eldiario.es

Menú

Militantes críticos exigen la disolución de la Ejecutiva del PSE alavés

La renuncia de la candidata al Ayuntamiento por las desavenencias con la Dirección desata la indignación de una parte del partido, que reclama a Madrid que coloque una gestora para evitar la degradación de las siglas.

- PUBLICIDAD -
Militantes del PSE-EE de Álava han pedido la suspensión de la Ejecutiva y el nombramiento de una Comisión Gestora./ eldiarionorte.es

Militantes del PSE-EE de Álava han pedido la suspensión de la Ejecutiva y el nombramiento de una Comisión Gestora./ eldiarionorte.es

"La Dirección entiende el Partido Socialista como un medio de vida y no como un medio para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía". Ese es el pensamiento generalizado entre los militantes del PSE de Álava críticos con la actual Ejecutiva, que en un hecho sin precedentes se han concentrado frente a una de las dos sedes que el partido tiene en Vitoria para reclamar la disolución de la Dirección. En concreto, justo al lado de una que permanece cerrada desde el pasado mes de noviembre por falta de presupuesto para su mantenimiento. La renuncia de la candidata a la Alcaldía, Maite Berrocal, por desavenencias con la Dirección ha desencadenado este movimiento. Alrededor de 50 militantes y simpatizantes del PSE alavés han tomado parte en esta movilización en la que han reclamado a la Dirección Nacional del partido que "disuelva" la Ejecutiva de la formación en Álava, que desde septiembre lidera Cristina González, "y constituya una gestora" que pilote el partido hasta que se forme una nueva dirección.

Entre los participantes en la concentración figuran excargos públicos del PSE que han desempeñado responsabilidades políticas e institucionales años atrás. Es el caso del catedrático de Historia, Antonio Rivera (exviceconsejero de Cultura), Óscar Rodríguez (exparlamentario), Joana Madrigal (exparlamentaria), Julio Herrero (exdiputado de Obras Públicas), Paz Larrumbide (exviceconsejera de Vivienda), Juan Carlos Alonso (actual concejal en el Ayuntamiento de Vitoria) o Ivan Ruiz de Eguílaz, quien se enfrentó a Cristina González por la Ejecutiva. A pesar de que a última habían hora llegado a un acuerdo de integración, González lo rompió.

Los participantes en la concentración lamentaron que los episodios vividos en los últimos días reflejan que "el PSE no está cumpliendo su función instrumental de transformación social. El descrédito social ya no encuentra fondo". Al mismo tiempo, estos hechos demuestran, a juicio de los renovadores, que no existe "ningún proyecto político mque cohesionara a quienes ganaron [las elecciones internas]; fue el miedo al cambio lo que les unió. Primero se apartó a casi la mitad de los militantes y ahora lo hacen con otro número de dimensiones desconocidas. Cada vez cabe menos gente en este partido".

En definitiva, el partido "ha perdido credibilidad. "¿Qué militantes van a hacer la campaña socialista en Vitoria, Álava y Euskadi? ¿Qué ciudadanos van a avalar semejantes comportamientos?", se lamentan. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha