eldiario.es

Menú

Muñoz dice que los desencuentros con LAB son "profundos" y que la influencia de Sortu "debilita el trabajo en común"

Afirma que la central de Etxaide no está, en la práctica, en el Programa social que dio continuidad a la Carta Social

- PUBLICIDAD -
Muñoz dice que los desencuentros con LAB son "profundos" y que la influencia de Sortu "debilita el trabajo en común"

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, afirma que los desencuentros con LAB "son profundos y no han mejorado" y cree que la influencia de Sortu sobre este sindicato, "desgraciadamente", debilita profundamente las posibilidades de un trabajo en común".

Esta reflexión se recoge en el Análisis de Coyuntura que el secretario general presentó este mes en el Consejo Nacional y al que ha tenido acceso Europa Press.

Muñoz cree que hay analizar esa relación con LAB desde dos "campos básicos", el de la dialéctica con los partidos políticos cuando tienen responsabilidades institucionales y, en segundo lugar, los niveles de colaboración o competencia en la intervención de cada sindicato en la negociación colectiva.

En relación al primer ámbito, apunta que en los últimos meses se han dado "algunos retrocesos". Muñoz explica que ELA intentó realizar con LAB movilizaciones contra los Presupuestos vascos y de Navarra pero no fue posible "por el nivel la contradicción que supone la presencia de EH Bildu en el Gobierno de Nafarroa".

En concreto, Muñoz asegura que LAB "no interpela" al Gobierno de Navarra y, ante esa posibilidad de movilizaciones conjuntas, precisa que fue "imposible" llegar con este sindicato "a un punto de interpelación crítica mínimamente equilibrada en los ámbitos políticos donde está EH Bildu".

"NO ESTÁ EN EL PROGRAMA SOCIAL"

"Lo mismo que sucedió con la Diputación foral de Gipuzkoa. Hoy LAB no está, en la práctica, en el Programa Social que acordamos y que dio continuidad a la Carta Social", señala.

Muñoz indica que, quizá, por los "problemas que atraviesa la izquierda abertzale oficial, LAB ha decidido "compartir estrategia con Sortu y Ernai" y afirma que toma esa postura en un momento en el que el partido, a la vista de sus decisiones políticas en el ámbito institucional, "ha decidido ser uno más".

"Más allá de temas puntuales (convenio de residencias de Gipuzkoa, apoyo a la ILP en el Parlamento de Gasteiz), no apreciamos en su práctica política elementos de identidad con una izquierda alternativa y con voluntad de enfrentarse a las políticas neoliberales", critica.

El dirigente de ELA alude a la época de gobierno de la izquierda abertzale en Gipuzkoa, a los "pasos dados" en Navarra o al "anunciado" apoyo al PNV en la Diputación foral de Álava para aprobar los Presupuestos. "El modelo de sociedad no supone ningún problema a la hora de los acuerdos de gobernabilidad. Y, lo más preocupante para nosotros: el sindicato corre la suerte que decide el partido", señala.

Muñoz cree que la "suerte del sindicalismo" no la debe decidir "ningún partido" y considera que la influencia "del partido, desgraciadamente, debilita profundamente las posibilidades de un trabajo en común".

MODELO DE INTERVENCIÓN

Por otra parte, en relación al modelo de intervención en empresas y sectores, Muñoz indica que LAB busca un espacio que, a su juicio, "no existe", para hacer "un sindicalismo de contrapoder".

"Por ejemplo, cuando dice que 'hay mucho que acordar, pero falta el instrumento para hacerlo'. No es un problema de 'instrumentos', sino de política. Es la política neoliberal la que convierte en inútiles los instrumentos. Los instrumentos -la mesa de diálogo social es uno- siempre son una derivada de la política", explica.

"POSICIÓN AMBIGUA"

En este sentido, asegura que LAB ha mantenido una posición "calculadamente ambigua" sobre su participación en esas mesas cuando se necesita de "mucha claridad".

Muñoz cree que LAB ha relativizado los ámbitos de empresa y niega que el sindicato dirigido por Ainhoa Etxaide haya dado "autonomía a la negociación en los ámbitos de empresa" cuando, a su juicio, debe ser un "cambio de acción sindical prioritario".

El dirigente de ELA cree que lo que suceda con los sectores, "que han perdido el carácter de mínimo obligatorio", no puede ser "una excusa" para orientar el trabajo sindical en las empresas.

El secretario general de ELA concluye en que es "mucho" lo que podrían hacer ELA y LAB en los ámbitos sindical, social y político. "El trabajo en común para una negociación colectiva con contenidos; un espacio social con referencias potentes y en alianza con otras organizaciones sindicales y sociales y el propio proceso soberanista se resienten cuando la prioridad es la competencia en modelo de intervención", indica.

A su juicio, esa posición es "reveladora" de la estrategia que "tiene el conjunto de la izquierda abertzale oficial". En este sentido, considera que el trabajo para una alianza "requiere de una cultura política muy distinta a la que vemos en la actualidad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha