eldiario.es

Menú

Día Mundial Salud en el Trabajo

Luces y sombras en la lucha contra la siniestralidad laboral

Euskadi suma 41,77 accidentes por cada 1.000 trabajadores (84,88 en el 2000) pero con retos como las crecientes enfermedades profesionales, los problemas en nuevas profesiones y en el sector primario y el envejecimiento en áreas como la construcción

- PUBLICIDAD -
Cuba reduce la siniestralidad laboral en 2016 pero aumenta el número de muertes

Un operario pinta el exterior de un edificio colgado de una grúa EFE

28 de abril: San Prudencio y día mundial en defensa de la seguridad en el trabajo. En Euskadi, con datos de 2016 en la mano, continúa habiendo 41,77 accidentes que suponen baja laboral por cada 1.000 trabajadores. En 40 casos, además, el resultado fue fatal. “Muchos de los riesgos son evitables. Debemos ser ambiciosos y estar permanentemente insatisfechos. Esto es una cuestión de tolerancia cero, como cuando uno se pone el cinturón en el coche de manera instintiva”, razona Alberto Alonso, director del Instituto vasco de Seguridad y Salud en el Trabajo (Osalan).

La jornada, en vísperas del Primero de Mayo, vendrá trufada de movilizaciones sindicales en las capitales vascas. Las centrales coinciden en que “la precariedad” en el empleo está siendo la solución al paro generado por la crisis y, según ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE e Hiru, que celebran esta jornada de manera conjunta, “esa precariedad enferma y mata”. Estos sindicatos hablan ya de “nuevas epidemias del siglo XXI” asociadas a condiciones laborales extremadamente perniciosas y en sectores distintos a la industria o la construcción. De la misma opinión es Jesús García de Cos, de UGT, que sostiene que “el estrés y la ansiedad también matan”.

“El riesgo cero no existe, pero hay que desterrar que el accidente sea inherente. Un trabajo de calidad es un trabajo seguro”, ha valorado este miércoles en rueda de prensa la consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, que ha presentado en Bilbao una campaña de sensibilización contra los accidentes laborales. “Hay que rebajar el desempleo, pero manteniendo la calidad. Y calidad no es sólo salario, son también otras condiciones”, ha enfatizado San José, que ha reiterado su voluntad de revisar todos los contratos a tiempo parcial para determinar si están encubriendo posibles fraudes laborales que abonen posibles riesgos.

García de Cos mira a las empresas, “que se han relajado” con el pretexto de la crisis y “ayudadas” por la reforma laboral, y remarca que invertir en prevención es “una obligación legal pero también ética y moral”. “Se ve como un coste y es una inversión. No podemos guiarnos por criterios economicistas”, afirma el representante de UGT. Desde ELA, Adolfo 'Txiki' Muñoz manifestó en la presentación de los actos del 28 de abril que "año tras año se van sucediendo los mismos datos" y que a los Gobiernos y a la patronal "no les preocupa" esta materia.

María Jesús San José, en el Parlamento

María Jesús San José, en el Parlamento EUSKO LEGEBILTZARRA

"En Confebask, como no podía ser menos, y a pesar de los mensajes que escuchamos repetidamente de boca de algunos, compartimos el objetivo de reducir los accidentes laborales a su mínima expresión. No es nuevo. Llevamos muchos años implicando, sensibilizando y acompañando a las empresas en su esfuerzo por evitarlos. Y como decía antes, los logros son notables", ha respondido a través de su 'blog' el presidente de la patronal vasca, Roberto Larrañaga.

Las estadísticas y los retos

En 2000 hubo 55.000 accidentes laborales con resultado de baja médica en el País Vasco. En 2016, a pesar de un incremento respecto a 2015, fueron 31.500. La consejera San José ha pedido hacer una lectura en perspectiva y no fijarse exclusivamente en el “diente de sierra” del último recuento, que ha sido negativo. Según sus datos, aunque “queda mucho por hacer” hay indicadores positivos: si en 2000 había 84,88 accidentes por cada 1.000 ocupados en 2016 cayeron a 41,77. En contraste, García de Cos recuerda también cómo en marzo ha crecido un 10% la siniestralidad. Y Muñoz que las cifras crecen en paralelo al crecimiento de la actividad económica.

 

Y hay más sombras en ese panorama, según los sindicatos. La secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, asegura que las estadísticas de siniestralidad son “la punta del iceberg”. Por cada fallecimiento en accidente de trabajo, en Europa se registran 18 muertes por enfermedad profesional, sostiene Etxaide, que critica además que su control esté en manos de las mutuas, “el instrumento de los empresarios”. UGT entiende que algunos estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aportan datos aún peores.

Asimismo, el propio director de Osalan, Alberto Alonso, ha manifestado públicamente su inquietud por el comportamiento desigual de determinados sectores, como el primario. En agricultura, ganadería y pesca la siniestralidad está en 76,87 casos por cada 1.000 trabajadores, “un dato muy similar al de hace diez años”, y muy por encima de la media.  

García de Cos apunta otro “reto”, el de los trabajadores de edad avanzada en una sociedad que envejece a pasos agigantados. En la construcción, por ejemplo, ¿pueden los cada vez más operarios de más de 50 años continuar realizando los mismos trabajos físicos? UGT reclama “cambios legislativos” para regular la ‘segunda actividad’ de determinadas profesiones sin que el deterioro físico suponga un riesgo de despido a partir de una determinada edad.

Balance de la actividad inspectora

La consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, ha informado de que Osalan, en 2016, realizó 9.116 actuaciones. En total, se detectaron 444 infracciones que condujeron a sanciones por valor de 1,7 millones, a 2.240 requerimientos y a 7 paralizaciones de actividad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha