eldiario.es

Menú

Tapia reitera el valor de la industria productiva en el modelo de competitividad, con estrategias de alto valor añadido

Cree que el modelo vasco permanece "vigente en su esencia" pero debe ser "profundizado y optimizado" para adaptarse a la situación actual

- PUBLICIDAD -

La consejera vasca de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, ha apostado por "profundizar y optimizar" el modelo de competitividad de Euskadi para adaptarlo a la situación y retos actuales, que "pasa por hacernos fuertes" en la apuesta por la industria productiva. Asimismo, ha planteado que las empresas vascas necesitan ser más competitivas "desarrollando estrategias avanzadas de alto valor añadido".

La consejera ha inaugurado este martes en Bilbao la jornada 'Diez retos para 2014', en la que ha indicado que, a pesar de que "atravesamos una crisis sin precedentes" de la que costará "mucho tiempo y muchos esfuerzos" recuperarse, "no es la primera vez que Euskadi se ve en la necesidad de afrontar una crisis económica de extrema gravedad".

De este modo, ha resaltado que "Euskadi ya ha demostrado que con un modelo sólido de política industrial, trabajando a largo plazo, es posible hacer frente a las crisis, salir reforzados de ellas y aumentar los niveles de empleo, riqueza y bienestar".

Tapia ha señalado que el "avance" registrado en las últimas décadas "descansa en buena parte" en un modelo propio, con una apuesta "decidida" por la competitividad de la industria productiva, la "clusterización" de actividades como mecanismo de generación de proyectos de valor diferenciadas, la cooperación público-privada y la colaboración interinstitucional para el desarrollo de estrategias y proyectos tractores, y el uso del autogobierno como "palanca para dotarse de nuevos instrumentos al servicio de la competitividad".

"Al día de hoy, creemos que este modelo permanece vigente en su esencia, pero requiere ser adaptado al estadio competitivo en que se encuentra Euskadi en la actualidad y a los escenarios que se atisban a nivel mundial para el futuro", ha resaltado.

En este sentido, ha indicado que este "nuevo modelo tiene que ir gestándose necesariamente a partir de la profundización y optimización del modelo de competitividad que nos ha traído hasta aquí". "Y tiene que ser una apuesta de tal calado que nos lleve de nuevo a Euskadi a la senda del crecimiento económico y lograr un salto hacia una nueva etapa en la competitividad y el desarrollo sostenible de nuestro país", ha añadido.

La consejera ha planteado que este modelo de competitividad "pasa por hacernos fuertes" en la apuesta por la industria productiva porque "somos y queremos seguir siendo un país industrial". De este modo, ha manifestado que es "absolutamente necesario" que todas las medidas adoptadas desde las instituciones "tengan muy claro esta cuestión".

En su opinión, "ésa es nuestra fortaleza y ésa es nuestra oportunidad". Por ello, ha afirmado que el Gobierno apuesta "decididamente" por la industria productiva, "clave por su peso y por su contrastada capacidad de arrastre, por ser el principal motor de generación de riqueza y empleo, y la palanca principal de internacionalización y de la I+D+i".

En esta línea, ha señalado su apoyo a "la evolución hacia una fabricación más avanzada, eficiente, sostenible, que incorpore nuevas tecnologías y materiales, pero también innovación en diseño y comercialización de sus productos, servicios y soluciones, nuevos modelos de negocio y sistemas de gestión". "Tenemos que proteger e impulsar nuestro tejido productivo", ha apostado.

La consejera se ha mostrado convencida de que, una vez que la industria "despegue", se producirá la recuperación paulatina del resto de los sectores productivos y ha añadido que las empresas industriales necesitan apoyo para superar la crisis.

FINANCIACIÓN Y RELACIONES LABORALES

Entre estas necesidades, ha citado la financiación "suficiente y en condiciones competitivas" ante la restricción de crédito, la superación de las relaciones laborales "basadas en el conflicto" para pasar a proyectos generados a partir del "compromiso compartido entre personas", el paso del modelo de valor basado en "fabricar bien" para "integrar eficazmente en sus procesos de negocio innovación, tecnología, diseño, servicio y marketing-venta".

También ha aludido a la necesidad de espacios y herramientas de colaboración, como los clústeres, para "multiplicar capacidades", de nuevas herramientas y marcos de actuación para abordar su inserción en el mercado global, y de apoyo para paliar el efecto negativo de la nueva regulación eléctrica.

"Éstas y otras necesidades acuciantes a corto plazo dejan claro que nuestras empresas necesitan ser más competitivas desarrollando estrategias avanzadas de alto valor añadido", ha advertido Tapia, que ha asegurado que existe "un espacio de competitividad para la industria en Occidente".

Tras recordar que "no toda la industria se desplaza a países de bajo coste", ha resaltado que los países que mejor están superando los efectos de la crisis han apostado por la mejora de la competitividad de sus empresas industriales y "construyen su presente a partir de sólidos sectores productivos".

EL ESPÍRITU TRANSFORMADOR

En esta línea, el Ejecutivo vasco pretende "ayudar a la industria vasca a encontrar su espacio competitivo en la economía global, promoviendo políticas enfocadas a la creación de valor y empleo en Euskadi como base de nuestro desarrollo futuro a nivel económico y social".

De este modo, ha apostado por "ejercer un liderazgo eficaz, responsable y riguroso en la gestión, reforzada por la limitación de recursos", y por poner en marcha "estrategias que aborden de forma integral pero diferenciada nuestras prioridades". "Deseamos recuperar el espíritu transformador de nuestras primeras políticas industriales y su enfoque a la resolución de retos concretos y la creación de sólidas bases para una nueva etapa de crecimiento", ha explicado.

Entre los retos de la industria vasca, que "a la vez son factores para la competitividad", ha señalado el valor del acuerdo como factor de competitividad y ha planteado que Euskadi está en "una encrucijada" en el ámbito económico, político y social.

"Euskadi es una sociedad compleja, moderna y plural. Esta complejidad y pluralidad nos enriquecen y fortalecen. Tenemos una identidad propia, diferenciada y abierta al mundo. Gracias al trabajo en común, hemos conseguido los mayores niveles de prosperidad y bienestar de nuestra historia", ha señalado.

En este sentido, ha resaltado que, "incluso en una crisis económica tan intensa como la actual, y que ha afectado especialmente al Estado español, estamos logrando resistir mejor que otros". No obstante, ha advertido de que la crisis actual está "modificando radicalmente" la economía internacional, lo que favorece "el protagonismo" de nuevas potencias económicas como China, India y Brasil, y obliga a las empresas vascas a "realizar un esfuerzo adicional para intensificar su presencia en estos mercados".

Finalmente, ha apostado por "recuperar la esperanza y fortalecer nuestro compromiso cívico" y reivindicar "el proyecto en común, por encima de la fragmentación política y las legítimas diferencias ideológicas", además del "esfuerzo, el compromiso cívico y el trabajo bien hecho por encima de la pasividad y la indiferencia".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha