eldiario.es

Menú

El Peine del Viento de San Sebastián se reabrirá este fin de semana tras un año de obras

El Peine del Viento se reabrirá este fin de semana al tránsito tras permanecer casi un año cerrado por obras. A partir de este viernes, a las ocho de la tarde, se podrá acceder a contemplar las esculturas de Chillida, aunque quedará un pequeño remate de obras en la zona del cierre provisional, que concluirá a mediados de la próxima semana.

- PUBLICIDAD -
El Peine del Viento de San Sebastián se reabrirá este fin de semana tras un año de obras

Según ha recordado el Ayuntamiento de San Sebastián, el emblemático enclave de la capital donostiarra se cerró el 6 de junio del pasado año tras la caída de una roca de importante tamaño en la zona.

El Consistorio comprobó que la situación de la ladera sobre el conjunto escultórico era inestable y se acordó acometer una serie de trabajos para solucionar estos problemas de estabilización de los distintos taludes y evitar así nuevos desprendimientos que pudieran afectar al espacio peatonal del Peine del Viento.

El talud sobre el que se ha trabajado tiene 150 metros de longitud y una altura de hasta 70 metros de desnivel. Presentaba síntomas de inestabilidad, con puntuales caídas de bloques rocosos que alcanzaban la zona urbanizada, así como ocasionales coladas de barro.

En la zona se han realizado trabajos de limpieza y acondicionamiento de zona de trabajo en los taludes, de limpieza de bloques sueltos, así como vegetación localizada o incluso pequeños árboles en situación de semivuelco o en zonas de aplicación de mallas.

PANTALLAS

Se ha colocado una solución de pantalla dinámica (de 500 KJ de capacidad y tres metros de altura) en la zona media de la ladera y a lo largo de toda la zona de actuación y una solución de malla de cable, que se ha instalado en el resto de la superficie del talud. Está compuesto por una malla de cable de 3 milímetros galvanizada, anclaje de barra en cuadricula y cables de reparto tanto horizontales como verticales.

En el límite norte del talud inferior, se ha descartado la colocación de malla de cable. El Ayuntamiento ha explicado que la presencia de importantes voladizos y zonas de irregularidad geométrica extrema animan a abandonar la idea de este tipo de soluciones.

En este sentido, y para evitar que los visitantes crucen a la zona más cercana al talud inferior, se ha colocado un cierre disuasorio, que consiste en una pantalla estática formada por postes de acero inoxidable de 1,50 metros de altura cada 40 centímetros, con capacidad de retención de los posibles bloques caídos.

También se han dispuesto unas señales informativas de prohibición del

paso, que se han colocado a una distancia de 3 metros del talud. Además, con el objetivo de recuperar su manto de vegetación habitual, se han colocado geomallas y se ha realizado una hidrosiembra específica para suelos con salinidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha