eldiario.es

Menú

La Ertzaintza detecta en Irun un nuevo caso de trucaje de tacógrafo en un camión de gran tonelaje

Agentes de la Unidad de Tráfico de Gipuzkoa de la Ertzaintza han detectado en la localidad guipuzcoana de Irun un nuevo caso de manipulación fraudulenta en el tacógrafo de un camión tráiler que, entre otros aspectos, provoca la alteración de los tiempos de conducción y descanso del chofer, al tiempo que desactiva los sistemas claves de seguridad del vehículo.

- PUBLICIDAD -
La Ertzaintza detecta en Irun un nuevo caso de trucaje de tacógrafo en un camión de gran tonelaje

Según ha señalado el Departamento vasco de Seguridad, anular estos elementos de seguridad en un camión de las citadas características, de 40 toneladas en circulación por la carretera, "no sólo se traduce en una temeridad para su conductor sino que constituye un grave riesgo para todos los usuarios de la vía".

El vehículo infractor fue detectado el pasado lunes en Irun, en el transcurso de un control específico en materia de transportes que la Unidad de Tráfico había establecido en la autopista AP-8, a unos 500 metros de la frontera, sentido Bilbao.

Los agentes pararon entonces un camión tráiler, con matrícula turca, y ante los indicios de una posible manipulación del tacógrafo, procedieron a su inmovilización. Al tratarse tanto el tacógrafo como el emisor de movimientos (kitas) de elementos de última generación y, en base a la normativa europea, se trasladó el vehículo a un servicio técnico oficial para certificar la existencia de la citada manipulación.

Según ha explicado, estos elementos de última generación presentan unas mayores medidas de seguridad dirigidas a "garantizar la optimización" en los registros del tacógrafo. Para ello, contienen una segunda señal independiente cuya función es registrar como incidente en el aparato cualquier intento de violación del mismo.

SENSOR DE MOVIMIENTOS

La inspección realizada en el taller autorizado, se localizó un segundo "kitas" o sensor se movimientos, encargado de enviar la señal desde la caja de cambios hasta el tacógrafo, así como circuitos electrónicos que anulaban la información transmitida por esta segunda señal independiente. Con esta sofisticada manipulación, se conseguía falsear los registros de conducción y descanso vulnerando la normativa europea que regula dicha materia.

La consecuencia directa de la manipulación se traslada a órganos determinantes para la seguridad del vehículo y, de este modo, quedan inutilizados elementos clave como la ayuda electrónica a la pre-frenada, y el sistema ABS; además de quedar desactivados mecanismos como el limitador de velocidad, lo que provoca que el chofer desconozca la velocidad a la que circula.

Por estos hechos, se procedió a la inmovilización del vehículo mientras no se subsanara la manipulación, así como la instrucción de un expediente sancionador por una cuantía de 6.000 euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha