la violencia", al tiempo que ha destacado que su muerte hizo a los socialistas "unas cicatrices muy profundas".

"Hoy podemos hablar de una San Sebastián que avanza, pero no lo suficiente", ha asegurado el aspirante socialista, quien ha criticado que este acto no haya sido organizado por el propio Ayuntamiento. Por ello, se ha comprometido a que, si es elegido alcalde, este tipo de homenajes "se hagan institucionalmente y realmente entre todos" porque, en su opinión, "no vale con que cada uno reconozcamos a los nuestros, sino que es importante que se haga uno global institucional de lo que todo esto supuso".

El portavoz donostiarra del PSE ha avanzado también su deseo de recuperar un proyecto "olvidado en esta legislatura" como es el del Instituto de los Derechos Humanos en el Palacio de Aiete. "San Sebastián es la ciudad vasca que más ha sufrido el terror de ETA, con 108 personas asesinadas en estos 40 años y ahora hay que reconstruir, poner el valor la defensa del derecho a la vida, a la libertad de expresión y a pensar diferente", ha remarcado.

Gasco ha recordado que la decisión de ponerle el nombre de Enrique Casas a esta plaza se produce en el marco de una Ponencia de calles y posteriormente en el Pleno municipal del pasado mes de diciembre, a propuesta del grupo socialista.

"Yo tenía una espinita clavada desde hace mucho tiempo porque Enrique Casas no tenía una calle", ha manifestado el edil socialista, quien ha destacado que se eligió el barrio de Gros porque la Casa del Pueblo cuando Casas era secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa se encontraba en el Paseo Colón de este barrio donostiarra, y es "dónde él hizo historia política en San Sebastián".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha