eldiario.es

Menú

Euskaltel, cada vez menos euskal

La plantilla observa dividida y con incertidumbre el acuerdo con el gigante chino ZTE, que absorberá una parte importante de trabajadores de la empresa de telecomunicaciones vasca para aligerar costes.

- PUBLICIDAD -
Euskaltel - ZTE - Hemerotek

El presidente de ZTE Europa, Xiao Ming (a la izquierda), y Alberto García Erauzkin, de Euskaltel.

"Con el escenario que teníamos sobre la mesa, el acuerdo con ZTE es el menos malo que podíamos firmar. Todo encaminado a salvar el empleo y las mejores condiciones laborales posibles". Javier del Blanco, miembro de Comisiones Obreras y presidente del comité de empresa de Euskaltel, asegura que estaba en contra de cerrar ese pacto, que conlleva la absorción por parte de ZTE de 133 empleados de los 500 con los que cuenta Euskaltel. Esta absorción aligerará de forma notable los costes salariales de la empresa de telecomunicaciones vasca. Euskaltel es cada vez menos euskal.  La plantilla acude dividida al proceso.

ZTE, el fabricante de equipos de telecomunicaciones y móviles,  ha alcanzado un acuerdo el Gobierno vasco y la operadora Euskaltel para establecer en Zamudio (Vizcaya) su sede en el sur de Europa. ZTE es uno de los gigantes de la industria tecnológica de China y proveedor de Euskaltel, la operadora propiedad de los fondos de capital riesgo Investindustrial y Trilantic junto Kutxabank. La multinacional china se ha comprometido a mantener las condiciones laborales y puesto de trabajo de los empleados subrogados durante diez años.

"Comisiones Obreras no era partidaria del acuerdo, pero había que exponerlo en asamblea a la plantilla para que tomara una decisión. Si hemos llegado hasta aquí es porque en los años anteriores no se acertaron con otra serie de decisiones estratégicas. Hay una trayectoria de la que Euskaltel como empresa es rehén. Son decisiones que han lastrado la compañía y nos han abocado a este acuerdo con ZTE. Lo cierto es que en los últimos años los activos del país se están regalando", explica el presidente del comité de empresa.

Su esperanza pasa porque ZTE respete el compromiso de mantener las condiciones laborales de los trabajadores o si se da el caso mejorarlas. "Claro que hemos tenido dudas hasta el final, pero ahora solo el tiempo dirá si hemos acertado o no", indica del Blanco.

ELA, por su parte, se muestra muy crítico con el pacto. "Supone un proceso de externalización, que afianza el desmantelamiento de Euskaltel y a futuro significará una pérdida de derechos laborales".

Abonada a las externalizaciones

Euskaltel se ha abonado en los últimos meses a las externalizaciones. En verano suscribió "una alianza tecnológica" con la francesa GFI que implicó la externalización del área de sistemas del operador vasco. El acuerdo garantiza a los trabajadores de Euskaltel transferidos el mantenimiento del empleo, de las condiciones laborales actuales, de la antigüedad y del centro de trabajo en el Parque Tecnológico de Bizkaia. Es el latiguillo que se utiliza habitualmente tras la suscripción de este tipo de acuerdos.

Lo cierto es que la desinversión parcial de Kutxabank, la salida del capital del Gobierno vasco y la entrada de dos fondos de inversión ha terminado por mostrar a Euskaltel tal y como es: Una empresa más del mercado, que se rige por las leyes mercantiles. ¿Dónde queda aquel proyecto industrial nacido e impulsado por el ámbito público para "hacer país"?

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha