eldiario.es

Menú

Requiem por Fagor Electrodomésticos

Esta cooperativa del grupo Mondragón camina hacia la liquidación definitiva al presentar este viernes concurso de acreedores.

La inyección 'in extremis' de tres millones de euros por la Diputación de Bizkaia salva la planta de Edesa en Basauri.

El PNV pide a Garitano que siga los pasos de José Luis Bilbao y no deje caer a Grumal, con una plantilla de 150 trabajadores.

- PUBLICIDAD -
Instituciones, Mondragon y Fagor Electrodomésticos comienzan la reunión sobre la situación de la cooperativa

Instituciones, Mondragon y Fagor Electrodomésticos, en la reunión sobre la situación de la cooperativa celebrada ayer. /EP

Fagor Electrodomésticos camina hacia su liquidación definitiva. El Grupo Mondragón ha decidido amputar definitivamente una parte de su historia reciente al dejar caer a la cooperativa, tocada de muerte, que tiene previsto presentar mañana el concurso de acreedores en un juzgado donostiarra. Solo los trabajadores de Edesa, que la víspera habían iniciado un encierro al grito de "esta planta tiene futuro", estaban anoche contentos.

Aunque con mucha cautela y no del todo confiados, los trabajadores -encerrados en la planta desde la tarde anterior- escucharon la noticia de boca del propio José Luis Bilbao, que se trasladó anoche a la planta para explicar de viva voz la nueva situación y decirles "hemos salvado esto". Los operarios estallaron en aplausos y abrazos, como si les hubiera "tocado la lotería antes de tiempo", como dijo una de las operarias que participaba en el encierro. Pero desde la fábrica de Basauri se veía también con tristeza como la cooperativa Fagor Electrodomésticos caminaba indefectiblemente hacia su liquidación definitiva. Atrás quedaban los ultimos intentos, ya a la desesperada, de intentar lograr la financiación requerida -170 millones de euros- para evitar la crónica de un cierre anunciado desde que la cooperativa presentara hace varias semanas en un juzgado donostiarra un preconcurso de acreedores. Y las manifestaciones de solidaridad vividas en Mondragón en las últimas semanas

La cara y la cruz de un viacrucis que para muchos trabajadores y cooperativistas acaba de empezar. Mientras los representantes de los operarios de Edesa esperan que el Consejo Social les explique hoy en una reunión su futuro inmediato y el de la planta -después del acuerdo cerrado con la Diputación de Bizkaia para retirar el preconcurso de acreedores de la planta a cambio de los tres millones que el diputado general, José Luis Bilbao, ha comprometido a través de una línea de avales- el Grupo Mondragón solo se ha comprometido a recolocar o prejubilar a un máximo de 1.200 trabajadores socios cooperativistas. El resto de la plantilla espera poder acogerse a los planes de reindustrialización del sector y los planes de empleo que los representantes del Gobierno vasco anunciaron ayer tras la reunión en Vitoria para mitigar una realidad que, sin duda, trastocará las estimaciones gubernamentales de paro en Euskadi. El Ejecutivo no oculta su preocupación y reconoce el "impacto que se va a producir en Euskadi" en el empleo.


Grumal, próximo objetivo

La cita ayer tarde en Vitoria desencadenó la sucesión de anuncios sobre el proceso de liquidación, más o menos ordenada, de Fagor Electrodomésticos, que tiene previsto presentar concurso de acreedores mañana viernes en el juzgado donostiarra. Pero en ningún momento fue la propia cooperativa o, en su defecto, el grupo Mondragón quien suministró la información públicamente. La primera noticia llegó desde Madrid: el ministro de Industria, José Manuel Soria, reveló que la víspera el presidente del grupo Mondragón, Txema Gisasola, ya le había informado de que la empresa Fagor Electrodomésticos entraría en concurso de acreedores. Era la constatación de que la suerte estaba echada ya para la cooperativa de electrodomésticos.

En Euskadi, fue el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, el que confirmó la noticia, al término del encuentro interinstitucional celebrado entre el Gobierno vasco, las diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa, los ayuntamientos de la comarca de Debagoiena y de Basauri, y los representantes de Mondragón Corporación y Fagor Electrodomésticos.

Conocido el movimiento de la Diputación vizcaína, el PNV, en la oposición en el territorio guipuzcoano, emitió un comunicado en el que se exigía al gabinete de Garitano que no se quedara de brazos cruzados y siguiera la estela de José Luis Bilbao para salvar Grumal. A juicio de los peneuvistas, "se ha constatado" que el anuncio del concurso de acreedores "no tiene por qué arrastrar consigo a las empresas Edesa y Grumal". "Se abre una ventana de luz para Grumal, empresa ubicada en Azpeitia, municipio que se ha visto castigado estos últimos meses por el cierre de empresas emblemáticas como Corrugados o Azkue".

Para Markel Olano, "en vista de esa posibilidad de mantener la actividad de Grumal", es el momento de que la Diputación Foral de Gipuzkoa "asuma su parte de responsabilidad para que ese proceso llegue a buen fin". Grumal fue adquirida por Fagor Electrodomésticos y cuenta con una plantilla de 150 personas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha