eldiario.es

Menú

Joseba Fiestras - Director del FesTVal

Joseba Fiestras: “En cuestión de televisión, en España nos hemos desprendido de todos los complejos"

Joseba Fiestras, director del Festival de Televisión - FesTVal, asegura que ahora los grandes directores y muchos actores se sienten más a gusto en la televisión que en la gran pantalla

“La ETB hace lo que puede, que ya es bastante”

“Los youtubers conocidos son una especie de estrellas de antes, que eran los que salían en la tele y se hacían súper famosos”

- PUBLICIDAD -
Joseba Fiestras.

Ni siquiera la caída del techo acústico del Teatro Principal de Vitoria a una semana del estreno de uno de los eventos culturales más importantes del año, el FesTVal, ha enfriado los ánimos de su director. Joseba Fiestras asegura que la televisión hace mucho tiempo que ha dejado de ser la hermana pequeña del cine y que ahora incluso los grandes directores se sienten más cómodos rondando series para televisión.

La caja tonta parece que ya no es tan tonta porque se vive una época dorada gracias a las series de TV. ¿Cómo ves ahora las producciones televisivas?

Creo que el mundo de las series ahora mismo goza de mucha salud. La televisión ha sido como la hermana pequeña del cine. De hecho los actores o directores que hacían TV daba la sensación de que era porque el cine no les quería, y si de la tele daban el salto al cine, ahí ya habían dado el ‘gran salto’ y ya no volvían. Ahora pasa lo contrario, ahora los grandes directores, los grandes actores están haciendo TV, algunos incluso han declarado que se sienten más a gusto en la televisión que en la gran pantalla.

¿Por qué crees que ha ocurrido eso?

Porque yo creo que esa barrera ficticia que existía se ha roto en el momento en el que la gente de la TV se ha ido quitando los complejos , ahora se han igualado los presupuestos. Antes, un capítulo de TV costaba muy poco en comparación a una película, ahora un episodio piloto bueno vale casi tanto como una producción buena de cine. El tercer factor es que, para mí, el guión es muy bueno. En televisión hay guionistas espectaculares que están demostrando que hacen unas series fantásticas. Como Los Soprano (David Chase), Breaking Bad (Vince Gilligan), The walking dead (Frank Darabont), de todo tipo. Y todo esto se ha extrapolado a España. Y aquí la TV de ficción es genial también. Prácticamente todos los grandes actores están participando en alguna serie, tienen unos guiones fantásticos, tienen muchísima más audiencia que el cine. El cine español se está recuperando, pero ha vivido una muy mala racha y, sin embargo, en televisión ocurría lo contrario. Si en Antena 3 se estrenaba una serie americana y en Telecinco una serie española, ganaba Telecinco de calle, y de hecho se potenció el que hubiera muchas series españolas. Tuvo que hacerse una reorganización de todo, porque hubo un momento de saturación, pero ahora yo creo que estamos viviendo un momento en el que en España de verdad nos hemos desprendido de todos los complejos. Hace 15 años iba alguien a una productora con una serie sobre los romanos y le llamaban loco, pero ahora podemos decir que se ha hecho Hispania, que gozó de mucho éxito. Se han hecho series del Oeste en España. 

Se ha hecho Isabel también

Sí, se ha hecho Isabel, series históricas que han dado la vuelta a los canales. Yo creo que la TV está creciendo, creo que va a ir a mejor, porque las nuevas tecnologías, Youtube o las redes sociales, están dando oportunidad a chavales de poder experimentar desde que tienen 14 años o 15, construir sus propias piezas, sin necesidad de que alguien les supervise el trabajo, sin que se les financie. Eso es una cantera fabulosa.

Hablando de chavales, se suele decir que los jóvenes ya no ven la tele, ¿puede ser que la vean de forma diferente?

Eso es mentira, los jóvenes ven mucha tele. El gran cambio que ha habido es que hasta hace poco televisión y televisor eran lo mismo, ahora ya no. La televisión es el producto audiovisual que se ve en la pantalla pequeña. Televisión se sigue haciendo y televisión se sigue consumiendo, por los jóvenes también, en el ordenador o en el móvil. Sí que es cierto que ha cogido otro ritmo, los chavales se administran a su manera. Ha cambiado el lenguaje y eso es importante. Se está desarrollando ahora. Los youtubers conocidos son una especie de estrellas de antes, que eran los que salían en la tele y se hacían súper famosos.

¿Ese nuevo lenguaje del que hablas afecta directamente a las cadenas de televisión tradicionales? ¿En qué sentido?

Los canales ya están en proceso de digitalizarse, muchos ya tienen sus páginas en internet. Yo creo que va a haber grandes cambios, ya los está habiendo, pero que van a ir a más. Cuesta hacerlo porque el problema de todo esto es monetizar. Es decir, hasta ahora las cadenas de televisión conocían el sistema: yo te compro la serie, te busco patrocinadores y además tengo unos anunciantes que salen en los intermedios; y eso sustenta la serie o el programa. Ahora la cuestión es que internet es gratis, la pregunta está en cómo se financia eso.

¿Qué opinas del pirateo?

Pues que en principio está muy mal robar. También es cierto que hay muchos momentos en los que no sabes si estás robando o no. Cuando yo era pequeño, también había pirateo, de otra manera, porque no había la globalización de ahora. Si yo me compraba un disco, lo compartía con mis amigos, otro se compraba otro disco y lo grababa yo, y así no teníamos que comprar todos uno porque no nos llegaba. Lo que pasa es que ahora todo se ha hecho mucho más grande, y el círculo de amigos en la red es infinito. Sí que es cierto que si empatizas con la otra parte, te das cuenta de que si todo el mundo se lo baja gratis nos cargamos el cine y la música, ¿quién paga a esa gente que trabaja?

El cine hoy no baja de los seis euros por película, en el caso de la TV, no todo el mundo puede ver las series a las horas a las que se emiten¿Por qué crees que no se hacen responsables?¿por qué no crean un sistema de pago fácil y justo?

En el caso de la TV se está haciendo y se está logrando, las cuentas de Youtube vienen a ser nuevos canales de TV que nacen de ahí, no se necesita el pirateo, ellos mismos financian sus propios videos, y los cuelgan para el consumo gratuito. Pero los grandes canales ya están ahí, Antena 3 tiene Flooxer, Producción española tiene sus propias páginas donde ceden sus contenidos. Sí que es cierto que para verlo tienes que ver un par de anuncios, pero eso me parece lógico y ahí voy, hay que ver el contenido de cada canal en sus propios portales. Aunque también pienso que ese no es el futuro. Nadie ha encontrado aún la fórmula para rentabilizarlo, en el momento en que se encuentre, va a cambiar. El futuro está en otro lenguaje televisivo, en otras formas de ver el contenido, en convertir la TV en una pantalla de ordenador, más o menos. 

Hemos visto gente peleándose y desnuda en reality shows ¿Dónde está el límite en la televisión?

Afortunadamente yo creo que los propios productores y las propias cadenas se hacen cargo,  se marcan unos límites, quiero creer que es así. Hay unas normas morales, jugar con una serie de cosas que yo creo que no se puede jugar. A Mediaset le acaba de pasar, ha querido hacer un programa sobre el bulling y se lo han prohibido, les han dicho que no pueden jugar con ese tema. No sé exáctamente de qué se trataba, no pretendo juzgar a nadie. El límite aún lo ponen la ética y la moral de las productoras. También es cierto que la línea roja no se ve clara, siempre se da un pasito más, no lo sé.

¿Qué ves tú en la tele?¿Qué series te gustan?

A mí me gusta mucho la tele. Veo ficción, me encanta el entretenimiento. Yo veo mucha tele, desde pequeño. Sí estoy enganchado a series. Ahora mismo me encanta Cuéntame, Mar de Plástico, El Príncipe también he visto. Americanas estoy enganchado a The Walking dead, Homeland… Un montón. Ahora además hay una producción de series brutal, las ve todo el mundo, está de moda ver series. No me gusta Juego de Tronos, no me ha enganchado. No soy de dar segunda oportunidad a una serie tampoco. Como hay tantas, veo el primero o segundo capítulo y si me engancha me quedo, y si no, desconecto. No pierdo el tiempo.

El FesTVal y algo más

Se cumplen ocho años del festival. ¿Cómo ha conseguido poner a Vitoria en el mapa de la televisión y afianzar el festival como una cita ineludible en el calendario de las cadenas?

Yo creo que la suerte tiene mucho que ver. Primero decir que no soy yo, que tengo un equipo detrás de voluntarios fantásticos y que sin ellos sería imposible. Esto es una idea que se nos ocurrió a partir de un festival de cine pequeño que teníamos. Era una época en la que España estaba saturada de ellos. Pero Vitoria no tenía. Lo creamos y fue creciendo y la recomendación constante era: tenéis que especializaros en algo distinto para destacar. Le dábamos muchas vueltas pero no encontrábamos esa especialidad, a no ser que fuera algo muy absurdo que no tuviera salida. Al final dejamos de lado el festival, durante tres años, y en ese tiempo se me ocurrió a mí lo de la televisión. “Vamos a especializar el festival de cine, ¿cómo?, sin cine”. Y metimos televisión. Al principio me miraban raro. Pero le fui dando forma a la historia con gente de la tele, con Mikel Lejarza, con otros, y lo veían bien, les encajaba el proyecto. Lo presentamos aquí en el ayuntamiento, les gustó y tiramos para delante, dimos en la diana. Pero para dar en la diana… hay que currar, hay que ser constante, pero sobre todo hay que tener suerte. Yo creo que en nuestro caso coincidieron distintos factores y se cumplió. Nunca esperamos todo lo que surgió después.

¿Se ha reducido el presupuesto del FesTVal?

No se ha reducido porque lo hemos ido complementando con patrocinadores privados que han ido ayudando a tapar agujeros. Pero el problema es que no ha aumentado. El presupuesto del primer festival al último es prácticamente el mismo, y sin embargo el festival sí ha crecido, una barbaridad. Esos son los malabares que tenemos que hacer. En realidad no ha bajado tanto el presupuesto del festival, que ronda los 250.000€, y yo recuerdo que el primer festival rondó los 200.000€. Y el primero eran tres días, era una cosa muy pequeña. Luego hemos ido cambiando cosas. Hemos ido intentando disfrazar esas carencias y que parezca que el festival sigue creciendo, porque es lo que nos interesa, aunque es complicado.

Telecinco ha dejado de colaborar con vosotros ¿Por qué?

Es una razón estratégica de ellos, empresarial, que dicen que no les encaja ahora mismo el Festval con su plan de marketing. Pero no hay ningún mal rollo con ellos, de hecho yo sigo manteniendo reuniones y he invitado de nuevo a Mediaset al Festval. Yo creo que es un problema interno suyo de estrategia. Cuando nos lo dijeron nos llevamos un disgusto tremendo, no podemos olvidar que es el grupo líder ahora mismo. Pero hay que superarlo, como dice la canción “el show debe continuar”. Nosotros tiramos para adelante y a nosotros nos encantaría que volviesen, pero también es cierto que el Festval ha demostrado que sin Mediaset sigue para adelante y sigue creciendo. 

¿Alguna vez han dado problemas los actores?

En general no. Siempre hay alguno o alguna. Es cierto que un par de puntos negros tenemos en el Festval, pero no te puedo decir más. Nos ha pasado que alguna artista que ha venido ha sido muy muy diva y nos ha generado problemas. No a nosotros directamente sino a las propias productoras del programa. Ha habido contestaciones en las que han dejado a alguien llorando, y esas personas prefiero que no vengan, no me gustan. A ese tipo de gente no la queremos. Pero por lo general no lo son. Los actores en siete años se han portado genial, tienen cada uno su carácter, pero sin problemas. Son muy profesionales y además vienen  supervisados por sus cadenas.. y bueno, anécdotas hay miles. En siete años, muchas, aunque de la mayoría no me entero yo, yo me entero a posteriori. Por ejemplo, un cómico que se ha pegado una hostia en el jacuzzi del hotel a las tantas de la mañana, pero me lo cuentan todo después. (ríe)

¿El fenómeno fan cómo se vive en la calle San Prudencio?

Yo creo que se ha templado un poco. Por lo general la gente es respetuosa, y los famosos lo dicen. Ellos nos comparan mucho con Málaga, por ejemplo, por el Festival de Cine de Málaga, y dicen que el carácter es distinto, que aquí dentro de esa locura, es más ordenada, más educada. Somos más respetuosos y eso lo agradecen mucho.

¿Alguna vez os ha repercutido alguna situación con un fan?

Sí que es verdad que el primer año, que vino Física o química, el segundo de El Internado y el tercer año, el Barco, tres series que eran un fenómeno, fue una locura. A mí me llamaban chavalas, que no sé de dónde sacaron mi número de teléfono, y me preguntaban si venía Cabano. Yo pensaba que nos estábamos volviendo locos. Y la gente también estaba entusiasmada. Y Maxi, que ahora nos hemos hecho amigos, es un tío encantador, era muy jovencito. Yo se lo he dicho siempre, yo tenía muchos prejuicios porque tenía 18 años recién cumplidos y era el Cabano, el guapo por excelencia y yo pensé: “este tío va a ser gilipollas”. Por lógica para mí. Pero no, un tío con los pies en el suelo, educado, encantador.

Euskera en la Tele

Hablemos de la presencia del euskera en el FesTVal, ¿qué pasa?

Llevamos  intentando que el euskera tenga presencia en el Festval desde el primer año. Lo hemos intentado varias veces. Y nos hemos encontrado siempre con que no cuajaba, no tenía público. Este año lo que hemos querido hacer es que, como ya el Festival tiene una base, de hemos sacado  el ProfesTVal, que lleva tres años y sigue creciendo, ahora yo creo que estamos lo suficientemente cimentados como para poder poner en marcha un espacio con nombre propio que potencie el euskera dentro del festival. Se nos ha ocurrido el Eutsi Telebistari! para darle cabida, queremos crear una jornada donde haya una master class, una conferencia. Una mesa redonda muy entretenida con actores que están trabajando ahora en series como Allí abajo, El chiringuito de Pepe, series españolas, pero que surgen de ETB, que son vascos y que nos cuenten esa experiencia de cómo los actores de aquí pueden dar el salto y trabajar fuera. Hay un homenaje a Goenkale que queremos hacer, que ya no está en antena tras 21 años, es la serie más longeva que ha tenido, no solo Euskal Telebista, sino España, y lo que queremos es aprovechar que nos cuenten cómo se ha logrado eso, qué complicaciones ha habido y qué secretos hay detrás. Y luego la jornada del Eusko telebista vasco que la tenemos ya desde hace años, y que así la encajamos y completa esa mini jornada. La idea es que poco a poco eso se convierta en un mini congreso que vaya creciendo, que vaya teniendo su identidad propia, que potencie el euskera y que el euskera tenga un protagonismo dentro del festival. Hablo de un protagonismo consentido, con público, con audiencia y que ojala crezca la demanda.

¿Qué opinas de la producción vasca, tanto en la pequeña como la gran pantalla?

Este año se va a estrenar una serie en euskera, otros años hemos tenido también, pero claro nosotros le brindamos a ETB la oportunidad para que esté a la altura de las demás cadenas. Lógicamente una producción de ETB no puede competir contra los estrenos de Antena 3, por ejemplo. Y los estrenos no siempre son en euskera, si ya es difícil que un estreno de ETB en castellano compita, imagina en euskera. ETB lo que quiere también es sacar pecho de la programación que tiene y que tiene éxito. Ellos eligen. Este año han apostado por una serie en euskera, y nosotros encantados. Creo que  la TV vasca hace lo que puede, que ya es bastante. Creo que tenemos muchísimo talento en Euskadi y la prueba es que se ha exportado. Tu vas a Madrid y en las grandes televisiones hay muchos vascos que están no solamente delante sino detrás de las cámaras. Detrás de las cámaras los vascos tienen mucho prestigio.

¿Crees imprescindible salir del País Vasco para llegar a hacer algo importante?

No. La serie Goenkale lo prueba, hecha en euskera, en ETB y ahí se ha mantenido. Tiene un mérito tremendo. El conquistador del mundo también, es un programa de un exitazo de la leche. Se ha hecho un Vaya Semanita, que, sin emitirse fuera de Euskadi, se conocía en toda España. Luego ha pasado a emitirse fuera. Cuando se habla de la poca audiencia que tiene Euskal Telebista siempre digo lo mismo, la tarta ahora está muy repartida. Esa audiencia ha bajado. Cuando empezó el festival, si tú estrenabas una serie y bajaba del 20% de audiencia, era la ruina. Ahora si llega a un 14% o un 15% es una bomba. Cada vez hay más canales y eso, lógicamente, tiene que afectar a las televisiones autonómicas. Se hace lo que se puede. Muchas cosas se hacen mal, estoy de acuerdo, como en todas partes. Hay que ser autocríticos, saber lo que debemos potenciar. El talento que hay en Euskadi debe potenciarse y muchas veces no se les deja salir a flote. Eso es cierto. Hay una especie de acuerdo. Hay productoras o empresas en las que siempre trabajan los mismos y en ocasiones es muy difícil dar cabida a talento nuevo, y eso es un error, máxime cuando comentábamos lo del principio, que ahora el joven tiene otro ritmo, otra visión.

¿Cinco días se quedan cortos para el Festval?

Se quedan muy cortos, pero no tengo dinero para hacer más. Si tuviera ocho días los llenaría enteros. Hemos tenido que decir que no a cosas muy interesantes. Este año tenemos series  de Paramount Channel, de Kiss TV, de Ten, de los nuevos canales. Llega un momento que no cabe más. Este año se han quedado cosas fuera, pero no queda otra, hay que jugar así. Y hemos querido meter contenidos propios, pero hemos tenido que dejarlo, porque no cabían entre tanta rueda de prensa. A mí me encantaría recuperar la gala de inauguración, me encantaría recuperar esas mesas redondas que hacíamos del  Festval, en las que juntábamos a cómicos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha