eldiario.es

Menú

Góspel en familia con las Brown Sisters abre el Festival de Vitoria

- PUBLICIDAD -
Góspel en familia con las Brown Sisters abre el Festival de Vitoria

Góspel en familia con las Brown Sisters abre el Festival de Vitoria

El góspel ha vuelto a abrir una nueva edición del Festival de Jazz de Vitoria con una velada familiar, pues familia son las voces de las Brown Sisters y familia han hecho con el público, que un año más ha rozado el lleno en el pabellón vitoriano.

Las cuatro hermanas Brown, a las que desde la muerte de Philis, la quinta de las integrantes originales del grupo, acompaña su hija Valeria, han subido al escenario de Mendizorroza con la única compañía instrumental del órgano atendido por un eficaz Jaso Tyson, pero sus voces y la energía, armonía y precisión con que las usan han hecho innecesarios, salvo pequeñas incursiones al piano, más instrumentos.

El góspel es una fiesta de exaltación religiosa y es por ello que los conciertos de estas agrupaciones adquieren a menudo un cierto carácter litúrgico que la barrera del idioma convierte en festivo para muchos de los asistentes.

Este tono litúrgico se traduce en una imperiosa necesidad mutua de interactuar que hace al público cantar, dar palmas y que algunos bailarían si no fuese por el decoro y hasta el pudor de la afición vitoriana, que, eso sí, se ha dejado arrastrar entusiasmada por las llamadas de las hermanas Brown a la voz del ya habitual "Clap your hands" hasta dejar enrojecer las palmas de las manos.

En su repertorio no han faltado clásicos como "Amazing Grace" o "King Jesus Is A Listening", aunque también han incluido temas menos frecuentes en estos eventos como "Up Where We Belong", de Joe Cocker, y que los aficionados recuerdan de la película "Dirty Dancing".

El descanso no sólo no ha bajado el tono de la noche, sino que incluso, y repuestas las fuerzas, músicos y público han continuado con más impulso si cabe el repaso a temas como "When The Saints Go Marching In" o el inevitable "Oh Happy Day" que ha cerrado, público en pie, este hermanamiento musical con el que ha arrancado esta 41 edición del Festival vitoriano.

Por la tarde, en el escenario del Teatro Principal donde ha comenzado también el ciclo Jazz del Siglo XXI, han compartido tablas en una edición más del espacio Konexioa dos grandes músicos y buenos conocidos de la afición que acude anualmente a Vitoria.

Hasier Oleaga, que acumula méritos para ser más conocido como "el" percusionista vasco que como "un" percusionista vasco, un habitual de esta sección, ha conectado en esta ocasión con Jorge Rossy a los mandos ahora del vibráfono pero habitual como batería en los escenarios del festival.

No en vano ha acompañado a Joshua Redman el año pasado y a Brad Mehldau en las ediciones de 2001 y 2009.

El concierto de Mendizorroza ha terminado a eso de las diez y media de la noche, lo que deja la oportunidad al público asistente de disfrutar del Jazz de Medianoche, de palpar el ambiente jazzero que se respira en numerosos establecimientos de la ciudad o, simplemente, descansar para afrontar los intensos cuatro días que se avecinan.

La segunda jornada contará con la presencia del trío del cubano Harold López Nussa en el Teatro Principal y con el programa doble que protagonizarán Larry Carlton y Stanley Clarke en el escenario de Mendizorroza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha