eldiario.es

Menú

PNV y PSE aprueban el presupuesto de Bizkaia para 2016, con el rechazo de todos los grupos de la oposición

EH Bildu y Podemos denuncian que "no responden a las prioridades de los vizcaínos y dejan en la cuneta" a los más necesitados

- PUBLICIDAD -

El pleno de las Juntas Generales de Gernika ha aprobado este miércoles los presupuestos de Bizkaia para 2016 acordados por PNV y PSE-EE, que ascienden a 7.437 millones, un 2,6% más que 2015. Las Cuentas han salido adelante con los 30 votos de los socios del Gobierno foral y el rechazo de toda la oposición.

Tras un debate de casi tres horas de duración, con dos turnos de intervención, la Norma Foral de presupuestos se ha aprobado de forma definitiva tras nueve votaciones, una por cada departamento y otra para ratificar el Texto Articulado, todas ellas con idéntico resultado: 30 votos favorables de PNV y PSE, frente a los 19 votos contrarios de EH Bildu, Podemos Bizlaia y PP, que han visto decaer todas sus enmiendas parciales.

En su intervención, el portavoz del PP, Javier Ruiz, ha asegurado que su grupo ha presentado "un buen número de iniciativas que tienen sustancia" y que apuestan por "las personas desempleadas, la actividad empresarial y un uso muchos más austero del gasto público".

Ruiz ha criticado que el presupuesto "no es fruto de un gran acuerdo", porque "hay cinco grupos" en la Cámara foral y "el acuerdo es a dos bandas" y, además, "se han excluido todas las iniciativas del resto de grupos". Así, ha recriminado a los socialistas su "nula voluntad de conseguir el más mínimo consenso" porque el PSE "quiere exclusividad en el acuerdo y veta cualquier posibilidad de que otros se puedan sumar, aunque sea de manera mínima".

Según ha dicho, el PSE es "el dique de contención ante cualquier posibilidad de renovación en Bizkaia y cualquier expectativa ciudadana". "Es un gran dique de contención para la creación de empleo y la recuperación económica de este país", ha denunciado, para afirmar que se va a aprobar un presupuesto "manifiestamente desequilibrado".

PODEMOS

Por su parte, la juntera de Podemos Asun Merinero ha lamentado que, "de las 375 enmiendas presentadas, únicamente se han aprobado las presentadas por PNV y PSE", y ha criticado el "rechazo abrupto, y a ratos grosero, sin explicaciones razonables, de las presentadas por la oposición, y de todas las presentadas por Podemos".

Tras insistir en que las Cuentas del Gobierno foral "no responden a las prioridades económicas, sociales, políticas y culturales" de Bizkaia, Merinero ha dicho que, por su "profundo desacuerdo" y su crítica al "modelo económico, social, cultural y de gestión que estos presupuestos encarnan", han presentado un conjunto de enmiendas parciales "por responsabilidad y compromiso con las gentes de Bizkaia".

La juntera de Podemos ha justificado sus enmiendas parciales porque "nos siguen sobrando motivos para intentar cambiar estos presupuestos" y son enmiendas que se centran en cuatro ejes "fundamentales en el proyecto político" de la formación, como son "la economía social y la sostebinilidad, la igualdad y la justicia social, la defensa de los público y el fin de los privilegios políticos, y la gestión en claves de austeridad y transparencia". Podemos rechaza estas cuentas, según ha afirmado, porque "otros presupuestos no solo son posibles, sino que imprescindibles".

En su turno, la apoderada de EH Bildu Arantza Urkaregi ha considerado necesario "cambiar de raíz" estas Cuentas y ha asegurado que las enmiendas presentadas por la coalición soberanista demuestran que "es posible establecer otras prioridades".

Urkaregi ha dicho que "no hay un acuerdo entre diferentes", sino que, "o bien el PSOE se ha plegado a las políticas del PNV, o bien defiende las mismas políticas" porque estos presupuestos "dejan a las personas más necesitadas en la cuneta".

DESTRUCCIÓN DE EMPLEO PÚBLICO

Además, ha denunciado que, en estos presupuestos, "se consolidan las políticas que durante años y años ha llevado a cabo el PNV en Bizkaia, que va destruyendo lo poco de publico que tenía, por ejemplo, el sistema de servicios sociales dejando en manos privadas la mayoría de esos servicios sociales, que no financiar los ayuntamientos, y que no impulsa las políticas de empleo".

En relación al empleo, ha asegurado que, si PNV y PSE quieren impulsarlo, lo que tienen que hacer es "crear puestos públicos para gestionar de manera directa todos los servicios gestionados en la actualidad por empresas privadas".

En su intervención, el portavoz socialista, Carlos Totorika, ha asegurado que los presupuestos para el próximo año contemplan "seguir en un proceso de mejora continua de nuestro sistema fiscal y tributario, para garantizar la sostenibilidad de las políticas públicas y los servicios sociales", así como "analizar bien nuestro gasto para dar prioridad a la activación económica y al empleo evitando duplicidades innecesarias e injustificables".

Tororika ha asegurado que "los primeros presupuestos de un gobierno foral de coalición entre PNV y PSE-EE" en esta nueva legislatura "son fruto del diálogo y del entendimiento entre diferentes sensibilidades políticas que afrontan con decisión y con responsabilidad los retos que Bizkaia debe abordar en los próximos cuatro años".

El juntero socialista ha afirmado que, "frente a la estrategia política de erosión de los servicios públicos, la quiebra de los derechos laborales, los recortes de derechos y libertades de la ciudadanía, la insuficiente lucha contra el paro y la corrupción, y el abandono a su suerte de los grupos sociales más vulnerables promovida por el gobierno de España, era y es necesario establecer un dique de contención, que siga frenando en Euskadi y en Bizkaia la merma imparable del Estado del bienestar".

Tras reconocer que no son los presupuestos que habrían hecho los socialistas, "ni son los que hubiera hecho el PNV en solitario", ha insistido en que son "fruto del consenso" porque ambos partidos consideran que Bizkaia "necesita estabilidad institucional, así como un renovado impulso político para afianzar la recuperación económica que todos deseamos y eso requiere acuerdos y concesiones".

Totorika ha asegurado que el Gobierno foral "no ha vetado a nadie" y ha insistido en que el PSE es "un dique de contención y de seriedad frente a las políticas del PP, que han traído miseria y se han equivocado al pensar que de la crisis se sale con más recortes".

Asimismo, ha considerado "demagógico" que se proponga "reducir los impuestos para quedar bien, y, seguido, se pida aumentar las ayudas sociales de todo tipo, para quedar bien también".

TRABAJADOS Y ESTUDIADOS

Por último, el portavoz del PNV, Jon Andoni Atutxa, ha asegurado que los presentados por el Gobierno foral son unos presupuestos "trabajados, estudiados y reales", y ha dicho que han rechazado las enmiendas de la oposición, entre otras razones, porque "carecen e base justificativa".

"Porque sí no es gestionar mejor y, en cuanto a quitar de un sitio para poner en otro, hay que ver de dónde se quita y qué es lo que se quita", ha advertido, para señalar que "las reducciones propuestas para dedicarlas a otras partidas o departamentos haría que la Diputación, en muchos casos, no pudiera desarrollar esas políticas".

En ese sentido, ha advertido de que "no es responsable suprimir lo que no se ve", porque, "aunque como grupos de la oposición es más vendible hablar de los bonito y de lo que socialmente vende, no es responsable prescindir de lo que no se ve y de lo que no vende".

"Los intangibles son un valor que únicamente se percibe con la responsable gestión de los recursos y, en lo que no vende, se enmarca un eje estratégico que es conseguir una administración más eficiente, cercana, moderna y transparente", ha remarcado, para señalar que, si se quiere que la Administración foral "funcione, hay que invertir fondos en su maquinaria, hay que mimar el motor, no es lo más visible ni los más bonito, pero es lo que exige una acción de gobierno responsable".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha